Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 5- -12- -2007 La Policía detiene a 21 sicarios chinos que asesinaban por encargo y 20.000 euros 11 REPRESENTACIÓN DEL PP Estuvieron presentes, entre otros, Rajoy, Acebes, Zaplana, Aguirre y Ruiz- Gallardón REPRESENTACIÓN DEL PSOE Entre los socialistas, acudieron a respaldar la concentración José Blanco, Jesús Caldera, Patxi López y Diego López Garrido ESCASA ASISTENCIA Sólo unos pocos miles de personas secundaron la movilización unitaria marcada por los abucheos entre los pro y los anti Zapatero FRACASO DE TODOS La poca fe de los partidos y la tensión previa disuadieron a la ciudadanía e hipotecaron el éxito del llamamiento la que en enero de este año organizaron los sindicatos tras el asesinato de Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio en la T- 4 de Barajas (como lo demuestra el hecho de que estuvo Pilar Bardem) con la única diferencia cualitativa de la asistencia del Partido Popular (todos a una) que sin embargo estuvo arropado (a diferencia de lo que sucede en las de la AVT) por su base social. Tampoco estuvo en la calle, de forma significativa, la del PSOE. Hubo más bien militancia dispuesta a aplacar con sus gritos las recriminaciones a los ausentes Zapatero y Rubalcaba. Con estos mimbres, los políticos se limitaron a intentar ofrecer su mejor perfil para una foto que difícilmente podía ser unitaria desde el momento en el que en el amplio estrado instalado para la ocasión sólo se subieron la delegación sindical (con Méndez y Fidalgo al frente) y algunos dirigentes de la patronal, en tanto que los representantes de los partidos optaban por quedarse abajo, entre la gente para manejar mejor a quién querían arrimarse y a quién no. Así, la imagen de la noche fue la de Rajoy junto a Pedro Zerolo, quien, tras haber sido increpado el día anterior en la concentración de Cibeles con insultos homófobos, se convirtió en el más aclamado Zerolo, amigo, estamos contigo sin asomo de réplicas inoportunas en esta ocasión. Al líder del Partido Popular, que llegó con algo de retraso guarecido por Alberto Ruiz- Gallardón, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana y Esperanza Aguirre, no lo esperaron para la lectura del comunicado, el mismo que se consensuó el sábado en las Cortes. La responsabilidad de ponerse ante el micrófono la asumió una voluntaria, una sindicalista de nombre Mónica, quien fue aplaudida por todos los asistentes (ahí sí hubo buen tono) y que preludió los dos minutos de silenció, en los que hubo también respeto impecable. Después, la gelidez de siempre. Los dirigentes del PP y los del PSOE, con José Blanco al frente, se marcharon calle arriba, por Alcalá, sin siquera mirarse, tras esta cita de circunstancias. Quizá el primer y último capítulo de una serie sin éxito de audiencia. Carteles en contra del Gobierno fueron portados por algunos manifestantes FRANCISCO SECO No bastó un comunicado para la derrota de ETA B. T. MADRID. En la concentración de ayer se leyó el mismo comunicado que consensuaron los grupos parlamentarios el sábado a las pocas horas del atentado etarra contra Raúl Centeno y Fernando Trapero, un texto en el que se asume la filosofía de derrota de ETA defendida por el Partido Popular a lo largo de toda la legislatura. Así, recoge que las organizaciones firmantes condenan y rechazan con toda su fuerza este nuevo crimen del terrorismo. ETA nunca conseguirá doblegar a la democracia. Lo único que pueden esperar los terroristas es que ABC. es Texto íntegro del comunicado leído en la concentración contra ETA en abc. es la acción de la Justicia les haga pagar por sus crímenes. Apoyamos y respaldamos a todas las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y todos los componentes de la Administración de Justicia en la lucha contra el terrorismo Más adelante se dice, en otro pasaje inequívoco, que al terrorismo sólo se le puede combatir y derrotar con la unidad de los demócratas y con la fuerza del Estado de Derecho Un contenido, en definitiva, capaz de suscitar un aluvión de adhesiones a la concentración de ayer y que, sin embargo, no se reflejó en una asistencia masiva. Un día y una hora mal escogidos, con el aderezo de la esgrima política de los días previos, en los que PSOE y PP renunciaron a activar mecanismos de movilización de los ciudadanos, han llevado a este desenlace.