Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN www. abc. es comunicacion VIERNES 7- -12- -2007 ABC TEVEO Rosa Belmonte OFENSAS LOW COST R ecordaba Bertolucci en Diego Galán invita (TCM) lo que Fellini pensaba de la bicha: La televisión es como la lluvia, el sol, la nieve... Hay que aceptarla como es Tiro de los italianos por ponerme cultureta, como Mandy Patinkin en Mentes criminales (creo que dejó la serie porque se le acabaron las citas) o como Chad Michael Murray en One Tree Hill Por ponerme cultureta antes de hablar del Tomate (y éste no es un artículo numerado contra el vilipendiado espacio) Aunque no sé si la adaptación televisiva y felliniana del lema económico laissez faire, laissez passer es aplicable a Aquí hay tomate o a veces hay que protestar. Exceptuando los cuatro días del Tour y la Vuelta, el Tomate es lo ideal para la siesta. Quizá por la crítica hora de emisión sus (ir) responsables tienen tanta debilidad por las cabezadas. Y les da igual si se trata de Marina Castaño o del Rey (a José Blanco también lo hemos visto en fase REM durante un discurso de Solbes, y en los informativos) La última víctima presuntamente durmiente del Tomate ha sido la Infanta Margarita. Con hirientes e innecesarios comentarios sobre alguien a quien le da igual tener los ojos abiertos o cerrados. Es la facilidad de la ofensa low cost (nadie protesta) Y lo peor no es el mal gusto sino la poca gracia. Pero la malafollá salta a la vista. Los piquetes informativos se suceden a las puertas de los grandes estudios de Hollywood y las principales cadenas de televisión REUTERS Hollywood, un mes fuera de guión Productores y guionistas americanos siguen enfrentados por los derechos de autor. La huelga cumple su primer mes ANNA GRAU. S. E. NUEVA YORK. La huelga de guionistas de cine y de televisión norteamericanos ya ha cumplido un mes. Durante tres semanas las partes en litigio ni siquiera se dirigieron la palabra. Hace sólo unos días que han vuelto a sentarse a negociar. Las perspectivas son inciertas, pero todos saben que esto se tiene que solucionar de una manera o de otra. El 5 de noviembre, 12.000 guionistas americanos, unos 8.000 afiliados al sindicato del Oeste (donde está Hollywood) y unos 4.000 al del Este (donde está Nueva York) pusieron boca abajo el teclado de sus ordenadores y fueron a la huelga contra la poderosa AMPTP (las siglas en inglés para la asociación que representa a los productores de cine y de televisión) El 5 de noviembre era lunes. El jueves anterior había vencido el convenio de los guionistas con la industria. Hasta bien entrado el domingo se negoció a brazo partido, pero no hubo modo de llegar a un acuerdo. Los guionistas piden una mayor participación en los beneficios de las películas y series por DVD y en nuevos soportes como la difusión por internet o a través de los teléfonos móviles. Saben que el futuro está ahí, y que los soportes convencionales cada vez darán menos dinero. Los productores dicen que ni hablar, que eso es como si el fontanero que te arregla un inodoro pretendiera cobrarte un canon cada vez que tiras de la cadena. Se quejan además de que sus beneficios ya están bastante mermados por las frioleras que les cobran los actores y directores superestrella. Los guionistas ponen el grito en el cielo al oír esto, y recuerdan que, aunque juntaran los emolumentos de todos ellos en una hucha, no se acercarían ni de lejos a lo que cobra Angelina Jolie. ¡Somos trabajadores de clase media! exclaman. Para muchos, ahí está la clave: que la industria es por principio reacia a repartir, y menos con quien menos capacidad de presión tiene. En la huelga de 1988, que se prolongó 22 semanas, la industria perdió unos 500 millones de dólares. Pero hubo guionistas que perdieron sus ahorros, su coche, su casa, y hasta la mujer, que, visto el panorama, les dejó. Durante tres semanas, ambos frentes se han esforzado en dar imagen de fortaleza. Una gigantesca rata de plástico gris amaneció ante los estudios de la NBC de Nueva York, junto al Rockefeller Center. Hubo piquetes con niños y piquetes de minusválidos y 4.000 guionistas desfilando por Hollywood. Mientras, los productores reponen episodios viejos de las series y recurren a golpes de efecto como pagar el salario a los trabajadores afectados por la huelga que no la secundan. Las negociaciones se retomaron sigilosamente el 26 de noviembre. Tan sigilosamente, que no se ha querido revelar dónde están negociando. El esperadísimo the end puede llegar en cualquier momento. Dar imagen de fortaleza El concurso argentino ¿Por qué no te callas? se estrenó ayer en Telefé CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. El concurso ¿Por qué no te callas? debutó ayer en la televisión argentina. Los participantes fueron dos matrimonios que respondieron a diversos cuestionarios sobre su vida privada. La pareja ganadora se llevó un viaje a las cataratas de Iguazú, una bicicleta, un vaso usado por el actor Facundo Arana y 7.500 pesos, unos 1.800 euros. El espacio, que desde ayer está a diario en la rejilla de Telefé, se divide en cuatro bloques. Los primeros constan de una serie de preguntas, juntas y por separado, para las parejas concursantes. Cuando las respuestas no son satisfactorias, el presentador o el jurado, ocasionalmente, advierten: ¿Por qué no te callas? Las siguientes consisten en acertar alguna cuestión sobre una fotografía de la pareja contraria y en someterse a un pseudo- detector de mentiras. La pareja concursante que obtiene más puntos es la ganadora del singular espacio televisivo argentino.