Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 8- -12- -2007 RELIGIÓN www. abc. es religion 23 El aborto es horroroso, abominable -Barcelona está siendo sacudida por el escándalo de las clínicas abortistas. ¿Cuál es la palabra del cardenal de Barcelona ante esta realidad? ¿Cuál debe ser la respuesta del cristiano? El nuevo cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, en la sede arzobispal de la Ciudad Condal ELENA CARRERAS -Este presunto proceder es horroroso, abominable, es matar vidas humanas. El derecho a la vida es un derecho fundamental, el más importante, desde el inicio de su concepción hasta la muerte natural. La sociedad debe tomar conciencia de la gravedad del aborto y debe defender toda vida humana. Sólo Dios es el amo de la vida y de la muerte. Sólo el respeto a toda vida humana, desde su origena su final, humaniza a la sociedad y crea la auténtica cultura de la vida. Hay que buscar acuerdos con el Gobierno desde el diálogo Lluís Martínez Sistach s Cardenal Arzobispo de Barcelona Conviene acentuar la autoestima de ser cristianos subraya el cardenal de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, quien habla para ABC del futuro de la Iglesia y sus retos ante una sociedad que infravalora la religión y pretende relegarla a la privacidad JESÚS BASTANTE BARCELONA. El pasado 24 de noviembre, Benedicto XVI concedía el birrete cardenalicio a Lluís Martínez Sistach, arzobispo de Barcelona. A sus 70 años, Sistach se convertía en el cardenal 205 en la historia de la Iglesia española, una noticia que recibí con mucho gozo, en nombre de toda la Iglesia de Barcelona y en nombre propio -Muchas cosas: en especial, una mayor exigencia de responsabilidad y generosidad en el amor a la Iglesia y en el servicio al Santo Padre, pues esta es la misión específica de los cardenales. Benedicto XVI nos lo ha recordado: hemos de estar aún más dispuestos a derramar la sangre para servir y defender a la Iglesia. El color púrpura de los vestidos cardenalicios significa la sangre. la catolicidad de la Iglesia, evitando encerrarse en sí misma, ofreciendo su riqueza a otras diócesis y recibiendo de ellas todo cuanto puede enriquecer a la Iglesia en Cataluña. -Los retos son muchos. El más urgente, sin duda, y de mayor calado, es el de la evangelización en nuestra sociedad, con las palabras y con las obras. La Iglesia ha de ofrecer al mundo su plena colaboración para solucionar los grandes problemas del hambre, la guerra, el terrorismo y una globalización solidaria. En España tenemos el reto de la inmigración creciente, que pide una actitud de acogida fraterna, de mutuo respeto de derechos y deberes, dado que el país y los inmigrantes nos necesitamos mutuamente. ¿Qué cambia en la vida de una persona cuando es nombrado príncipe de la Iglesia? ¿Qué supone este nombramiento para usted? -Eres la misma persona de antes. El aforismo reza que honores mutant mores (las honores cambian las costumbres) pero no debe ser así. Ser cardenal es un título más para amar y servir. Desearía que esto fuera una realidad en mi vida como cardenal. El Papa nos dijo que el Señor confía a los cardenales el servicio del amor a Dios, a la Iglesia y a los hermanos con la máxima e incondicional entrega hasta el derramamiento de la sangre. -Continuaré trabajando con los otros obispos de las dos provincias eclesiásticas de Cataluña, como llevamos haciendo desde hace años, y no hay duda de que la región eclesiástica puede ser un buen instrumento. -Desde su nueva posición, ¿trabajará para hacer realidad la región eclesiástica Tarraconense? mundo, que fundamenta la confianza y la esperanza. Debemos ir más y más a fondo, a nuestras raíces y ser coherentes con nuestra identidad cristiana. Conviene acentuar la autoestima de ser cristianos. La Iglesia está haciendo muchísimo bien en todos los campos de la sociedad, espiritual, social, cultural, etc... ¿Qué sería de la sociedad sin esta presencia y actuación de los cristianos y de las instituciones eclesiales? Si la sociedad se percata de esta aportación, se puede vencer el laicismo que infravalora la religión y pretende que quede relegada a la privacidad. ¿Cuál es la relación de este Papa con la Iglesia española? -La relación del Papa con España es excelente. Uno de sus primeros viajes que realizó fue a Valencia, con motivo del V Encuentro Mundial de las Familias. Hay que agradecérselo. -La Iglesia española, ¿está preparada para afrontar los desafíos del laicismo, la descristianización y la falta de vocaciones? -Para la Iglesia que peregrina en Cataluña debe comportar una respuesta agradecida al Papa, intensificando la comunión afectiva y efectiva con la sede de Pedro, con el sucesor del apóstol Pedro. Y también, vivir más ¿Y qué cree significa su designación para la Iglesia catalana? ¿Cuáles son, en su opinión, los retos que ha de afrontar la Iglesia en nuestro país? -Es verdad. Pero esto tiene sus vaivenes y también es verdad que la Curia romana está al servicio de la Iglesia, y todos los países quieren tener presencia relevante en ella. -Sin embargo, apenas hay altos cargos esapañoles en la Curia vaticana. -Tenemos los medios necesarios para afrontar estos desafíos. En primer lugar, la fe en la presencia de Dios en nuestro ¿Hay posibilidades de llegar a acuerdos con el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero? -Hay acuerdos y desacuerdos según las materias. La actitud debe ser el diálogo desde la propia identidad y autonomía, con espíritu constructivo, crítico y buscando siempre el bien común. Tal proceder está reconocido en la Constitución española de 1978. La Iglesia- -la Jerarquía y los fieles cristianos- -deseamos aportar la riqueza del mensaje cristiano sobre la persona humana creada a imagen y semejanza de Dios. ¿Cuál es el estado actual de las relaciones con el Gobierno? ¿Qué sería de la sociedad sin la presencia y actuación de los cristianos y de la propia Iglesia? -A nadie debería incomodar la voz profética de la Iglesia sobre la vida familiar, social y política, incluso cuando va a contracorriente de estados de opinión ampliamente difundidos. La Iglesia no busca privilegios, sino servir y amar. Con esta actitud hay que buscar acuerdos con el Gobierno y deseo que se consigan en bien de todos.