Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 4 s 12 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 CLÁSICA En torno a Scarlatti Obras de D. Scarlatti, E. Halffter, J. L. Turina, Á. Oliver, J. Fernández Guerra (estreno) y M. Bustamante (estreno) Intérpretes: T. Gómez, M. Granados, T. Millán, M. A. Rodríguez, S. Stefanovic y M. Todorova. Lugar: Residencia de Estudiantes, Madrid Exilio para cuatro niños actores afganos El temor a que los menores, protagonistas del filme Cometas en el cielo sufran represalias por la dureza de algunas escenas y el tratamiento de cuestiones culturales ha llevado a los estudios a sacarlos de Kabul y trasladarlos a Emiratos Árabes ABC MADRID. Cuatro de los niños afganos que participaron en la película Cometas en el cielo The Kite Runner de Marc Forster, han sido trasladados desde Kabul a los Emiratos Árabes por temor a que sufrieran represalias en su país. La película cuenta la historia de amistad entre dos niños, uno de familia adinerada y otro hijo de un sirviente, y la repercusión que tienen en sus vidas los acontecimientos sucedidos en su país, Afganistán. La película, basada en un exitoso libro publicado en 2003 por Khaled Hosseini, tiene escenas de gran dureza, como la violación del niño sirviente a cargo de un gruo de jóvenes, en presencia de su amigo, que decide no hacer nada. Los productores de la cinta, rodada por los estudios Paramount Pictures, estaban preocupados ante la posiblidad de que escenas como la anterior, así como el tratamiento que la película tiene de distintas cuestiones étnicas y culturales, causara problemas a los niños, y decidió iniciar los trámites para sacar a los niños del país. Tras varios meses de negociaciones diplomáticas, según contaba ayer The New York Times, la productora ha logrado su objetivo y ha llevado a los niños- -cada uno acompañado por un familiar- -fuera de Afganistán. No tengo palabras para explicar el alivio que sentimos cuando los niños aterrizaron a salvo en los Emiratos Árabes dijo ayer una ejecutiva de la Paramount, que decidió incluso posponer el estreno de la película hasta que los niños hubieran ya dejado su país. Finalmente, Cometas en el cielo se estrenará el próximo 14 de diciembre. A España llegará el próximo mes de febrero. Entre los niños exiliados figuran los dos protagonistas de la película, Zekiria Ebrahimi (de 11 años, que interpreta a Amir) y Ahmad Khan Mahmoodzada (de 13 años, que encarna a Hassan) Ninguno de los dos tenía experiencia artística ninguna, y fueron elegidos por la directora de casting de la película, Kate Dowd, que buscó en colegios, orfanatos y parques de Kabul a los niños que pudieran encarnar a los protagonistas del filme, tal y como quería su director, Marc Forster. Éste dice de Zekiria Ebrahami, descubierto en el Liceo francés de Kabul, que cuando le ví por primera vez era un chico muy tímido que apenas hablaba. Pero había algo en él que me llamó la atención, un aura de tristeza. Su padre murió antes de que naciera y su madre le abandonó. Esa extraña tristeza me hizo comprender que podría interpretar a Amir, un niño huérfano de madre convencido de que su padre no le quiere Del otro niño protagonista, Ahmad Khan Mahmoodzaday, que llegó a la película a través de la Organización de Ayuda Agfana, dice que es un luchador nato; está lleno de energía, de vitalidad, da la impresión de no tener miedo a nada Si la salida del país para velar por su seguridad ha llevado varios meses de negociaciones, tampoco fue fácil lograr los permisos necesarios para que los niños pudieran salir de Afganistán para incorporarse al rodaje, que se llevó a cabo, entre otros lugares, en China. Nos costó tres meses conseguir los pasaportes- -explica uno de los productores- no tenían certificado de nacimiento ni carnés, pero finalmente lo conseguimos TEATRO Por los pelos Autor: Paul Pörtner. Versión: Luis Colomina. Dirección: Esteve Ferrer. Escenografía: Ana Tussell. Vestuario: Paco Casado y José Juan Rodríguez. Iluminación: Juanjo Llorens. Intérpretes: Loles León, Alex O Dogherty, Roberto Correcher, Mauro Muñiz, Norma Ruiz y Alfonso Montón. Lugar: Teatro Príncipe- Gran Vía. Madrid Nuevos contextos ALBERTO GONZÁLEZ LAPUENTE La actual Residencia de Estudiantes ofrece un aspecto funcional. La rehabilitación de hace pocos años transformó el edificio en algo práctico, un espacio nuevo. Se