Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 6- -12- -2007 Chávez desvela que Moratinos quiere que Don Felipe se reúna con el líder venezolano 11 Bengoa y Saioa Sánchez, arrestados cuatro días después del atentado y tras una fuga de mil kilómetros pistola del calibre 9 milímetros parabellum. No obstante, la mujer intentó ocultar su verdadera identidad a los agentes al decir que su nombre era Amaia Alonso Echániz. En vehículos camuflados, los terroristas fueron trasladados a la comisaría de la Gendarmería en Mende, en donde les tomaron las reseñas dactilares y muestras de ADN. Minutos después, cuando aún no había trascendido el nombre de los arrestados, el Ministerio del Interior francés vinculaba a los dos etarras con el atentado de Capbreton y poco después hacía lo mismo el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, desde Nápoles. Casi a la misma hora, el hospital de Côte Basque de Bayona comunicaba la muerte del agente Trapero, en coma cerebral irreversible desde el pasado sábado. En la parada de autobuses de Châteauneuf- de- Rondon se puso fin a los casi mil kilómetros de huida de Bengoa y Sánchez que comenzó en Capbreton y terminó a mediodía de ayer después de que agentes de la Gendarmería descubrieran que los dos terroristas habían pasado la noche en un hotel de Mende. Los policías llegaron al establecimiento hotelero, pero sólo pudieron comprobar que los terroristas no estaban y que habían abandonado la localidad en un taxi en dirección a Châteauneuf- de- Rondon. Se trataba, según el testimonio de varios testigos, de un hombre y una mujer que hablaban en francés con acento español. Asier Bengoa, uno de los dos etarras detenidos ayer en Francia, conducido a comisaría en un coche camuflado de la Gendarmería Ambos, junto a un tercer individuo aún sin identificar y detener, eran sospechosos de haber huido en un Peugeot 307 tras asesinar a los dos guardias civiles. Por carreteras secundarias, los criminales se recorrieron parte de la zona de Las Landas hasta que su rastro apreció el pasado lunes en Gabilou, en Dordoña. A punta de pistola, intentaron robar un Volkswagen Golf en una casa de campo, pero no lo consiguieron por la oposición de sus propietarios. Entonces sustrajeron un Renault Clio de color verde y, como si se tratara de un guadiana, la pista de los criminales desapareció para luego aparecer cerca de Montauban. Allí los dos etarras tuvieron un accidente, pero resultaron ilesos, lo que les permitió proseguir la huida haciendo autostop. Un automovilista los recogió y los trasladó a Revel, entre Toulouse y Carcassone. En Revel, Bengoa y Sánchez se dirigieron hacia el norte en transporte público hasta llegar al departamento de Aveyron, donde tomaron un taxi que les llevó el pasado martes por la noche a Mende. Aquí durmieron y ayer por la mañana, también en taxi, se dirigieron a la parada de autobuses de Châteauneuf- de- Randon, la última estación de la huida que emprendieron tras asesinar por la nuca a los agentes. Según fuentes de la investi- AP Durmieron en un hotel La etarra cambió su fisonomía con un corte y tinte del pelo (de rubia a morena) Por los pelos no fueron detenidos los dos etarras, pero en los pelos la Policía francesa puede tener una de las pruebas de la implicación de Saioa Sánchez en el asesinato de los dos guardias civiles. Cuando fue arrestada, la etarra llevaba el cabello corto y de color castaño, pero en uno de los coches que utilizaron para huir, el Renault Clio, los agentes hallaron botes de tinte y gran cantidad de cabello rubio. Y es que varios de los testigos del doble atentado afirmaron que la mujer tenía el pelo de ese color. Así pues, la criminal intentó cambiar su fisonomía- -cambio de color y corte de pelo- -al igual que se compinche Asier Bengoa, que se afeitó la perilla que llevaba en el momento del atentado. gación, uno de los viajes que hicieron en taxi ha sido clave para las detenciones. El propietario del vehículo sospechó de sus clientes e informó de ello a la Gendarmería. Ahora, uno de los objetivos de los investigadores es dar con el paradero del tercer implicado en el doble asesinato. De él, se tiene un retrato robot con los datos facilitados por algunos testigos, que le ha descrito como un individuo de unos 35 años, de complexión fuerte y poco pelo. No cabe la menor duda que estas detenciones han convertido en hechos las palabras pronunciadas por policías franceses de que los asesinados también son muertos nuestros ABC. es Vídeos y documentos sobre el atentado y la detención de los etarras en abc. es