Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 s 12 s 2007 INTERNACIONAL 35 Alfonso Rojo TAPA LA VERDAD a democracia no garantiza la elección de los mejores. Se lo escuché el otro día a Hermann compañero ahora de periódico y durante años la voz más autorizada e influyente entre los reporteros que deambulábamos entre el matadero yugoslavo y el antiguo bloque soviético. Añadía Hermann, con su habitual contundencia expresiva, que en justa compensación, la democracia permite enviar a su casa, cada cuatro años, al gobernante que no lo hace bien. Sobre el papel, el sistema es impecable. Los problemas surgen sobre el terreno y pocos ejemplos tan claros como Hugo Chávez y Vladímir Putin. No he escuchado estos días defensas encendidas de Putin. Pero sí muchas de Chávez, procedentes unas del ámbito gubernamental y otras de ese espacio zurdo y moralista, donde prosperan bastantes reputados tertulianos. El argumento central en defensa de Chávez, tanto si lo formula Moratinos como si lo hacen los Verstrynge, Torres o Sopena es que ha sido elegido por la ciudadanía. Es cierto que, con la excepción del referéndum del pasado domingo, el Gorila Rojo ha ganado todas las elecciones a las que ha concurrido, pero eso no le homologa como demócrata respetable. Ocurre lo mismo con Putin. En Venezuela o Rusia, las urnas son la luz que oculta la verdad. Tan importante como la posibilidad de votar, es la existencia de un poder judicial independiente, de unos medios de comunicación libres y de un clima social que no atemorice a la gente. Si cuatro años con un presidente no deseado se pueden hacer eternos, imaginen lo que debe ser uno con mandato de siete años, como ocurre en Venezuela, y que encima retuerce las leyes y jura que no cejará hasta conseguir que se reforme la Constitución, para por ser reelegido indefinidamente. En muchos países europeos no hay limitación de mandatos, pero el presidente de Estados Unidos sólo puede repetir una vez y en Hispanoamérica, por temor al caudillismo, se tiende a prohibir la reelección. Lo de Chávez, aunque votase a su favor en su día el 63 o lo de Putin, que barrió a la oposición, son estafas nada democráticas. LA LUZ QUE L Hugo Chávez se dirige a los periodistas en una rueda de prensa celebrada ayer en el Palacio de Miraflores AP Chávez califica su derrota como una victoria de mierda para la oposición El Estado Mayor niega que presionara al comandante para que reconociese su fracaso en el referéndum MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CARACAS. Hugo Chávez desafió ayer la voluntad popular al adelantar que vamos de nuevo a la ofensiva para lanzar la gran reforma constitucional; ésa (misma) o transformada o simplificada Lejos de aceptar la decisión de las urnas, el caudillo bolivariano calificó el no a su propuesta como la mejor derrota para él y como una pírrica victoria de mierda para la oposición. Chávez recibió un golpe, sí, pero no me he debilitado ni me he movido un milímetro Un día antes, la Asamblea Nacional- -ciento por ciento chavista- -aprobaba un acuerdo de respaldo al Ejecutivo para mantener la propuesta de reforma constitucional rechazada por los votos. O, bien, aplicarla mediante decretos en el marco de la Ley Habilitante, que le otorga poderes extraordinarios al presidente. El artículo 345 de la Constitución señala que la iniciativa de reforma constitucional revisada no podrá presentarse de nuevo en un mismo período Mientras Chávez ya perfila el futuro (la confrontación permanente) los opositores siguen a vueltas con el pasado inmediato: las luces y sombras de la jornada electoral. Al grito de Patria, socialismo o muerte: ¡Venceremos! el generalato arropó ayer al mandatario para desmentir que el alto mando hubiese forzado a su comandante a reconocer la derrota en las urnas. Eso es una cantinflada: Chávez es inimpresionable aseveró el ministro de Defensa, general Gustavo Rangel. Otro mito que circula es que la opción del no habría conseguido una diferencia mayor sobre el sí que ese punto y medio de ventaja dado a conocer por el Consejo Nacional Electoral (CNE) La oposición ¿quién? habría negociado una rebaja, a cambio de que Chávez aceptara un resultado desfavorable. Eso no tiene fundamento señala un experto en encuestas. El conteo, al 60 por ciento, daba una ventaja del no por encima de 8 puntos, pero la suma procedía de las grandes ciudades, donde se concentra la oposición. Faltaba ese 40 por ciento de las áreas rurales, en las que el chavismo tiene más fuerza. El CNE tenía que esperar hasta el 90 por ciento para ofrecer datos fiables, por lo que su actuación fue correcta Sin embargo, algunos periodistas conocíamos, cuatro horas antes de que fuera hecha pública, esa diferencia de 1,5 puntos a favor del no cuando habían sido escrutados el 92 por ciento de los votos. La organización Ojo Electoral considera que el retraso del CNE para la difusión de su primer (y único) boletín fue innecesario, y generó angustia en la ciudadanía. ABC. es Vídeo de Chávez descalificando el triunfo de la oposición en abc. es internacional El marido de Ingrid Betancourt pide que Venezuela vuelva a mediar con las FARC AFP BUENOS AIRES. Juan Carlos Lecompte, el esposo de la ciudadana colombiano- francesa Ingrid Betancourt secuestrada en 2002 por la guerrilla de las FARC, reclamó la continuidad de la negociación del presidente venezolano, Hugo Chávez, en un entrevista en la televisión argentina la noche del lunes. Chávez estaba empezando la negociación y se estaba dando muy bien dijo Lecompte y destacó que la intervención del jefe de Estado venezolano permitió lograr una prueba de vida de la ex candidata a la presidencia colombiana, de 45 años. Lecompte explicó que había viajado a Buenos Aires para descansar pero su visita coincide con el inminente viaje de Chávez y el mandatario colombiano, Alvaro Uribe, a la capital argentina para asistir el lunes a la asunción de la primera dama y presidenta electa, Cristina Kirchner.