Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 s 12 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 83 Miguel Prieto, crónica de un exilio Una exposición en Ciudad Real rescata, tras 51 años de olvido, a un artista total (pintor, ilustrador, figurinista, escenógrafo, tipógrafo, muralista... que se exilió a Francia y México, donde murió a los 48 años. La muestra reúne alrededor de 400 obras TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO CIUDAD REAL. La memoria no es sólo- -por tomar las palabras de un poemario de Miguel Hernández- el rayo que no cesa la lucha contra el olvido que, en estas fechas, se plasma en la recuperación de un artista español de entre los muchos que, a consecuencia de la guerra civil, tuvieron que asirse a un obligado y urgente exilio. Algunos conservan el lugar merecido en la cultura que contribuyeron a enriquecer. No ha sido el caso de Miguel Prieto, al que ahora una exposición, organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales y la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, restituye al sitio que le corresponde. Miguel Prieto 1907- 1956. La armonía y la furia -título tomado de un poema que Pablo Neruda le dedicó en la Navidad de 1940 y que podrá verse por vez primera en esta ocasión- -ofrece al visitante alrededor de cuatrocientas obras en las diversas facetas de un artista total: pintor, ilustrador, figurinista, escenógrafo, tipógrafo, muralista. La muestra, comisariada por Juana María Perujo, nuera de Prieto; Jaime Brihuega y Juan Manuel Bonet, podrá admirarse hasta el 17 de febrero de 2008 en el Antiguo Convento de la Merced de Ciudad Real. Posteriormente, a lo largo del año, viajará a Toledo, Madrid y Valencia. Brihuega considera que la obra de Prieto- personalidad bifronte -refleja quizá más que ninguna otra el sentimiento del transterrado De la neblina amorfa de un tiempo oscuro se rescata ahora a un artista español para reincorporarlo a la cultura a la que pertenece. Por eso, esta crónica no sólo puede narrar la historia de un creador sino también, inevitablemente, la crónica del exilio de los que, como dice- -tan emocionado- -Ángel Prieto, hijo del artista, lucharon por una España libre y democrática. Entiende que la exposición es más un regalo para el pueblo español que para la memoria de su padre. Para una España que su familia tuvo que abandonar en 1939 con rumbo primero a Francia y luego a México. En su capital murió el artista a los 48 años, poco tiempo para una obra tan amplia y, según su hijo, muy española y conmovedora Conmovidos hasta el límite que el ser humano reserva en lo más hondo estaban sus hijos Ángel y Miguel. Están construyendo al padre decía un buen observador como Brihuega. De hecho, Miguel le confiaba a ABC: No digiero todavía lo que estoy viviendo. Piense que en México yo pasaba con un plato de comida ante los cuadros. Habitaba dentro de una tormenta creativa El artista manchego vivió la lejanía de España, según sus descendientes, con gran dolor. Que se le recupere tras 51 años de olvido no significa para su hijo Miguel algo justo ni injusto. Las cosas pasan afirma con elegancia de espíritu. Evoca la batalla de su madre- -siempre se negó a vender obra de su marido en el afán de que, completa, regresara a su patria- y la de su hermano, que mantuvo el empeño. Con Miguel Prieto había una cuenta pendiente que se empezó a saldar con un viaje a México de Brihuega y Bonet, donde les esperaba la familia Prieto. Teníamos ese hueco en la estantería de la reconstrucción histórica de la Edad de Plata. Fue un artista que, al margen de su activismo político, no olvidó la modernidad. En México rememoró experiencias estéticas que no tuvo en España También en México, según Bonet, tuvo conciencia de que la tipografía era un arte en sí. En ésta, radica la armonía; en la pintura, la furia José García- Velasco, presidente de la SECC, explica lo tardío de la llegada a España de la obra de Prieto, primero en el hecho del exilio y segundo, en la enorme riqueza de una etapa de la que aún hay que recuperar nombres. Prieto ha entrado ya, en opinión de Bonet, en el mapa de nuestra memoria, que seguimos completando. Nacido en Almodóvar del Campo (Ciudad Real) el artista ofreció su talento a la causa republicana, como hicieron Lorca, Hernández, Prados, Alberti... En 1937 participó en el Pabellón Español de la Exposición Universal de París de 1937, que estuvo presidido por el Guernica de Picasso. Hubo obras de Alberto Sánchez, Lejos de España Espigadoras participó en el Pabellón Español de la Exposición Universal de París de 1937 Joan Miró y Josep Renau, entre otros. De lo que allí se vio de Prieto pueden admirarse cuadros como Composición alegórica de los desastres de la guerra o Espigadoras Óleos, grabados, dibujos, bocetos, manuscritos, cartas, revistas y periódicos se exhiben en dos apartados: Miguel Prieto en España. 1907- 1939 y Miguel Prieto en México. 1939- 1956 La esfinge mestiza de Juan Rejano. Hizo incursiones en el mundo del teatro, la ópera y la danza. También se interesó por el mundo del guiñol, primero en el Octubre de Alberti y después, en el suyo propio, La Tarumba Pero dar una idea exacta de la jornada en la que se inauguró la muestra que nos devolvía a un español, obliga a mencionar la presencia de familiares de otros exiliados o represalia- ABC Colaboraciones gráficas Al variado quehacer pictórico del creador- -paisajes, retratos, bodegones... se añaden sus colaboraciones gráficas en revistas como El mono azul o como maquetista. La muestra también ofrece una interesante recopilación de los libros que ilustró como el Canto General de Neruda; La Celestina de Fernando de Rojas, o La armonía y la furia título de la muestra, se toma de un poema que Neruda le dedicó en 1940 dos al término de la guerra civil. Casos de Alcaén Sánchez, hijo de Alberto Sánchez; Lucía Izquierdo, nuera de Miguel Hernández- más allá del dolor hay una cierta alegría al comprobar que todo no fue en vano y Jordi Ballester, sobrino de Josep Renau (Elena Aub, hija del escritor, finalmente no pudo asistir) Ángel Prieto se niega a hablar de algo similar a la revancha ante el hecho de que su padre regrese a su patria: Debemos verlo en forma positiva porque el pueblo español puede conocer su obra y entender su vida. Él estaría satisfecho porque España es ya una democracia Más información en: http: www. secc. es