Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6 s 12 s 2007 ESPAÑA 27 La reforma del Código Penal ha propiciado la detención 154 conductores en sólo dos días Están a disposición judicial por exceso de alcohol o de velocidad s A este ritmo podrían acabar con condenas de cárcel más de 28.000 automovilistas en un año DOMINGO PÉREZ MADRID. Coincidiendo con la salida del Puente de la Constitución, que durante los próximos días originará unos seis millones de desplazamientos, la Dirección General de Tráfico (DGT) aprovechó para avisar a los conductores de que, de acuerdo con las recientes reformas incluidas en el Código Penal, les aguarda la cárcel si beben o corren en demasía. Para ilustrar el mensaje, la DGT hizo públicas las cifras de los dos primeros días de aplicación de la reforma. En sólo 48 horas, a lo largo del 2 y 3 de diciembre, 154 conductores fueron puestos a disposición judicial. Y desde la DGT advierten de que no hay que olvidar que las denuncias por excesos de velocidad o de alcohol se tramitan por juicio rápido y las condenas son de aplicación inmediata A 148 de estos imprudentes se les arrestó por dar un positivo de más 0,60 miligramos por litro de aire, a tres por negarse a pasar el control de alcoholemia y a otros tres por excesos de velocidad. Uno de ellos superaba en 60 km. h el límite previsto en vías urbanas y dos sobrepasaban en 80 km. h la velocidad legal en carretera. Todas estas infracciones, con las reformas del Código Penal en la mano, resultan susceptibles de llevar a la cárcel a los que las cometieron. En este sentido hay que destacar que se han establecido penas de tres a seis meses de prisión para los que conduzcan ebrios con tasas por encima de los 0,60 miligramos por litro de aire respirado o 1,2 gramos por litro de sangre. Asimismo, se prevé hasta seis meses de cárcel para los excesos de velocidad reseñados. Y hasta cinco años de prisión si se conduce con desprecio para la vida de los demás. A las cifras desveladas ayer por la DGT se las supone un efecto ejemplificador. No se han comunicado por casualidad justo cuando se inicia la Operación Salida. Pretenden que los conductores se conciencien y extremen la precaución en unas fechas en las que el frío, la niebla y la lluvia van a complicar considerablemente los traslados. De hecho, los paneles de mensajes luminosos de las carreteras recordarán de forma permanente la entrada en vigor de los nuevos castigos. Pasado el efecto disuasorio del carné por puntos, todo vale con tal de conseguir reducir el número de víctimas en la carretera. Sobre todo, cuando el año pasado el operativo se saldó con 41 muertos. La nueva apuesta de la DGT es la amenaza de cárcel y así lo reconoció su director general, Pere Navarro, que cuenta, según explicó a Efe, con que las nuevas penas surtan efecto en unos meses y entonces será muy raro que se sigan detectando grandes excesos de velocidad o de alcohol al volante Tal vez se haga realidad su idílica previsión, pero porque no queden conductores en la calle. Y es que existe otra interpretación que inquieta a las asociaciones de automovilistas. Al ritmo de los dos primeros días de aplicación, se llegaría a 28.105 detenciones en un año, con sus correspondientes juicios rápidos. Casi 30.000 conductores son teóricos- -en principio la mayoría sólo iría a la cárcel en caso de reincidencia o por tener otra condena anterior en vigor- -candidatos a ingresar en prisión. Vaticinan los representantes de los conductores un futuro de cárceles y, sobre todo, juzgados colapsados y se remiten a la Memoria de la Fiscalía: Cientos de kilómetros de atascos La Operación Salida del Puente de la Constitución que se puso en marcha ayer a las tres de la tarde y que concluirá el domingo a medianoche no tuvo un comienzo demasiado halagüeño. Se estrenó con cientos de kilómetros de atascos en las salidas de las grandes ciudades. Sólo en Madrid se registraron 43 kilómetros de retenciones y la situación en Barcelona, Valencia, Málaga y otras capitales no fue mejor. La DGT avisó del mal tiempo: Como es habitual en esta época del año, las condiciones pueden ser adversas con lluvia, niebla e incluso nieve, sobre todo en zonas de montaña, por lo que es imprescindible disponer de la información adecuada para planificar los viajes En el puente de 2005, se produjeron 84 accidentes, 104 muertos y 81 heridos, aunque aquel fue un puente de diez días. En 2006, con una duración de cinco días y medio, fallecieron 41 personas. Problemas con el alcohol Uno de los carteles que ayer se veían en las carreteras En 2006 hubo 11.759 procesados por conducir bajo la influencia del alcohol. Y sólo 155 presos de los 50.000 que hay en España lo están por delitos relacionados con el tráfico Números que van a quedarse en anécdota con la que se avecina. Sin embargo, para Tomás Santa Cecilia, director de Seguridad Vial del RACE, esta fiebre por encarcelar a los auto- EFE movilista acabará diluyéndose. Hace memoria: Ya en 1987 se modificó el Código Penal para que se sancionara penalmente a los conductores sin permiso. Fue un desastre. En pocos meses se colapsaron los juzgados y hubo que dar marcha atrás de una forma precipitada Estamos de acuerdo- -prosigue- -con la reforma, pero no sobre cómo se va a poner en marcha. A toda prisa, sin agilizar el proceso sancionador, sin más agentes, sin reformar los juzgados, sin dotación económica... Va a pasar como con el carné por puntos, que al no sancionarse se ha acabado convirtiendo en una medida light Más información sobre la Operación Salida en: http: www. dgt. es El Tribunal Supremo da la razón al ciego que conducía a 154 km h ABC MADRID. El ciego que fue sorprendido al volante de un coche a 154 km. h es realmente ciego, según sostuvo ayer el Tribunal Supremo. La cuestión no es baladí porque Domingo Merino fue llevado a juicio en julio de 2004 acusado de fingir que se había quedado ciego en un accidente de tráfico que tuvo lugar en febrero del año 1996 para beneficiarse así de una indemnización de 546.780 euros de su compañía aseguradora, Mapfre. La empresa de seguros interpuso la demanda cuando el hombre fue sorprendido al volante de su automóvil circulando a alta velocidad por una autopista, al considerar que fingía su ceguera. El ya confirmado como invidente explicó que sentía muchas ganas de volver a sentir lo que era conducir, que sabía que se trataba de un tramo en el que había una recta de cuatro kilómetros y que fue él mismo quien le pidió a su esposa que le dejara llevar el coche un rato porque sabía que la carretera no tenía curvas, según relataba la sentencia de la Audiencia de Barcelona. En la misma, dictada el pasado mes de enero, se establecía que Merino debía ser considerado legalmente ciego, pese a que él mismo admitió que conserva un punto de visión en un ojo, y consideró que no era ma- terialmente imposible que condujera a tal velocidad y firmara el boletín de denuncia, siempre con ayudas que suplieran su minusvalía. Ahora, un auto de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo no ha admitido el recurso de casación presentado por la aseguradora porque considera que la Audiencia de Barcelona se ha basado en una prueba copiosa y con razonamientos que no se encuentran muy lejos de ser arbitrarios para asegurar que no concurría por parte del acusado una conducta engañosa fingiendo ser ciego para obtener la contraprestación debida por la aseguradora