Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La ofensiva etarra s El último adiós a un servidor del Estado SÁBADO 8 s 12 s 2007 ABC La Familia Real lleva el afecto de los españoles a los padres del agente asesinado La entereza se desbordó cuando la madre de Fernando Trapero recibió la bandera de España y el tricornio de su hijo ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS SEGUNDO SANZ VALDEMORO. En una ceremonia marcada por la entereza y la emoción contenida casi hasta el final, los Reyes, los Príncipes de Asturias, los altos representantes del Estado y cientos de guardias civiles despidieron ayer a Fernando Trapero Blázquez, asesinado por ETA cuando acababa de estrenar sus 23 años. Y, sobre todo, arroparon a la familia del agente que trataba de sacar fuerzas ante el inmenso dolor de perder a su único hijo varón en unas circunstancias tan duras. En este funeral, oficiado por el vicario general castrense, Ángel Cordero, en el patio de Armas de la Escuela de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada, en Valdemoro, no hubo opción para los abucheos, ya que el acceso a la ceremonia se restringió. Sólo hubo sitio para las palabras de consuelo, las oraciones, los homenajes y el dolor. Mucho dolor. Justo antes de que empezara la ceremonia religiosa, los Reyes y los Príncipes se acercaron a la familia del agente y les trasladaron, uno por uno, el afecto y agradecimiento de todos los españoles. En los laterales aguardaban los representantes de las altas instituciones del Estado: los presidentes del Tribunal Supremo, Francisco José Hernando, y Constitucional, María Emilia Casas; del Congreso, Manuel Marín, y del Senado, Javier Rojo; el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero; la vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega; los ministros de Defensa, José Antonio Alonso; Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y Administraciones Públicas, Elena Salgado, y el jefe de la oposición, Mariano Rajoy, quien durante el rito de la paz estrechó su mano con Zapatero. También asistieron la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; el alcalde de la capital, Alberto Ruiz- Gallardón; el fiscal general del Estado, Cándido CondePumpido; los portavoces parlamentarios del PP, Eduardo Zaplana; y del PSOE, Diego López Garrido; así como el coordinador general de IU, Gaspar Llamazares, y el diputado de CC Luis Mardones. Tampoco faltaron las autoridades policiales francesas. En el féretro, cubierto por la bandera de España y el tricornio del guardia civil, y flanqueado por seis agentes con el uniforme de gran gala del instituto armado, yacían los restos de Fernando, ya sin sus órganos vitales que, donados por sus padres, ahora dan vida a otras personas. Entre todas las coronas que rodeaban el féretro, destacaba una de rosas rojas y con forma de corazón, de la que colgaba una cinta blanca en la que con letras doradas ponía: Te quiero. Miriam Y ella, su novia, sentada unos metros atrás, flanqueada por los padres y la hermana de su novio, intentaba superar con una admirable entereza el dolor insoportable de la muerte de Fernando y el final de todos sus proyectos en común. La emoción no se pudo contener durante toda la ceremonia y, al final, hasta a Su Majestad la Reina se le saltaron las lágrimas. Ella, como madre, también se emocionó cuando los compañeros de Fernando, desconsolados también por el dolor, llevaron el féretro sobre sus hombros hasta el coche fúnebre que trasladaría los restos a El Tiemblo para recibir cristiana sepultura. Mientras, a petición de la familia, cantaban el himno Adiós, Polilla dedicado a los alumnos de la Escuela de Guardias Jóvenes, a quienes llaman así cariñosamente. Antes, en la homilía el vicario general castrense ha- Zapatero y Rajoy se dan la paz Corona con forma de corazón Las lágrimas de la Reina El Rey abraza al padre de Fernando Trapero bía recordado como todos los españoles de bien habían seguido turbados los últimos días de vida del agente Trapero, pendientes de su agonía desde que el sábado de la semana pasada tres etarras asesinos le hirieron de muerte en la localidad francesa de Capbretón. También afirmó que el joven asesinado ha bebido hasta el final el sorbo del deber y Doña Sofía no pudo contener las lágrimas cuando los compañeros de Fernando portaban el féretro cantando el himno Adiós, Polilla La Reina hizo suyo el dolor de la familia del agente muerto JAIME GARCÍA