Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES 7 s 12 s 2007 ABC Julia Timoshenko, candidata a jefe del Gobierno ucraniano RAFAEL M. MAÑUECO CORRESPONSAL MOSCÚ. Más de dos meses después de las legislativas, la recién constituida Rada (Parlamento unicameral de Ucrania) se dispone a votar la candidatura propuesta por el presidente del país, Víctor Yúshenko, para ocupar la jefatura del Gobierno. El nombre que los diputados deberán someter a votación es el de Julia Timoshenko, la pasionaria eslava famosa por su destacado papel en la llamada Revolución Naranja Aquel levantamiento popular, acaecido durante los meses de noviembre y diciembre de 2004, terminó con la repetición de las elecciones presidenciales. Si, como ya ha sucedido en el pasado, ningún miembro de la fracción parlamentaria de Nuestra Ucrania, el partido de Yúshenko, rompe la disciplina de voto, hoy o a lo sumo el martes, la dama naranja volverá a ser primera ministra. Así lo establece el acuerdo alcanzado entre Nuestra Ucrania (72 escaños) y el bloque de Timoshenko (156 escaños) Las dos formaciones reúnen 228 diputados sobre los 450 que tiene la Rada. Una mayoría muy apretada. Ella ya dirigió el Gobierno entre febrero y septiembre de 2005, pero Yúshenko la destituyó debido a las quejas de los grandes magnates del país. Además de iniciar una despiadada campaña contra la corrupción, que salpicó a varios colaboradores del presidente, Timoshenko planeaba revisar las privatizaciones. Ahora admite haber aprendido la lección y promete dirigir el Ejecutivo sin brusquedades que puedan ahuyentar a los inversores. Rusia la teme, entre otras cosas, por ser partidaria del ingreso de Ucrania en la OTAN. El espionaje de Washington se cuela en la cúpula militar iraní Notas secretas obtenidas este verano han permitido deducir que el país persa congeló en 2003 su programa nuclear P. RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. ¿Qué ha cambiado para que Irán haya pasado en una sola semana de buscar a no buscar armas nucleares? La respuesta al giro copernicano en las estimaciones de los servicios de Inteligencia de EE. UU. parece encontrarse en las profundas reformas adoptadas desde el 11- S y la multiplicación de recursos para actividades de espionaje. Una redoblada capacidad que habría conseguido infiltrarse de alguna forma en cúpula militar de la teocracia de Teherán. De acuerdo a los detalles ofrecidos ayer por el New York Times el cambio de apreciación sobre la amenaza de Irán se cimienta en una serie de notas secretas interceptadas el pasado verano. Documentos que reflejan las deliberaciones de altos cargos militares de Irán a cargo de programas de desarrollo de armas, financiados generosamente con los ingresos petroleros del régimen integrista. Estas notas incluirían conversaciones en las que mandos militares se quejaban con amargura de la decisión adoptada a finales del 2003 por la superioridad. Una orden, de la que se desconoce su origen, pero que en la práctica supuso congelar el complejo proceso que supone diseñar y construir armas nucleares, incluidas cargas válidas para ser transportadas por misiles balísticos. Aplicando algunas de las lecciones duramente aprendidas por los servicios de inteligencia de EE. UU. tras haber atribuido erróneamente armas de destrucción masiva a Irak, todo este material habría sido corroborado a través de fuentes alternativas. Con un esfuerzo de seguimientos, infiltraciones y escuchas expandido en los últimos años. Sin entrar en cuestiones de fuentes o métodos, la CIA y otras de las 16 entidades que componen el espionaje de Estados Unidos han organizado un equipo rojo para determinar si la información recibida po- dría formar parte de una campaña de desinformación por parte de Irán con el fin de evitar sanciones. Teoría que habría sido finalmente descartada. El acceso a estas notas se habría producido el pasado mes de agosto, pero la Administración Bush insiste en que hasta la semana pasada no se ha establecido claramente la validez de estos indicios. Periodo de tiempo durante el que el presidente Bush ha llegado a invocar la Tercera Guerra Mundial de no hacer nada para evitar Irán entre el club de países con armas nucleares. Hace dos semanas, los responsables estadounidenses de esta investigación tuvieron que rendir cuentas de sus conclusiones en la Situation Room de la Casa Blanca ante el equipo de seguridad nacional del presidente Bush, encabezado por el vicepresidente Cheney. Uno de los participantes en esa reunión la ha descrito como un intercambio de pareceres bastante intenso Con anterioridad, el Gobierno de EE. UU. habría tenido noticia del programa de armas nucleares de Irán a través de un ordenador portátil perteneciente a un ingeniero iraní e intervenido por la CIA en el 2004. Información que sirvió de base al estimado del 2005 que atribuía a la teocracia de Irán la determinación de desarrollar armas nucleares Los críticos de la Administración Bush han empezado a cuestionar porqué el presidente no ha ajustado durante los últimos meses su retórica a las realidades manejadas por sus servicios de inteligencia. El senador Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta, ha denunciado ayer las explicaciones inconsistentes de la Casa Blanca insistiendo en que parece mentira que la Administración Bush no haya aprendido las lecciones de Irak y los efectos de su retórica engañosa Situation Room Colgado en Irán por un delito cometido a los 13 años, pese a que la Justicia se retractó REUTERS TEHERÁN. Las autoridades de la provincia iraní de Kermanshah colgaron ayer a un joven de 20 años, Makwan Mouloudzadeh, condenado cuando tenía 13 años por haber violado a tres niños, pese a que los acusadores se retractaron y la Justicia había pedido la revisión judicial del caso. El diario Etemad- e Melli informó de la ejecución, llevada a cabo en la prisión. Desde El Cairo, una portavoz de Human Rights Watch Clarisa Bencomo, confirmó que había hablado con testigos de la ejecución, y expresó su estupor por la noticia. Irán es el país con más ejecuciones de jóvenes delincuentes por debajo de los 18 años dijo Bencomo. Las autoridades judiciales contactadas por Reuters no quisieron confirmar la noticia, que tampoco fue difundida por ningún otro medio iraní aparte del diario de Kermanshah, que pertenece a la línea reformista. Teherán se defiende de las acusaciones afirmando que se limita a aplicar la Sharía. Quejas indiscretas