Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MARTES 4 s 12 s 2007 ABC Indultada la maestra inglesa que puso a un peluche el nombre de Mahoma E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Esta mañana está prevista la llegada a Inglaterra de Gillian Gibbons, la maestra de 54 años que la pasada semana fue condenada en Sudán a quince días de prisión por haber permitido que en su clase de primaria los niños pusieran en una votación el nombre de Mahoma a un osito de peluche, lo que fue calificado por el tribunal sudanés de insulto a la religión. Las gestiones diplomáticas y el viaje a Jartum de dos miembros musulmanes de la Cámara de los Lores, lord Ahmed y baronesa Warsi, llevaron a que finalmente el presidente de Sudán, Omar Al Bashir, decretara ayer el indulto de la maestra. Ésta pidió en un comunicado disculpas por el hecho de haber molestado a creyentes islámicos. Tengo gran respeto por la religión islámica y conscientemente no ofendería a nadie, lo siento si he causado perturbación indicó Gibbons justo antes de su liberación. Ésta ha sido a precio de abandonar el país y dejar la escuela a la que se había incorporado en septiembre, después de una larga carrera docente en Inglaterra. Estoy ansiosa de ver a mi familia y amigos- -manifestó- pero estoy muy apenada de no poder volver a Sudán y trabajar en la Unity High School Gibbons abandonó a última hora de ayer Sudán, donde estuvo detenida ocho días tras su apresamiento el pasado domingo, mientras una cuarentena de personas se manifestaba frente a la Embajada británica en contra del indulto. Fue trasladada a Dubai y allí cogió un avión con destino al Reino Unido. Ségolène ajusta cuentas Ségolène Royal, candidata derrotada a la elección presidencial, publica un libro: Ma plus belle histoire, c est vous (Mi más bella historia, sois vosotros) un ajuste de cuentas, una confesión con escenas de adulterios no solo políticos POR JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL El título de esa obra de marketing político está tomado a una canción de Barbara. Y la histoire y el vous francés tienen una calculada ambigüedad erótica: la historia puede ser una callada o pública historia de amor. Y el vous oscila entre el usted y el vosotros con el que la candidata Ségolène enardecía a su público: ¡Amádme! ¡Os amo! ¡Amaos los unos a los otros. Ségolène escenifica con delicioso candor su público amor correspondido con 17 millones de electores, enviándoles besos, colectivas caricias verbales. Cuando su ex compañero y padre de sus hijos la traicionaba con una modesta presentadora de tv muy minoritaria, Ségolène, de inmaculado blanco Chanel, gritaba a su público: ¡Os amo! ¡Amadme! A la hora de recordar aquellos meses de enero a mayo pasados, Ségolène es mucho más feroz con sus amigos socialistas: Fueron los dirigentes de mi propio partido los que comenzaron a instruir el proceso de mi incompetencia y mi ilegitimidad En primera línea de su tiro al blanco contra la cabeza de la elite socialista, Ségolène recuerda con ferocidad felina a Dominique Strauss- Kahn, presidente del Fondo Monetario Internacional, y Laurent Fabius, ex primer ministro. Cuando Ségolène entraba en éxtasis místico y carnal con su público que tanto la amaba, la candidata socialista recuerda a Strauss- Kahn mirando infiel a los cielos, desde donde caía el granizo de las frases sibilinas. Acompañada ella de una maquilladora que le rehacía las cejas, los labios, el cutis, el pelo, perfumándola, antes de salir del coche para ser inmortalizada por las cámaras de la infame turba reporteril, Ségolène recuerda con precisión los modales de petimetre ofendido de Laurent Fabius, culpable de indiferencia. Ella, en el escenario, presta al sacrificio de Juana de Arco capaz de arder en pública hoguera en defensa de las ideas socialistas, y Fabius, a sus pies, indiferente, limpiándose sus impecables zapatos (Church, por supuesto, a 1.500 euros el par) El resto de la burocracia socialista es linchada a paso de carga verbal: Cuando estuve cogida en la pinza de la derecha y la gente de mi partido, haciendo el proceso de mi incompetencia, comprendí que tenía unos amigos inquietantes No sin cierta ingenuidad, olvidando las incontables escenas de asesinatos a la navaja verbal, entre amigos en la historia de la V República, Ségolène hace esta confesión: Es la primera vez que los ajustes de cuentas en la cúspide de una formación política tienen tal violencia en una elección presidencial de esta importancia Ségolène olvida a Chirac alanceando a Giscard en 1981. Y a François Bayrou, centrista, intentando apuñalar en público a Sarkozy, la primavera pasada. La dirigente socialista confía en tener la unidad del partido y un compañero sentimental fiable Infidelidades varias Moratinos, con la delegación del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, ayer en Madrid EFE Bonino dice que Kosovo no se atreverá a declarar la independencia el lunes MANUEL ERICE MADRID. La ministra para las Políticas Europeas y Comercio Exterior de Italia, Emma Bonino, aseguró ayer que pese a sus amenazas y aunque persista la falta de acuerdo, Kosovo no se atreverá a declarar su independencia de forma unilateral el 10 de diciembre, día en que concluye el plazo para que serbios y albanokosovares busquen una salida pactada al contencioso. En la presentación a los medios en España del nuevo Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, una iniciativa para la investigación y la acción de la que forman parte la ex comisaria y 50 líderes europeos y que copresiden, Maarti Ahtisaari, Joschka Fischer y Mabel van Oranje, Bonino citó a Kosovo como la gran cuestión en la que Europa debe hallar una postura común. El nuevo Consejo tiene entre sus principios contribuir a que Europa haga valer su peso en el mundo con una política exterior propia y sólida. El European Council on Foreign Relations, del que forma parte el presidente de FRIDE, Diego Hidalgo. dice en su último informe- -de Mark Leonard y Nicu Popescu- -que la UE se está debilitando ante Rusia por su división interna Poco importa. Ségolène cabalga de nuevo, rumbo a las presidenciales del 2007. Mujer de temperamento, no duda en evocar con crueldad penosas escenas de adulterio político. Cuando no estaba claro quien podría derrotar a Sarkozy, la pareja Ségolène- Bayrou decidió encontrarse a solas en el apartamento parisino del líder centrista. Ségolène ya sabía que François Hollande, el padre de sus hijos, se había fugado con otra. Y de Bayrou se contaban infidelidades de distinta naturaleza. Mujer brava, Ségolène se desplaza, sola, hasta la puerta del domicilio de Bayrou, pidiéndole que le abra la puerta, con adúlteras intenciones políticas. Y Bayrou le dice al teléfono: No subas, no subas. Que nos pueden ver Más allá de la infidelidad y el adulterio político, Ségolène también hace en su libro una confesión de imprevisible alcance erótico, sentimental, escrita por una madera de familia, separada recientemente. La señora ya se ve al final de una larga carrera, a las puertas del Elíseo, en un mitin sin duda histórico. Y hace esta confesión: SÍ. Podemos ganar la próxima vez. Tendré que contar con todo el partido. Tendré que contar el apoyo de un compañero sentimental al fondo, apoyando a la candidata