Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 7- -12- -2007 La sobrina de Aleixandre quiere impedir por vía judicial que Bousoño venda su legado 73 17 años en rematar 4.000 planchas. Negativos en vidrio- -400 se han roto- -o celuloide- -afectados por hongos- -que se guardan en cajas antiácidas y se escanean cuando alguien solicita una copia. La única evidencia del conjunto son hoy las impresiones, publicadas por la Universidad de Oxford. Vista la fragilidad de todo lo que afecta a los manuscritos, no sólo la NASA, también otra media docena de expertos seleccionados en todo el planeta, han sido reunidos el pasado mes de noviembre en la Ciudad Santa para participar en este programa dirigido por la máxima responsable del Departamento de Tratamiento y Conservaciones de la AAI, Pnina Shor. En su negociado, los fragmentos que constituyen quizás la más importante revelación arqueológica del siglo XX se guardan entre cristales envueltos en papeles de seda, a 21 grados y humedad constante, dentro de habitaciones ignífugas selladas. La encargada del Archivo Fotográfico, Yael Barschak, muestra a ABC la cámara con la ayuda de Lena Libman, una de las tres únicas personas en el mundo hoy autorizadas a tocar estas piezas. Entre otros, para retirar de ellas con precisión orfebre las secuelas de viejos métodos negligentes de conservación: tiras de celo y esparadrapo, que los primeros manipuladores emplearon para componer el puzzle de algunos rollos. Gomas de pegar, gelatinizadas con el tiempo, que han dejado marcas y deteriorado escrituras que podrían haberse perdido para siempre. Habida cuenta de aquellos errores, la máxima que inspira la tarea que ha emprendido la Autoridad de Antigüedades es poner fin al deterioro. En el futuro, con la digitalización podremos parar de una vez de tocarlos o de exponerlos al uso explica Barschak, pero también podría suponer someter a los manuscritos- -80 por ciento realizados en cueros de animal, el resto en papiro- -a cualquier procedimiento fotográfico inadecuado, descartados, por supuesto, campos de calor o luces dañinas. Para ello, amén de la mencio- Cincuenta y siete millones de dólares por ocho centímetros Una leona de hace 5.000 años pulveriza los récords de escultura y antigüedades N. PULIDO MADRID. Ni Picasso, ni Van Gogh, ni Hirst, ni Koons... De hecho, ni siquiera sabemos el nombre de su creador. La estrella de la subasta celebrada el miércoles en la sala Sotheby s de Nueva York fue una leona de apenas ocho centímetros de altura, por la que pugnaron cinco coleccionistas y que finalmente se remató en 57,16 millones de dólares (su estimación más alta era de 18 millones) Esta cifra pulveriza varias marcas. En primer lugar, se convierte en la escultura más cara de la Historia en subasta, desbancando al mismísimo Picasso, que se encaramó a lo más alto con Tête de femme (Dora Maar) vendida en noviembre en Sotheby s- Nueva York por 29,1 millones de dólares. Además, la leona ha establecido un nuevo récord para una antigüedad. La anterior marca la ostentaba Artemisa y el ciervo -una estatua de bronce de al menos dos mil años- rematada en Sotheby s- Nueva York en junio por 28,6 millones. La leona Guennol -así se la conoce- -tiene sólo dos patas, mira sobre su hombro izquierdo y aparece con sus garras apretadas frente a su pecho. Es una de las últimas obras de arte de la antigua Mesopotamia que aún permanecía en manos privadas y, según los expertos Richard Keresey y Florent Heintz, se trata de uno de los mayores trabajos artísticos de todos los tiempos Hasta cinco pujadores- -tres en la sala y dos por teléfono- -se interesaron por esta figurita de piedra caliza de ocho centímetros, tallada entre el 3000 y el 2800 a. C. en la antigua Mesopotamia. El subastador Hugh Hildesley comenzó la puja en 8,5 millones y cuatro pujadores rápidamente subieron hasta los 27 millones. Finalmente, se adjudicó este pequeño tesoro a un comprador inglés que estaba en la sala y que ha preferido mantenerse en el anonimato. Descrita por Sotheby s como diminuta de tamaño pero monumental en su concepción, la pieza, una de las más bellas y extrañas de la antigüedad, fue adquirida en 1948 por el coleccionista Alastair Bradley Martin y su mujer, Edith. Desde entonces se ha exhibido en el Museo de Arte de Brooklyn. El dinero recaudado irá a parar a un fondo benéfico creado por la familia Martin. Por otra parte, Bamborough Castle una de las mejores acuarelas de Turner, fue vendida en Sotheby s- Londres por 2,9 millones de libras. Más información sobre la subasta: http: www. sothebys. com FOTOS: AUTORIDAD DE ANTIGÜEDADES DE ISRAEL Los minúsculos fragmentos de los rollos, todo un desafío para los estudiosos que los recompusieron Fin al deterioro La reproducción hará posible el milagro: el acceso, a través de internet, a cada milímetro de la legendaria biblioteca nada asistencia de la NASA, la institución ha reclamado en Jerusalén al doctor Yaacov Choueka, profesor emérito de Computación en la Universidad de BarIlan y responsable de la digitalización de los 200.000 fragmentos que componen los llamados documentos de la Guenizá de El Cairo También al doctor Ferruccio Petrucci, del departamento de Física de la Universidad de Ferrara, inmerso en el desarrollo deuna cámara infrarroja espectroscópica con 16 filtros semejante a la que maneja la Agencia Espacial norteamericana; al jefe del Departamento de Tecnología de la Información de la Biblioteca Universitaria y Nacional Judía de Jerusalén, Orly Simon; aparte de- -entre otros- -el profesor Simon Tanner, del King s Digital Consultancy Services de Londres, solicitado para dilucidar cómo elaborar la base de datos que luego será accesible al público, y reconocidos profesionales en el ámbito del escaneo tridimensional. Por el momento- -indica la responsable del Archivo Fotográfico- estamos trabajando. La conclusión provisional a la que hemos llegado es que se fotografiará a escala real, de 1: 1, con una resolución mínima de 600 puntos pulgada y con un sistema de tres cámaras en una, que se está estudiando. Creemos que en 2008 se empezará a fotografiar fragmentos SOTHEBY S