Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA XXIX aniversario de la Constitución s Tensión en la calle VIERNES 7 s 12 s 2007 ABC Pitidos y abucheos para los líderes políticos a las puertas del Congreso Los aplausos más sonoros a la entrada correspondieron al líder de la oposición J. L. LORENTE MADRID. La recepción por el aniversario de la Carta Magna que ayer celebró el Congreso puso de relieve que la crispación se ha trasladado a la calle. No hay acto político que no empiece o acabe con pitidos y abucheos para los dirigentes de los partidos. Ayer, desde primera hora de la mañana, se concentraron a las puertas del Congreso dos centenares de personas, algunas de ellas con banderas de España y pancartas a favor de las víctimas de ETA y de ilegalización de ANV y del PCTV Fue en ese sector donde surgieron los primeros abucheos contra dirigentes socialistas como el secretario de Organización del partido, José Blanco; el portavoz del grupo mayoritario en el Congreso, Diego López Garrido; el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo; y el presidente de la Generalitat de Cataluña, José Montilla. Pese a que fueron más los pitidos y abucheos, también hubo algunos aplausos de otro sector del público, que gritaba ¡Viva España! El presidente del Gobierno se libró de los gritos de fuera, fuera y Zapatero, dimisión al pasar desapercibido para buena parte del sector crítico con los socialistas. El jefe del Ejecutivo, acompañado por su esposa, Sonsoles Espinosa, entró en el patio del Congreso en su coche oficial- -es el único que lo puede hacer junto con el Unas 200 personas se concentraron ayer a las puertas del Congreso presidente de la Cámara, Manuel Marín- por lo que no fue visto. Los aplausos más sonoros a la entrada correspondieron al líder de la oposición, Mariano Rajoy, que cuando abandonó el Congreso recibió gritos de fuera, fuera y aplausos en la misma proporción. Algunos ciudadanos gritaron también contra la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, pidiendo su dimisión, mientras otros le mostraban su apoyo con aplausos. También tuvo que escuchar los gritos de fuera, fuera el coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares. Ese mismo sector reci- CHEMA BARROSO bió de manera calurosa al alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y a la presidenta de la comunidad madrileña, Esperanza Aguirre. También se pudieron oír esporádicos gritos de ¡Viva la Guardia Civil! mientras se leía en algún cartel Víctimas de ETA. Justicia y Dignidad