Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 6 de Diciembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.594. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Un muerto muy vivo La Policía británica detiene a un hombre supuestamente ahogado en 2002 que acaba de aparecer diciendo que ha perdido la memoria... En este tiempo, su mujer se reunió con él tras cobrar el seguro EMILI J. BLASCO ara que la Policía británica, acostumbrada a situaciones bien pintorescas y rebuscadas, tilde el caso de surrealista es que el calificativo se lo merece sobradamente. John Darwin, un antiguo funcionario de prisiones, se presentó el pasado fin de semana en una comisaría de Londres después de haber desaparecido en 2002 en un supuesto golpe de mar cuando navegaba con su canoa frente a las costas orientales inglesas. Fue declarado muerto al año siguiente. En su reaparición, con aspecto saludable y moreno- -nada propio de quien debía de haber estado vagabundeando todos estos años- -aseguró haber perdido la memoria desde junio de 2000, por lo que no tenía nada que explicar. La Policía, en cambio, cree que tiene mucho que contar, y lo ha detenido por presunto fraude. Lo que ahora va emergiendo a la luz es que la desaparición pudo ser planeada por Darwin y su esposa, de 57 y 55 años, respectivamente. La mujer cobró la póliza del seguro de vida de su marido al ser declarado muerto legalmente, después de que una investigación judicial no pudiera cerrar el caso por no haber encontrado el cadáver. Una foto publicada por el Daily Mirror presentaba ayer al matrimonio en Panamá en una imagen tomada en julio de 2006, durante la firma del alquiler de un apartamento en ese país. Anne Darwin emigró en septiembre a Panamá, de modo precipitado, después de obtener unos 700.000 euros en la venta de sus propiedades y remitirlos a una cuenta abierta en la nación centroamericana. La Policía no ha aclarado si la huida de la mujer se produjo al sentir a los agentes tras sus talones, o si en realidad Irene Lozano QUE DIMITA EL PUEBLO E P John Darwin, en una foto familiar antes de su misteriosa desaparición fueron los movimientos económicos de la señora Darwin lo que levantaron las sospechas policiales. El caso es que desde septiembre las investigaciones comenzaron a centrarse en la familia. Pudo ser eso lo que animó al muerto a resucitar un intento de aplacar las sospechas, pretendiendo dar una solución todavía más rebuscada. Es surrealista que la señora Darwin, que no debía de caber en sí de alegría por la recuperación de su esposo, diga ahora que de momento no tiene pre- REUTERS visto regresar a Inglaterra, aunque está dispuesta a devolver el dinero del seguro si es necesario. Los equipos de salvamento que se ocuparon en 2002 de recuperar la canoa supuestamente siniestrada recuerdan que ese día el agua estaba plana como el vidrio Y los familiares directos del ahogado que no estaban en el secreto se han quedado estupefactos en su enfado: una tía dice que se consolaba pensando que habría muerto rápidamente, porque el agua del mar en marzo está muy fría ste pueblo quería unidad frente a ETA. Se ha lamentado de la pugna feroz de estos tres años, ha abominado de la discrepancia convertida en bronca. Y ahora, cuando los políticos entrelazan sus manos, van los ciudadanos y les hacen un corte de mangas. Glup. Convocan los políticos como un solo pancartero y el gentío dice que está muy ocupado para ir de manifestaciones. Tocan los flautistas de Hamelín al unísono y en los cubiles donde se oyeron clamores de unidad no se mueve una rata. ¡Serán zascandiles los ciudadanos éstos! ¡Serán irresponsables! Esta dejación no puede tolerarse un minuto más. Hay que disolver al pueblo y llamar a las urnas para elegir otro. ¡Pueblo, dimisión! La masa voluble ha encontrado pretextos para su desidia, por supuesto: que si los partidos incordian a la gente para farsas, que si los ciudadanos no quieren ser un día la artillería del enfrentamiento y al siguiente la infantería de la unidad, que están hartos de tanta politiquería y tan poca política, que menos muecas doloridas tras los atentados y más generosidad para no explotarlos en beneficio propio. Habráse visto. Excusas. A este pueblo hay que desenmascararlo. Hace falta otra manifestación unitaria el domingo, con ocho convocantes y ocho asistentes: Blanco, Rajoy, Llamazares, Sánchez Llibre, Tardá, Erkoreka, Barkos, y Zapatero de reina madre. La grandeza de nuestros dirigentes basta para llenar avenidas; sus 16 manos sobran para portar una pancarta que exija a los ciudadanos un compromiso inequívoco con la unidad antiterrorista. Tienen que oírse esos gritos, han de enronquecer esas ocho gargantas. Hay que decirle a este pueblo antojadizo que ya está bien, que hasta aquí ha llegado la paciencia de los políticos con sus caprichos.