Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5- -12- -2007 La lucha antiterrorista s Los Grapo ESPAÑA 17 Asesinaron a Publio Pilar Muro, la esposa del empresario, convencida de que su marido nunca llegó a ser liberado por los terroristas s La hija relata la despiadada ginkana a la que los grapos les sometieron en París para hacerles entrega del rescate para evitar a la Policía POR SEGUNDO SANZ MADRID. Después de la pérdida de memoria que afectó a los grapo Silva Sande, Pérez Martínez, camarada Arenas e Isabel Llaquet en la primera jornada del juicio, ayer le tocó el turco de declarar como testigo a la esposa del empresario zaragozano Pilar Muro, quien no dudó en responder a preguntas de la defensa que los Grapo no liberaron a Publio, porque lo asesinaron Muro, que definió a los procesados como saguinarios para los que la vida humana no es nada y lo más bajo de la sociedad relató cómo, tras recibir la familia una llamada telefónica de los Grapo reivindicando el secuestro, decidieron, ante la amenaza de acudir a la Policía, pedir asesoramiento a una empresa inglesa para llevar a buen término la negociación con los terroristas. En aquellos días posteriores al 17 de julio de 1995, la correspondencia y las conversaciones entre la familia Cordón y un grapo que se identificaba como Benito -Enrique Cuadra, ya condenado por estos hechos- -fueron constantes. De hecho, Muro recordó que los terroristas hasta remitieron una carta en la que afirmaban que liberarían a Publio dos días después de recibir el dinero. No obstante, fueron Carmen Cordón, hija del empresario, y su marido, Ignacio Jiménez- -ambos testificaron también ayer en la vista- quienes llevaron el grueso de las gestiones. Según explicaron ambos, siguiendo las instrucciones de los terroristas, publicaron un anuncio falso en un periódico donde figuraba la venta de un chalé a precio negociable y un número de teléfono móvil. Los terroristas llamaron entonces a la familia y se acordó la cantidad del rescate (400 millones de pesetas) y la fecha y lugar de la entrega: París, 9 de agosto de 1995. Jiménez recordó con detalle cómo junto a su mujer alquiló el día 8 un coche en Madrid, despositaron en el maletero tres bolsas de deporte con los 400 millones se y desplazaron a la capital francesa, donde pasaron la noche. A la mañana siguiente, fueron emplazados, vestidos de blanco en una cabina telefónica donde recibieron una llamada de Benito que les pidió tranquilidad y dio nuevas instrucciones para desplazarse de cabina en cabina, en las cuales, según el testigo, o encontraban una llamada o una nota con el destino siguiente. Ya a las 20.00 horas y tras una larga travesía por las calles parisinas, estando parados en una especie de puente de vías de ferrocarril concretó Jiménez, los terroristas ordenaron que se detuvieran allí durante cinco minutos. Interrumpiendo esa tensa espera, Enrique Cuadra y Silva Sande- -reconocidos días después por Carmen Cordón y su marido al ver fotos de la Policía- les abordaron sin estar caracterizados, subieron al coche e hicieron juntos un pequeño recorrido, al término del cual Silva, que portaba un arma, incluso les felicitó amablemente por su comportamiento en todo momento. En esa conversación de despedida, que duró unos cuatro minutos, los grapo aseguraron que Publio Cordón sería liberado en dos días, una vez contabilizaran el dinero y comprobaran que las bolsas no tenían dispositivos de seguimiento. Pero aquella promesa nunca se cumplió. En su última palabra ante el tribunal, Silva Sande, que se consideró ya condenado de antemano por los medios de comunicación manifestó que si tengo la posibilidad de saber lo que ha pasado, lo aclararé Por su parte, el camarada Arenas tuvo que ser expulsado por el presidente del tribunal, Alfonso Guevara, por alteración del orden en la sala al proferir gritos como en este país no se puede ser comunista o seguimos viviendo en un país de fascistas Entre tanto, el fiscal Luis Barroso mantuvo en sus conclusiones la petición de 27 años de cárcel para los tres acusados y una indemnización conjunta de 300.000 euros a la familia Cordón. Vestidos de blanco La terrorista Pilar Llaquet levanta el puño durante la vista POOL