Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5 s 12 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 Podía haber hecho una carnicería, pero quería contar el viaje de la inmigración Gerardo Olivares presenta 14 kilómetros primera película española que gana la Seminci FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Gerardo Olivares se dedica desde 1991 a la dirección de documentales. Con La gran final su primer largo de ficción, descubrió una forma de contar historias que caló en el público. En 14 kilómetros primera película española que ha conseguido la Espiga de Oro en Valladolid, nos habla no sólo de una distancia física, sino de la barrera que impide que muchos africanos consumen su sueño de llegar a Europa El cambio de género ha sido para el director una evolución natural Nunca habría podido contar lo mismo con un documental explica, porque las rutas de inmigración son un mundo muy cerrado, clandestino, con pactos de silencio y no puedes meter ahí una cámara porque no vas a acabar bien. Pero sí me gusta llevar al espectador a un punto en el que no sepa dónde termina la realidad y empieza la ficción Olivares escribió el guión a partir de hechos reales, de testimonios que recabó durante años, en África y en Europa. He intentado reflejar las historias que me sorprendieron más, como el sistema que tienen en Argelia para vender los mismos pasaportes una y otra vez. Podía haber hecho más carnicería con el drama, mostrar las violaciones, pero tenía una barrera que son los actores, que no son profesionales y para mí lo importante era contar la crudeza del viaje La película no se centra en el cruce del Estrecho, sino que sus personajes atraviesan medio continente africano, a menudo en camiones que son auténticas pateras sobre ruedas, que transportan cantidades increíbles de personas y una carga que dobla el tamaño de estos vehículos. Se tiran así cuarenta años viajando cuenta el director. Muchos se quedan dormidos, sobre todo por la noche, se caen y se mueren de sed Durante la búsqueda de su protagonista femenina, Olivares se ganó una reputación más que dudosa en Mopti (Mali) Estábamos haciendo el casting en un hotelillo y pasaban unas chicas espectaculares, que me ponían las tetas encima de la mesa y yo decía, estupenda, maravillosa, pero no es lo que busco Empezó a correrse la voz de que me dedicaba a la esclavitud sexual Al final, la juventud de su Joaquín Díaz rastrea el folclore español en el suroeste de Estados Unidos MANUEL DE LA FUENTE MADRID. No andamos sobrados de sabios en España. Menos aún de sabios que se entreguen en cuerpo y alma (y voz) a la recuperación de nuestro cancionero popular y tradicional. Pero alguno queda, aunque ya vayan casi para veinte años que no vive en la capital del Reino, sino en su particular reino de ensueño, en la villa vallisoletana de Urueña. El sabio, profusamente barbado desde cuando la memoria recuerda, responde al castellano nombre de Joaquín Díaz, y su trabajo incansable entre partituras y legajos ha vuelto a dar sus frutos por partida doble. Primero, en forma de autobiografía, Música y letra es su título; y, segundo, con una nueva y deliciosa entrega discográfica, Canciones españolas en el sudoeste de los Estados Unidos Este nuevo trabajo del cantor y musicólogo empezó a gestarse hace la friolera de diecisiete años y desde luego nunca es tarde si la dicha es tan buena. Porque el álbum, primorosamente editado (más información: www. funjdiaz. net) además de incluir sesudos textos de Jesús Matesanz y Tomás Lozano ofrece diecisiete bellísimas recreaciones de canciones que hicieron furor (permítase el término tan actual) en la Norteamérica hispana, situada principalmente en lo que hoy son los estados de la Luisiana, Texas, Arizona, Nuevo México y California, aunque el rastro de nuestros compatriotas también fue intenso en otros estados del medio oeste y del sur de los Estados Unidos, en cuya independencia (a cuyos seguidores apoyamos) España jugó un papel más destacado del que se supone y hasta del que se sabe. Muchas de estas canciones son habituales en el repertorio tradicional y popular de este lado del Atlántico, pero en tierras de ultramar se enriquecieron con modismos, giros, localismos, y mixturas americanas. De todo ello, y de la aplicación de los grandes músicos que acompañan a Joaquín Díaz (bajo la supervisión de otro hechicero, Luis Delgado) dan buena cuenta títulos como Te quiero porque te quiero, el conocidísimo Gerineldo, La ciudad de Jauja, Don Gato, Delgadina, Bernal francés, el vestido azul... y un etcétera dulce y hermosamente evocador. Joaquín Díaz ha vuelto a descubrirnos nuevos mundos. Nuevos, pero muy nuestros. Gerardo Olivares, ante el cartel de su película, en los cines Princesa de Madrid Violeta (16 años) le supuso nuevos problemas. No sólo eso, sino que se rumoreaba que hacíamos una película porno. De hecho, ella sigue teniendo problemas en su pueblo, a pesar de que hemos enviado fotos del rodaje y de que firmé un contrato en el que garantizaba que la chica volvería de una pieza Con otro personaje, el aspirante a futbolista, tuvieron que renunciar a un diamante en bruto hallado en Agadez, al norte de Níger, porque sus creencias religiosas le impedían besar a la actriz, tocarla e incluso permitir que ella lo mirara a los ojos mientras hablaban. La cinta no demoniza al hombre blanco y, como dice un personaje, considera la emigración una sangría para África Creo que esta fuga de talentos se produce porque la gente joven no tiene un futuro claro. Saben que sus países son corruptos, pobres, donde te puedes morir de cualquier enfermedad y nada funciona. Tam- EFE bién es una herencia de lo que nosotros dejamos en la época de las colonias. Tenemos que empezar a tomarnos el drama africano como un problema que tarde temprano nos va a afectar Olivares compara el problema con el calentamiento global: Al Gore te parecerá mejor o peor, pero lo que ha conseguido no tiene precio Más información sobre la película: http: www. wandavision. com De la esclavitud sexual al porno El Senado remite al Pleno la Ley del Cine tras rechazar sus 90 enmiendas ABC MADRID. Los grupos parlamentarios del Senado debatirán en el Pleno las 90 enmiendas presentadas a la Ley de Cine, que fueron rechazadas en la Comisión de Cultura, aunque las del PP no rompieron el empate en tres votaciones, con 12 votos a favor y 12 en contra. Las 90 propuestas corresponden a cinco grupos parlamentarios: 48 fueron presentadas por Entesa Catalana de Progrés; 23 por el Grupo Popular; 11 por el Grupo Mixto, seis por CiU y dos por PNV Al inicio de la jornada y ante las peticiones de varios portavoces de pasar directamente al Pleno el texto remitido por el Congreso y debatir allí las enmiendas, el portavoz popular en la Comisión, Juan Van- Halen, reclamó un trámite digno para el proyecto: No es achacable a los grupos parlamentarios la falta de tiempo para analizar las enmiendas. Después de tres años y medio de tramitación tortuosa, ahora entran las prisas afirmó. En la Cámara Alta el procedimiento de urgencia exige que los proyectos legislativos se tramiten en veinte días, por lo que la Ley de Cine tiene que estar lista, como máximo, el próximo 17 de diciembre.