Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA La ofensiva etarra s La lucha antiterrorista SÁBADO 8 s 12 s 2007 ABC Cae un etarra del Vizcaya absuelto tres veces por la Audiencia Nacional Gorka Lupiáñez iba armado con un revólver y portaba varios documentos falsos J. PAGOLA D. MARTÍNEZ MADRID. Absuelto en tres ocasiones por la Audiencia Nacional y en espera de ser juzgado el próximo mes de enero por actos de terrorismo callejero, Gorka Lupiáñez Mintegi, de 27 años, se paseaba con un revólver por el País Vasco como presunto miembro del comando Vizcaya de ETA. En la tarde del pasado jueves fue detenido por la Guardia Civil, aunque la noticia del arrestó trascendió ayer. La intención de los investigadores- -también del Ministerio del Interior- -era darla a conocer en el momento oportuno, ya que la captura se integra en una operación más amplia, pero una filtración interesada a dos medios de comunicación la puso al descubierto, lo que obligó a la Benemérita a reconducir el operativo sobre la marcha. El presunto etarra, que disfrutaba de la libertad provisional, fue detenido por agentes de la Unidad Antiterrorista Rural en un control establecido en la localidad vizcaína de Berriz. Los guardias civiles le interceptaron y al comprobar que iba armado procedieron a su arresto. El terrorista, que llevaba en el interior de una mochila varios documentos de identidad falsos con su fotografía, dijo en el momento de su captura que se dirigía al monte Artxanda, en Vizcaya, a entregar el revólver que portaba. No le creyeron. Los investigadores relacionan a Lupiáñez, nacido en Durango, con el comando Vizcaya grupo al que se atribuye desde la ruptura de la tregua el atentado contra la casa cuartel de Durango, la colocación de un coche bomba junto a la Delegación del Ministerio de Defensa en Logroño- -fue desactivado- -y las dos bombas trampa descubiertas en los Juzgados de Guecho que tenían por destino causar una matanza entre la Ertzaintza. También se le responsabiliza de la colocación de una bomba lapa en el coche del escolta de un concejal del PSE de Bilbao. Las Fuerzas de Seguridad consideran que el comando Vizcaya hasta el pasado 27 de noviembre, estaba integrado por Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea, que, según diferentes investigaciones, se habrían fugado a Francia hace unos diez días, utilizando una furgoneta que robaron en Elgoibar y que abandonaron en la zona francesa del paso de Behobia. En el pasado, al comando Vizcaya también perteneció Saioa Sánchez, detenida junto a Asier Bengoa en Francia por su presunta participación en el doble asesinato de los guardias civiles en Capbreton. No obstante, fuentes de la lucha antiterrorista han precisado que la captura de Lupiáñez no está relacionada con la terrorista. Por el contrario, el arrestado en Berriz sí está vinculado con los también liberados del comando Vizcaya Jurdan Martitegi, quien le captó para ETA, y con Arkaitz Goikoetxea. Los tres fueron compinches en el terrorismo callejero y autores del lanzamiento de hasta 45 cócteles molotov contra el cuartel de la Guardia Civil de Galdácano. El nombre de Gorka Lupiáñez se suma a la ya larguísima lista de individuos que, forjados en el terrorismo callejero, saltan a ETA. En este paso, no se ha encontrado con muchos obstáculos. Hasta en tres ocasiones, el liberado del comando Vizcaya ha sido absuelto Lupiáñez sonríe, en una de sus anteriores detenciones por la Audiencia Nacional entre junio de 2004 y junio de 2005. La primera absolución se produjo en junio de 2004 tras enfrentarse a 13 años de cárcel por los delitos de colaboración con banda armada y depósito de explosivos, al no quedar probada su vinculación con una serie de objetos encontrados en una lonja de Elorrio (Vizcaya) La segunda sentencia absolutoria se dictó el 27 de mayo de 2005 después de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional le retirara la acusación de daños terroristas y estragos contra la vida por el lanzamiento de 45 cócteles molotov, el 1 de enero de 2000, contra la casa cuartel de la Guardia Civil en Galdácano. En este sumario también estuvieron procesados los ya etarras Jurdan Martitegi y Arkaitz Goikoetxea Basabe, dos liberados del comando Vizcaya que en fechas recientes han huido a Francia. En junio de 2005, Lupiáñez fue absuelto por tercera vez por la Audiencia Nacional cuando se le juzgaba por daños terroristas y tenencia de explosivos a consecuencia de un ataque de kale borroka perpetrado en Durango (Vizcaya) el 20 de octubre de 2000. El Tribunal justificó su absolución por considerar ilícita la prueba de ADN que se le practicó a un esputo del acusado y que fue recogido del suelo por un ertzaina sin autorización judicial (des- IGNACIO PÉREZ De borroka a etarra El arrestado está relacionado con los dos autores de los últimos atentados cometidos en Vizcaya de 2006 esta prueba es válida por sentencia del Tribunal Supremo) El perfil genético de esa saliva coincidía con el de un cabello hallado en un pañuelo que fue arrojado a una papelera cercana al lugar de los hechos. El próximo enero, Lupiáñez tiene fijado un juicio en el que se enfrentará a tres años de prisión por un delito de daños terroristas y otros dos por desórdenes públicos, por ataques con cócteles molotov de contenedores y cajeros en la provincia de Vizcaya. La primera detención de Lupiáñez fue el 6 de marzo de 2002. Junto a otros seis individuos fue acusado de formar un grupo terrorista callejero, autor de una quincena de ataques en el Duranguesado. Tras comparecer ante el juez, quedó en libertad dos días más tarde, a pesar de que la Policía le consideraba responsable del grupo. La Fiscalía de París encuentra más pruebas que vinculan a los dos detenidos con el doble atentado ABC PARIS. La Fiscalía de París considera ya a los etarras Saioa Sánchez y Asier Bengoa sospechosos del asesinato de los guardias civiles Raúl Centeno y Francisco Trapero, perpetrado el pasado 1 de diciembre en Capbreton. El Ministerio Público se basa sobre todo en el análisis de decenas de casquillos encontrados en el Renault Clio porque sus características son las mismas que los proyectiles hallados en el vehículo donde fueron asesinados los guardias civiles. Varios de los casquillos recuperados fueron disparados por el mismo arma que acabó con la vida de los agentes. Esta pistola aún no ha sido recuperada y se cree puede estar en poder del etarra- -presumiblemente un jefe del aparato militar -que logró huir. Hasta ahora, la Fiscalía manejaba dos procedimientos diferentes, uno por el atentado y otro por el intento de robo de un coche en la zona de Périgueux, y a los detenidos les implicaba directamente en este segundo. Ahora ha optado por unir ambas investigaciones a la luz de las conclusiones de las pruebas que los expertos antiterroristas han aportado. Aparte de los testimonios de testigos que vieron a los tres etarras, la Policía ha analizado trazas de ADN halladas en en la cafetería de Capbreton y en el interior del Clio verde que Bengoa y Sánchez emplearon en parte de su fuga hasta que lo abandonaron en el departamento de Tarn. Estos datos permitirán a la Fiscalía pedir el procesamiento de los dos etarras- -que han admitido su pertenencia a la banda- -por el asesinato de los guardias civiles, además de por posesión ilegal de armas y documentos falsos e intento de robo.