Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 GENTE www. abc. es gente VIERNES 7- -12- -2007 ABC Amy Winehouse: el dolor y la gloria Es una gran voz. Pero una mujer que apura su vida como una gran cuesta abajo. Esa mala vida no ha impedido que sea candidata en seis Grammy y que Channel se haya inspirado en su peinado para un desfile POR M. DE LA FUENTE MADRID. Muchas veces, la vida no es ni siquiera cruel. Se conforma con mostrarse caprichosa y en manos del azar apenas si somos marionetas. Igual da tirios que troyanos, coristas que príncipes. Igual da, ricos y famosos. Como la cantante inglesa Amy Winehouse, uno de esos personajes nacidos para la gloria (una voz superdotada, premios, éxito con apenas veinticuatro años) pero que parece demasiado aficionado a pasar más de una temporada en los infiernos. Y no en los del Dante, sino en los de una vida cotidiana asaetada por las drogas, el alcohol y, según aseguran numerosos tabloides británicos, por un desequilibrio mental cada vez más acusado. Después de confesar que sufría alguno desórdenes alimenticios Un poquito de anorexia, un poquito de bulimia. Creo que no estoy del todo bien, pero creo que ninguna mujer lo está comentó) Amy se ha paseado por unos cuantos escenarios justamente de la manera contraria a cómo recomendaba Stevie Wonder a los conductores. El pasado verano una sobredosis volvió a ponerla contra las cuerdas de la muerte, y dejó que la ingresaran en la clínica Causeway, pero con truco. En el citado establecimiento le permitían la compañía de su novia, Blake Fielder- Civil, que como al perro flaco (aunque sea por la mala vida) todo se le vuelven pulgas, cumple ahora condena en una prisión. Otras veces se la ha visto en compañía de Pete Doherty y otras amistades más o menos peligrosa, lo que no ha hecho, precisamente, saltar de alegría a sus padres, quienes seriamente preocupados por la salud y los excesos de su hija han llegado a pedir a sus fans no compren su música, con la esperanza de que la falta de liquidez le lleve por el buen camino o, por lo menos, por uno con menos farmacopea a su disposición. Hace apenas una semana, se anunció que Winehouse suspendía sus conciertos hasta finales de año, en beneficio de su salud y su bienestar señaló su discográfica, Virgin. Amy hizo otra lectura más interesada del asunto, pero muy romántica. No puedo darlo todo en el escenario sin mi Blake Y hace unos días, paseó su melopea por las gélidas y dickensianas calles londinenses, con sólo unos vaqueros y un sujetador como escaso abrigo. Pero la vida le ha ofrecido un par de inesperados kleenex a Amy para enjugar sus lágrimas. Porque ayer mismo se supo que será candidata en seis premios Grammy que se concederán el 10 de febrero en Los Ángeles. Además, a Amy Winehouse todavía le queda otra carta de optimismo en la manga de su esperanza. Un as de lujo, porque ayer mismo, en Londres Chanel y el diseñador Karl Lagerfeld presentaron un espectacular desfile. Y el peinado de todas las modelos no estaba inspirado, precisamente, en una mujer modelo, sino en la propia Amy. Así es la vida. Una contradicción en movimiento, una paradoja continúa. Así es la vida de Amy: entre el exceso y el talento. Entre el dolor y la gloria. En la imagen de arriba, un momento del desfile de Chanel ayer en Londres, en el que las modelos llevaban el estilismo de Amy Winehouse (en la foto de la derecha) AP