Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA ETA vuelve al tiro en la nuca s El último servicio de Fernando Trapero VIERNES 7 s 12 s 2007 ABC Y Fernando pudo descansar en paz No había esperanza de una posible recuperación, pero el guardia civil Fernando Trapero, tiroteado por ETA el pasado sábado, no murió hasta que sus asesinos fueron detenidos. Fue su último acto de servicio, de resistencia, de dignidad, de un servidor del Estado POR PALOMA CERVILLA FOTO ERNESTO AGUDO MADRID. Tan sólo habían transcurrido veinte minutos desde que los primeros teletipos (a las 13.34 del mediodía del miércoles) anunciaban la detención de dos presuntos miembros de ETA, cuando se conocía que el segundo Guardia Civil, tiroteado el sábado por estos mismos terroristas, había fallecido. Eran las 13.56. Una triste o una feliz coincidencia. Para un guardia civil, formado en la disciplina del Instituto Armado, un acto de valor, de resistencia, de misión cumplida, antes de finalizar su particular batalla con la muerte, que ya estaba perdida, desde que un terrorista le atravesó la cabeza con una bala mortal, la mañana del pasado sábado cuando se disponían a iniciar su jornada de trabajo. Pero Fernando Trapero, de veintitrés años, quiso mantener su dignidad de hombre, de guardia civil, en el hospital de Bayona en el que se debatía contra una irreversible muerte cerebral en duro combate con un corazón joven, que le pedía vivir hasta conocer que sus asesinos y los de su compañero Raúl Centeno habían sido detenidos. Ha sido la máxima expresión del coraje de quien quiere permanecer con vida y no claudicar frente a la ira asesina, hasta que ésta ha tenido que arrodillarse ante la eficacia policial que no le ha dado tregua hasta detener a los terroristas. Lo contaba el padre de este guardia civil que, en su inmenso dolor, recordaba ayer a Efe esta coincidencia, como el último homenaje a su hijo asesinado, como signo de emocionada admiración a quien dio su vida por intentar salvar las de otros. En el momento en que nos daban la noticia, en ese momento, fallecía mi hijo comentaba Fernando Trapero. No había marcha atrás y los padres de Fernando sabían que no había esperanza pero, al destacar esta coincidencia, reivindican el valor de los últimos minutos de la vida de un servidor del Estado. Aunque no tenía ninguna posibilidad de vida desde el momento que le dieron el disparo, mi hijo se ha mantenido con vida hasta que los han detenido Más allá del valor de su trabajo, como miembro de los servicios de información de la Guardia Civil, en una labor tan callada como eficaz en la lucha contra el terrorismo, la vida de Fernando Trapero ha dado mucho más de sí. Lo revelaba ayer su propio padre, al confirmar que había autorizado la donación de sus órganos. Dos de ellos ya han sido trasplantados a niños franceses. A lo largo de los cuatro días que Fernando ha permanecido en el hospital francés nunca ha estado solo. En su lucha contra la muerte ha estado acompaña- El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, junto a los padres del guardia civil asesinado do de su familia, de sus amigos y de sus paisanos. Su padre, muy emocionado, agradecía las muestras de cariño de toda la gente que en interminables regueros de personas, han dejado el trabajo y se han ido a Francia a vernos y a estar con él Y no sólo han estado junto a él en el centro hospitalario, sino que los amigos de Fernando también se han desplazado al lugar donde lo mataron y han depositado una nota de despedida. Un apoyo en unos momentos muy difíciles, a los que también se han unido los agentes secretos franceses y los profesionales del hospital que han sido maravillosos con nosotros recuerda el padre del guardia civil asesinado, a modo de despedida. Paradójicamente, y a pesar de haberlo pagado con sus vidas, la misión que se les había encomendado a los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero la han cumplido más allá de lo que ellos nunca imaginaron y hoy sus familias pueden estar satisfechas de que murieron en paz y con el más alto honor del deber cumplido. Muerte irreversible Los padres del guardia civil han donado sus órganos, que ya han sido trasplantados a niños franceses ABC. es Más información sobre el asesinato de los dos guardias civiles en www. abc. es