Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC ETA VUELVE AL TIRO EN LA NUCA ATENTADO EN EL SUR DE FRANCIA MARTES 4- -12- -2007 ESPAÑA 15 Al parecer, ayer dos de los terroristas buscados intentaron robar otro coche cerca de Burdeos La Policía ya tiene muy avanzado el trabajo de identificación de los pistoleros el asiento del copiloto y forcejear con él, frustró los planes de los pistoleros. Entonces, tras encañonar al propietario, optaron por huir en otro coche que habían robado anteriormente pero, que, al parecer, querían cambiar. La Policía trata de averiguar si en las inmediaciones aguardaba el tercer etarra o, si por el contrario, el grupo se ha separado tras la salvajada del sábado. Ello avalaría, en este sentido, la hipótesis de que los terroristas mantenían el sábado una cita. Probablemente el encuentro sería entre un cabecillas del aparato militar y los dos integrantes de un comando listo para entrar en España. La Policía francesa tiene Avanzan las investigaciones muy avanzados los trabajos de identificación de los etarras en base a las muestras de ADN recogidas en la mesa que ocuparon en la cafetería, así como en su vehículo y en el utilizado por los agentes. Además, ha mostrado las fotos de los terroristas más buscados al personal y los clientes que en el momento del crimen se encontraban en el establecimiento o en el aparcamiento, así como a la mujer que fue retenida. Al parecer, los testigos no han podido identificar al cien por cien a los etarras en base a estas fotografías. Cabe señalar que los pistoleros cambian a menudo su aspecto físico. Para compensar estos discretos resultados, los agentes galos han confeccionado retratos robots de los asesinos, que ahora contrastan con esas fotos. Asimismo, gracias a algunas pistas encontradas en el vehículo en el que huyeron tras el atentado, la Policía busca en la región un piso utilizado por cabecillas del aparato militar Su registro aportaría importantes datos, ya que ETA se habría visto obligada a abandonarlo precipitadamente. Me dijo que era policía y me pidió las llaves del coche Los tres etarras hablaron en español a la mujer a la que tomaron como rehén en su huida tras el salvaje asesinato J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Me dijo que era policía y me pidió las llaves del coch. Cuando se las di, me metieron en la parte trasera de mi ranchera, como un paquete. Cuando los oí hablar español comprendí que eran de ETA. La mujer estaba sentada en el sitio de mi bebé. Le dije que tenía un marido y dos hijos, que, para mí, eran lo más importante del mundo... Fanny Tilhet, secuestrada durante dos horas por los etarras que asesinaron al guardia civil Raúl Centeno e hirieron mortalmente a otro, Fernando Trapero, el domingo, en Capbreton, ha contado al diario Sud Ouest (Burdeos) la tensa historia de las dos horas más angustiosas de su vida. Cuando me metieron en el maletero de mi coche- -continúa Tilhet- -los oía malamente. Pero los oía. Hablaban poco. Estaban nerviosos. En los primeros momentos sentí que sufría un ataque de pánico. Pero conseguí controlar los nervios. Y eso me salvó. Y comencé a hablarle a la mujer. Al principio no me hablaba. Luego terminó diciendo: Calma, calma Fanny Tilhet salía del peluquero cuando fue asaltada por dos hombres y una mujer, en Haut- Mauco y sería abandonada, atada a un árbol, dos horas más tarde, en un bosque de Saucats. Pero sólo tiene imágenes relativamente imprecisas del trayecto que pudieron hacer los secuestradores. Sólo pudo escuchar: Tenemos dos horas para escapar En el maletero y la parte trasera de su ranchera (Peugeot 307) cubierta y atada su cabeza con la capucha de su impermeable, Tilhet solo recuerda imágenes sueltas. Pudo ver pinos. Y algunas direcciones locales. Su automóvil, conducido por un etarra, sin atarse el cinturón corría a gran velocidad por pequeñas carreteras poco transitadas, hasta llegar a un bosque, donde los terroristas la obligaron a descender y caminar unos 150 metros. Le metieron un trapo en la boca. Le ataron ligeramente la cabeza, los pies y las manos a un árbol, anunciándole: No te morirás. Alguien terminará descubriéndote Los etarras la abandonaron llevándose su coche. Y ella consiguió liberarse de las ataduras, tras un forcejeo que duró una veintena de minutos. Salió corriendo. Encontró una carretera. Intentó parar algún coche. En vano. Dos coches la esquivaron sin detenerse. Un tercer coche se detuvo. Y una pareja de prejubilados la condujo a la gendarmería de Léognan. Estaban muy cerca del pueblo. Esta noche se lo contarás a tus hijos le había dicho la terrorista. ABC. es Más información del atentado e imágenes en abc. es