comprueba al visitar su salón de actos. Ha ganado en utilidad y amplitud pero ha perdido ambiente. Algo hay de contradictorio en este lugar que se relaciona con el pasado pero que apenas lo recuerda si no fuera porque los visitantes tienen presente que allí se protege la memoria artística y cultural de la Edad de Plata. Entretiene pensar que entre sus paredes sonaron músicas fundamentales como las de Scarlatti, inspirador del neoclasicismo que alegró la creación española en los alrededores de 1930. Hoy, el compositor ha vuelto a la Residencia a los 250 años de su muerte para demostrar que sigue teniendo a su favor el don de la reencarnación. Sus sonatas para teclado son capaces de generar estilos y promover nuevas obras. Lo hicieron en 1985, a los 200 años, cuando Ernesto Halffter, Ángel Oliver y otros compositores las tomaron como fuente de inspiración. Le sirvieron luego a José Luis Turina y las han usado ahora Jorge Fernández Guerra y Miguel Bustamante. En un caso, apostando por el riesgo intelectual, en el otro afirmándose en la intuición de una buena escuela. Beyond Scarlatti de Fernández Guerra piensa en un Scarlatti actual, capaz de manejarse ante un trío de cuerda. Funciona la ilusión de lo intacto pues, básicamente, a las voces originales se añade una tercera, de manera que todo se mueve en el juego de lo posible y en la impresión de lo aparente. Lo mejor es que trascendiendo cualquier punto de intervención se logra algo nuevo. En realidad, algo personal, como lo pueda ser el Scarlattiano de Bustamante, para flauta y trío de cuerda, donde el motivo de inspiración se susbsume al propio lenguaje y a una obra que fluye con ágil retórica. Las dos se han estrenado en la Residencia junto a otras obras de aquellos autores. Gran homenaje afín al siempre inteligente y scarlattiano juego artificioso del arte Corte a medida JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Una peluquería unisex, unos clientes, un crimen... y el público. Estos son los ingredientes de una comedia policíaca interactiva que el psicólogo y escritor alemán Paul Pörtner concibió en 1963 como ensayo clínico escenificado para evaluar las reacciones de sus pacientes y registrar la diversidad de percepciones que podía provocar una misma situación en diferentes personas. En 1978, Bruce Jordan olfateó las posibilidades escénicas del texto y, en colaboración con Marilyn Abrams, estrenó una adaptación en Nueva York con el título de Shear Madness así surgió una obra muy divertida que se ha paseado con éxito por multitud de escenarios de todo el mundo durante las últimas tres décadas. Una permanencia justificada por la versatilidad de una estructura sencilla que puede ajustarse y cortarse a medida de todos los públicos. La versión que se representa en el Príncipe- Gran Vía ha sido aliñada por Luis Colomina con numerosos guiños, referencias y chistes sobre la actualidad española encapsulados en el devenir de la trama, cuyo final- -quién es el asesino- -deciden por votación los espectadores, por lo que puede ser diferente en cada función. El resultado: un espectáculo dinámico que el público, cómplice y partícipe, llena con sus carcajadas. Hábilmente, la dirección de Esteve Ferrer deja márgenes para la necesaria improvisación y marca las pautas imprescindibles para que la representación transcurra con fluidez, a veces en un tono de proximidad que evoca la atmósfera de la revista, ese veterano género picarón hoy desaparecido. El trabajo de los actores, atentos tanto al transcurrir de la acción como a la respiración del público, es primordial en ese aspecto, y ahí está, cortando y marcando, una impagable Loles León con más tablas que el arca de Noé, que ajusta sus frases con precisión de relojero y responde a bote pronto a las preguntas del respetable con intención y gracia repajolera, en estupenda sintonía con Alex O Dogherty, Roberto Correcher y el resto de los personajes de esta comedia ligera y alocada. Más información sobre la película: http: www. kiterunnermovie. com REUTERS Pena de prisión para un negacionista La Justicia austríaca confirmó ayer la pena de prisión para el escitor Gerd Honsik, de 67 años, por haber negado el Holocausto nazi en varios trabajos publicados entre 1986 y 1989. Honsik, que había sido condenado en 1992, se había refugiado en España, de donde fue extraditado a Austria el pasado mes de octubre.