Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
58 MADRID MIÉRCOLES 5 s 12 s 2007 ABC Don McCullin, ayer, junto a la famosa foto de un soldado estadounidense con neurosis de guerra en Vietnam, que tomó en 1968 ANGEL DE ANTONIO El sufrimiento, retratado en una foto La exposición Don McCullin. Una trayectoria heroica recoge las mejores instantáneas tomadas por el histórico fotógrafo inglés en casi medio siglo de trayectoria. Las imágenes retratan, desde la dignidad, el dolor de los que viven los conflictos bélicos LETICIA TOSCANO MADRID. De sí mismo dice que no es un fotógrafo de guerra, sino simplemente un hombre que ha retratado el sufrimiento allí donde lo ha encontrado. Sin embargo, su trabajo detrás de una cámara le ha llevado a lugares como Vietnam, Congo, Biafra o Afganistán, La fuerza de sus imágenes le ha catapultado a la historia del periodismo. Se trata de Don McCullin, un londinense de 73 años que recala por primera vez en la capital para compartir con los madrileños casi medio siglo de instantáneas a través de la exposición Don McCullin. Una trayectoria heroica La muestra, que puede visitarse desde hoy en la sala de exposiciones del Canal de Isabel II, consta de 129 fotografías colocadas cronológicamente, en las que se mezclan imágenes de las guerras más duras, paisajes enfermos de sida o miembros de tribus africanas. Aunque la temática es muy distinta, el sello personal de McCullin está plasmado en cada una de ellas. En blanco y negro, reveladas personalmente por él, sólo y en silencio en su laboratorio fotográfico, las imágenes son especialmente oscuras, lo que endurece la crudeza de los retratos. Más información -Qué: Don McCullin. Una trayectoria heroica una exposición fotográfica sobre la obra de este afamado fotoperiodista inglés. -Cuándo: Del 5 de diciembre hasta el 27 de enero de 2008. De martes a sábado de 11.00 a 14.00 y de 17.00 a 20.30. Los domingos y festivos de 11.00 a 14.00- Dónde: En la Sala de Exposiciones del Canal de Isabel II (Santa Engracia, 125) -Cuánto: Gratuita Comprometido con su trabajo Profundamente comprometido con su obra, durante la inauguración de la muestra no pudo escapar a la más tópicas de las preguntas que tiene que escuchar un fotoperiodista de guerra: ¿Por qué no suelta la cámara y ayuda a las personas en lugar de fotografiarlas? Poco sorprendido, sereno y sonriente responde que él está formado como fotógrafo, no co- El peso de la guerra se lleva sobre los hombros y hace que el resto de tu trabajo se vuelva oscuro explica mo médico pero humildemente reconoce que muchas veces ha tirado la cámara para llevar a alguien en brazos. La imágenes de McCullin son diferentes porque, tal y como él mismo explica, descubrió que las guerras son muy parecidas las unas a las otras, mientras que el dolor y las circunstancias personales de aquellos que las sufren son únicos e irrepetibles. Por eso, su obra se centra en el drama humano desde el respeto más absoluto por la persona. Intento captar su dignidad explicaba ayer ante algunas de las imágenes. De hecho, sus retratados no huyen ante su objetivo, ni se ocultan tímidamente. La mayoría mira de frente a la cámara y se muestra sin dobleces. El peso de la guerra se lleva sobre los hombros y hace que el resto de tu trabajo se vuelva oscuro comentó el fotógrafo ante las instantáneas de paisajes ingleses que, inexplicablemente, recuerdan a un escenario bélico por lo sombrío de su ambiente. Tras esta frase continúa recorriendo la exposición junto con la directora general de Archivos, Museos y Bibliotecas, Isabel Rosell, y el comisario de la exposición y director de la agencia Contact Press, Robert Pledge. A pesar de que McCullin se muestra complacido con la exposición, Pledge explica que, en principio, el fotógrafo era muy reacio a que sus instantáneas se colgaran en salas por- que considera que no son obras arte. Sin embargo, con el tiempo descubrió que a través de este tipo de iniciativa puede hacer llegar el mensaje que hay implícito en cada una de las fotografías a más gente. Su objetivo no es dar lecciones a nadie, sino mostrar una realidad para que cada uno decida si cree que está bien o mal No es un hombre roto Después de tantos años retratando conflictos y desgracias humanas, McCullin afirma que no es un hombre roto sino que ha conseguido salir adelante y mantener la cabeza en su sitio Sin embargo, reconoce que tiene una sensibilidad especial para ver el sufrimiento allí donde va. Actualmente, por ejemplo, está realizando fotografías de restos arqueológicos en la cuenca del Mediterráneo y afirma que no sólo ve la majestuosidad de las construcciones, sino que percibe el trabajo y el esfuerzo sobrehumano que tuvieron que hacer todos los hombres que las pusieron en pie. No obstante, para él, sus trabajos actuales son fotografías de paz y cree que ya ha dejado atrás la época en la que vivía a través de las imágenes.