Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
100 TVyCOMUNICACIÓN MIÉRCOLES 5 s 12 s 2007 ABC TEVEO Rosa Belmonte ENTRE WEEDS Y UNA DE OZORES esaparecido A tu lado queda El programa de Ana Rosa para desahogo de concursantes expulsados de Gran Hermano También para acoger la sección recién creada de los que, una vez en libertad, pasan por dependencias policiales. Le faltó tiempo al Fleky para ir a explicarse después de que el lunes se conociera la pintoresca noticia de a) el maletín ajeno de cocaína (es que hasta los hermanos se olvidan de las cámaras; también de las del metro) y b) el bonus track de la marihuana casera con la que se llenaba una furgoneta. Ayer, en El programa de Ana Rosa el Fleky contó que nada de maletines, que él sólo se llevó dos mochilas de su hermano. Y que con la marihuana encontrada en su casa (y que endilgó al brother) no se llenaba una furgoneta. Según las medidas que dio del minifundio con lámparas de su piso de 50 metros, quizá pudiera llenar el sidecar del señor Roper. Independientemente de cuál sea la verdad, que me importa menos que la fecha de licitación del extreme makeover de Bea la fea, los concursantes de GH delincuentes o no, no tienen remedio. En la tele no nos caen mal las que venden hierba Weeds Ni los forenses que matan gentuza Dexter Pero, vaya, nos caen mal los especímenes de GH a los que ni el mayor mago del marketing levantaría la imagen. El filón del maquillaje de las gemelas daría para un episodio de Seinfeld pero suelto por GH se desperdicia, quedando sólo para solaz de Mercedes Milá y Ana Rosa Quintana. Una pena. D Inmigrantes que juran la nacionalidad estadounidense en una ceremonia REUTERS Nuevo reality show ¿Quién quiere casarse con un ciudadano de EE. UU. Una polémica producción televisiva aspira a mezclar la romántica búsqueda del amor con el interés por adquirir la codiciada ciudadanía estadounidense PEDRO RODRÍGUEZ. CORRESPONSAL WASHINGTON. Dentro de la portentosa pero bastante patética capacidad de la telebasura para explotar las debilidades, frustraciones o aspiraciones del ser humano, una compañía de producción de California ha empezado a ofrecer al mejor postor un polémico reality show que ni más ni menos mezcla la romántica búsqueda de pareja con el interés por conseguir la ciudadanía estadounidense por la vía matrimonial. El formato- -promovido por dos hispanos de origen mexicano de Los Ángeles- -se titula directamente ¿Quién quiere casarse con un ciudadano de Estados Unidos? La oferta, que por ahora no ha pasado de un simple programa piloto y el presunto interés de algún canal de pago, se basa en el clásico formato de The Dating Game el célebre programa que durante la década de los sesenta y setenta hizo de inocuo casamentero televisivo. Sin embargo, la versión actualizada propuesta por la compañía productora Morusa Media consiste en presentar a tres inmigrantes legales compitiendo para que un ciudadano, o ciudadana, de Estados Unidos pueda elegir entre ellos el más adecuado para una cita inicial. Los promotores de ¿Quién quiere casarse con un ciudadano de EE. UU. han resultado especialmente oportunos ya que la inmigración se está abriendo paso como una de las cuestiones más polémicas dentro de la campaña presidencial en curso. Pese al emocional trasfondo de qué hacer con los más de diez millones de sin papeles acumulados desde la última gran amnistía otorgada durante la Administración Reagan, los responsables del programa insisten en que se trata de una simple diversión para demostrar que el verdadero amor no conoce fronteras Aunque no faltan dudas sobre la viabilidad- -o incluso veracidad- -de este proyecto televisivo, el Departamento de Seguridad Interior ya ha advertido que contraer matrimonio con ayuda de un realityshow es una forma bastante sospechosa para acceder a la ciudadanía de EE. UU. Según ha asegurado un portavoz de la división de Servicios de Inmigración, tendremos que examinar cada caso detalladamente Además de recordarse que el castigo previsto por escenificar un matrimonio fraudulentos es de cinco años de cárcel y una multa de 170.000 euros. Para convertirse en ciudadano de EE. UU. por la vía matrimonial, ambos cónyuges tienen que facilitar pruebas documentales de una boda legítima. Además de pasar por una entrevista, a veces por separado, para determinar si el matrimonio es una realidad o una ficción interesada. Proceso que además requiere su generosa dosis de burocracia, esperas y hasta una especie de reválida a los dos años. No obstante, 329.843 personas extranjeras lograron en el 2006, además de pareja, la llamada tarjeta verde permiso de residencia permanente y de trabajo. Aunque el programa piloto se ha grabado con inmigrantes hispanos, los productores se han declarado dispuestos a abrir su casting a toda clase de inmigrantes legales y también a correr a cargo con los gastos de posibles bodas y lunas de miel. Sin embargo, grupos de activistas han empezado a cuestionar la ética de un reality- show de esta calaña. Laberinto burocrático SE VE, SE OYE... Latre regresa a Telecinco con un programa de sketches El actor y humorista Carlos Latre se incorpora después de tres años a Telecinco, como protagonista de Réplica un espacio semanal de sketches que la cadena estrenará en horario de prime time en 2008. El programa, producido por Telecinco junto a El Terrat, parodiará situaciones reales y noticias de actualidad de todo ámbito mediante la imitación de sus protagonistas y escenarios. Carlos Latre contará con la ayuda de diez actores. Antena 3 elige a Javier Estrada para su nuevo concurso musical. Antena 3 y Gestmusic han comenzado las grabaciones del concurso musical Al pie de la letra basado en The singing bee un exitoso formato que reta a los participantes a que demuestren que conocen perfectamente la letra íntegra de conocidas canciones populares. El actor y cantante barcelonés Javier Estrada, que ha participado en la serie A mano y C. L. A. no somos ángeles será el encargado de presentar el concurso. Una periodista colombiana, condenada por difundir un acto sexual de una actriz. El Tribunal Superior de Bogotá confirmó ayer la condena impuesta por un juez contra la periodista Graciela Torres, que difundió un vídeo de la actriz Lully Bosa cuando mantenía relaciones sexuales, según informa Efe.