Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 7 de Diciembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.595. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno EL CAMALOTE na de las plantas más invasoras del mundo cubre hoy cien kilómetros del río Guadiana a su paso por Extremadura. Yo recuerdo haber visto ya esta planta en México, cubriendo casi por completo la superficie del embalse de Valle de Bravo, y me llamó la atención que, estando sus raíces desarraigadas del fondo, tuviera tanto espesor que las garzas se posaban en los camalotales con la misma firmeza que si lo hicieran sobre una tabla, una isla o una roca. Había tramos en los que la hélice de la embarcación que nos llevaba se quedaba atascada entre sus rizomas entrelazados y hacía un ruido el motor como si no nos fuera a dejar la planta salir de allí en la vida. De hecho, sólo se puede navegar donde no hay camalote. El caso es que no es una planta fea, pues también se le llama al camalote jacinto de agua, porque da una flores azuladas y malvas que destacan sobre el verde intenso, tropical, de sus hojas, que sobre la superficie tienen una forma aovada y están llenas de aire como un flotador para mantener todo el peso de la planta sobre el agua. Pero es una belleza extraña. Hay algo en todas las plantas invasoras que termina por resultar detestable, un exceso de belleza, un exceso de vida y de fuerza frente a las especies que llevan toda la vida en el mismo lugar, tratando de sobrevivir como pueden hasta que llega la especie alóctona y lo invade todo, y todo lo iguala a su manera. El nombre científico de esta planta es Eichornia crassipes, su origen es amazónico y llega a los ríos de todo el mundo porque siempre hay alguien que, primero se conmueve con su belleza, después la pone en su estanque, y luego la tira al río. U Antonio Bandín muestra la singular factura con tanta paciencia como sentido del humor La factura del señor Caraculo Antonio Bandín Moreno se quedó estupefacto al recibir la factura de Gas Natural. No le sorprendió el importe, 57 euros, sino la decisión de la compañía de rebautizarle con el nombre de Antonio Gilipollas Caraculo POR ISABEL RODRÍGUEZ DE LA TORRE FOTO: MIKEL PONCE brió el buzón, recogió el correo, lo dejó sobre la mesa de su casa y se marchó a la parroquia en la que trabaja como administrativo. Minutos después sonó su teléfono móvil. Era su mujer. Antonio ¿has visto la factura de Gas Natural? le inquirió. Sí, pero no la he querido abrir. ¿Pa qué, pa irme al trabajo de mala uva? ¿Sube mucho este mes? replicó él. Lo de menos eran los 57 euros; lo de más, los apellidos que acompañaban al nombre del abonado, Antonio Gilipollas de primero; Caraculo de segundo. Será una broma de algún chiquillo que ha cogido la carta trató de tranquilizar a su esposa. Que no, que no, que no lo has entendido bien le aclaró ella preocupada. Que no es en el sobre, que es en la factura Cuanto Antonio Bandín Moreno, que así es como se llama este vecino del valenciano barrio de Torrefiel, tuvo el recibo en sus manos se acordó de algún amiguete gracioso y no pudo evitar la risa; pero se tornó en mueca al ver que todos los datos coincidían: el NIF, el número de póliza, el banco en el que tiene domiciliado el recibo... ¿Quién me dice que no han manipulado el número de cuenta? Y vete tú a saber qué harán con la medición de los contadores todos los meses explica. Cuando ayer acudió al bar a desayunar, el camarero le sirvió raudo un café al grito de marchando un cortadito para el señor Gilipollas Se lo toma con más humor que preocupación aunque siempre queda un resquicio para la inquietud. Tengo hijas y no sé si esto es obra de un sonao que tiene alguna rencilla con alguien a quien ha confundido conmigo Fueron esos recelos los que le llevaron a la Oficina del Consumidor. Allí no salían de su asombro. Se echaron las manos a la cabeza relata. Le recomendaron que presentara una denuncia y que le diera publicidad a través de algún medio de comunicación para que la empresa, Gas Natural, se encontrara con el toro de cara. Me aconsejaron que no llamara para quejarme y aún no he recibido ninguna disculpa de su parte Su móvil no ha dejado de sonar y eso le ha permitido reencontrarse con amigos casi olvidados que le han reconocido en la fotografía de un periódico local y que le llaman para echarse unas risas. En el juzgado de guardia se pasaban la factura de unos a otros pero la contención inicial derivó en carcajada general. Ha interpuesto una denuncia por la manipulación de sus datos y por un presunto delito de injurias, porque el sobre, ahora roñoso de tanto manosearlo, es de los de ventanita y eso son injurias públicas. El cartero se enteró aclara. Ha dado orden al banco de que bloquee su cuenta. ¿La factura? Que la pague el señor Gilipollas Caraculo? sentencia. A