Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA ETA VUELVE AL TIRO EN LA NUCA ATENTADO EN EL SUR DE FRANCIA MARTES 4 s 12 s 2007 ABC Al otro lado de la frontera La Fiscalía pide Patrullas conjuntas y comisarías mixtas, persecución en caliente y operativos mixtos. Estas son las modalidades de acción de las Fuerzas de Seguridad en Francia. Lo más eficaz, sin embargo, es la buena sintonía entre los que trabajan sobre el terreno P. M. MADRID. En 1998, con Jaime Mayor Oreja ocupando la cartera de Interior, se ponían los cimientos para abordar de una vez una de las principales carencias que tenía la lucha antiterrorista: la investigación en Francia, auténtica guarida de los pistoleros y de la dirección etarra. Sin embargo, el principio de acuerdo al que se llegó con el Gobierno francés, entonces socialista, para crear las patrullas mixtas entre nuestras Fuerzas de Seguridad y las galas, no se desarrolló hasta cuatro años después, en agosto de 2002, mediante un acuerdo entre el entoces ministro del Interior galo y hoy presidente de la República, Nicolas Sarkozy, y su homólogo español, Ángel Acebes. Fue en la cumbre celebrada en Málaga donde ambos ministros anunciaron la puesta en funcionamiento en octubre de ese año de las primeras patrullas mixtas y la apertura de dos comisarías conjuntas, número que en la actualidad asciende a cuatro. Por primera vez se daba cobertura legal a una actividad que antes se tenía que realizar de forma secreta y que en alguna ocasión había provocado conflictos diplomáticos entre ambos gobiernos. Los equipos conjuntos de investigación, que siempre van dirigidos hacia un objetivo concreto, están perfectamente regulados en cuanto a su composición y su dependencia orgánica y funcional. Hay un jefe del equipo que informa a la autoridad judicial que dirige las pesquisas. Igualmente está bien diseñado el funcionamiento de las comisarías conjuntas. Por lo general, y salvo autorización expresa, los policías y guardias civiles que trabajan en Francia tienen que ir desarmados, como adelantó ABC el domingo. No se trata de un caso particular, sino que ocurre con cualquier otro país, incluso con otros igualmente amigos con los que también existen esos equipos conjuntos de investigación. La cooperación con Francia ha mejorado notablemente a lo largo de estos años y hay otra modalidad de colaboración entre las Fuerzas de Seguridad españolas y las de Francia. Se trata de operaciones que diseñan responsables de Cuerpos policiales de ambos países y en las que se reparten los trabajos. Si se tienen informaciones de que hay movimientos de etarras en una determinada zona, las tareas de vigilancia se reparten y luego se ponen en común los resultados señalan expertos en la lucha antiterrorista consultados por ABC. Es común, en operaciones de las de tirar la caña -en el argot, vigilancias preventivas en zonas calientes para intentar obtener algún dato de interés- que unos vigilen los nudos de comunicaciones y las carreteras y otros se centren en estaciones de tren y autobús y centros comerciales Ese era precisamente el tipo de operación en el que participaban los guardias civiles tiroteados, cuyo trabajo era anotar las matrículas de los vehículos que les resultaran sospechosos de acuerdo con los criterios que se les había dado previamente. Para que los agentes puedan entrar en Francia armados sin pedir el correspondiente permiso especial se debe dar el supuesto de una persecución en caliente o lo que es lo mismo, que el equipo policial implicado esté persiguiendo a un delincuente y cruce la frontera. En ese caso, los investigadores deben comunicar su presencia a las autoridades del país afectado en el menor tiempo posible. Pero la eficacia de la colaboración recae, en buena medida, en las relaciones personales entre unos agentes y otros, pues son ellos, más allá de cualquier papel, los que trabajan sobre el terreno, donde se establecen complicidades. prisión para 27 de los 28 condenados del caso Ekin Si no van a la cárcel, pueden acercarse a ETA y prestar apoyo terrorista o criminal J. A. MADRID. El fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, pidió ayer prisión para 27 de los 28 detenidos desde el pasado viernes y que han sido condenados por delitos de integración o colaboración con organización terrorista por su relación con el conocido como caso Ekin informaron fuentes fiscales a Ep. El primer grupo de 28 detenidos, de un total de 42, compareció ayer por la tarde ante la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional, que se encargó de juzgarles, dado que hoy finalizaba el plazo fijado para las detenciones. El resto de arrestados, 14, comparecerán hoy ante el tribunal, presidido por la juez Ángela Murillo. Otras cuatro personas aún no han sido detenidas por las Fuerzas de Seguridad. Para Francisco Javier Otero, condenado a cuatro años de prisión por un delito de insolvencia punible, el Ministerio Público ha pedido que quede en libertad tras imponerle una fianza, comparecencias periódicas y la retirada de su pasaporte con objeto de que no abandone el territorio español. El fiscal considera que los detenidos, que se encontraban hasta el momento en libertad condicional, deben pasar a una situación de prisión provisional a la espera de que se dicte sentencia en los próximos días y hasta que ésta sea firme. Zaragoza defendió que el alto riesgo de fuga y la posibilidad de reiteración delictiva por parte de los procesados justifican el encarcelamiento de los condenados. Recordó que los procesados pertenecen a organizaciones del entorno de la banda terrorista ETA, que ha regresado a la actividad criminal. Este hecho provoca la posibilidad de que si los condenados se encontraran en libertad pudieran emprender un acercamiento a la banda y realizar incluso actividades de apoyo terrorista o de tipo criminal, pasando a la clandestinidad. La petición, precisaron las citadas fuentes, no persigue un fin de anticipación de la pena o con fines punitivos. El primer acusado en acceder a la sala de vistas de la Sección Tercera fue el abogado Txema Matanzas. El resto de condenados trasladados a la Audiencia Nacional fueron conducidos al tribunal en grupos de cinco o seis, en función de su pertenencia a Ekin, Kas o Xaki. Durante la vistilla, las defensas de los condenados solicitaron que se mantuviera la libertad condicional porque la sentencia aún no se ha dictado. Persecución en caliente Fue en agosto de 2002 cuando los entonces ministros de Interior español y francés, Ángel Acebes y Nicolas Sarkozy, pusieron en marcha las patrullas conjuntas y las comisarías mixtas