Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA ETA VUELVE AL TIRO EN LA NUCA ATENTADO EN EL SUR DE FRANCIA MARTES 4 s 12 s 2007 ABC Los etarras registraron el coche de los guardias para confirmar que eran agentes Las víctimas estaban sentadas y encañonadas en el interior del vehículo cuando recibieron al menos tres disparos D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. El hecho de que uno de los terroristas entrara en el vehículo de Raúl Centeno y Fernando Trapero para cerciorarse de que se trataba de agentes españoles avala aún más la hipótesis de que fue un atentado decidido sobre la marcha y no planificado con antelación, según subrayan fuentes de la lucha antiterrorista. La Policía francesa busca ahora en la región de Las Landas un piso que habría sido utilizado por individuos del entorno de Txeroki y cuyo registro podría apoportar importantes pistas relacionadas con el aparato militar de ETA, aunque la banda criminal lo haya considerado ya quemado Poco a poco, la Policía gala perfila la reconstrucción de los hechos. Una labor que se ha visto dificultada por las contradicciones en las que han incurrido algunos testigos, algo normal en situaciones límites como un asesinato. Sin embargo, se mantiene la principal incógnita: ¿Qllevó a los criminales a sospechar de los dos agentes? La versión más fidedigna a partir del relato de los testigos confirma que los guardias civiles Raúl Centeno y Fernando Trapero acudieron a la cafetería y se sentaron en una mesa contigua a la que ocupaban los tres etarras, que habían llegado antes. Algo les debió de llamar la atención a los terroristas que les hizo sospechar que se encontraban junto a dos policías españoles. Las fuentes consultadas por ABC se inclinan por la hipótesis de que podrían estar controlados de antes, al haber sido detectados por los etarras en algún servicio anterior, ya que los guardias civiles se dedicaban desde hacía algún tiempo a recabar datos sobre movimientos de pistoleros en la región. De acuerdo, pues, con los testigos, a las nueve y media de la mañana, después de desayunar, Raúl Centeno y Fernando Trapero abandonaron el establecimiento y se dirigieron a su vehículo, un Peugeot 405 con placas de matrícula facilitadas por el Ministerio del Interior francés. Los etarras siguieron a los dos agentes y cuando éstos se introdujeron en el automóvil les encañonaron con sendas pistolas. Mientras uno de Momento en que es trasladado el turismo que los asesinos de Centeno intentaron robar ayer, a punta de pistola, cerca de Burdeos los etarras mostró una placa falsa de policía galo e increpaba en castellano a los agentes, el otro accedió a la parte trasera y comenzó a inspeccionarlo, con toda probabilidad, en busca de alguna pista que confirmara la sospecha de que se trataba de dos policías españoles. A continuación, les dispararon por la espalda y a bocajarro. Los casquillos, tres, se hallaron en el interior del vehículo, lo que alimenta la hipótesis de que alguno pudo hacerse desde el asiento trasero. Centeno, que se encontraba en el asiento del conductor, recibió dos impactos de bala, según los resultados de la autopsia: el primero de ellos, mortal de necesidad, le alcanzó en la cabeza, mientras que el segundo entró por el hombro, pasó por la nariz y la parte superior del cráneo antes de salir por la frente, y acabó hiriendo en la pierna a su compañero. Trapero recibió un disparo en la cabeza que lo dejó en estado de coma. Una vez perpetrado el atentado, los terroristas huyeron a bordo de un Peugeot 307, con el que recorrieron casi 90 kilómetros hasta Haut- Mauco, cerca de la capital de Las Landas, en una hora y diez minutos. En ese municipio secuestraron a la vecina Fanny Ti- EFE helt para apoderarse de su coche, otro Peugeot 307 aunque modelo break, con el que recorrieron otros 110 kilómetros por carreteras secundarias antes de dejar atada a la propietaria. En hacer ese trayecto tardaron dos horas y diez minutos, según el relato efectuado por la rehén, que fue abandonada atada a un árbol en un bosque, cerca de Burdeos. Tras perderse el rastro, los etarras, al menos dos de ellos- -un hombre y una mujer- reaparecieron ayer en su rocambolesca huida. Parece que intentan desplazarse en dirección norte. Así, al menos dos de los tres terroristas intentaron robar otro automóvil en el término municipal de Perigueux, cerca de Burdeos, aprovechando un descuido de su propietario, que se había dejado las llaves puestas. Uno de los etarras se llegó a introducir en el coche, pero la decisión y valentía del dueño, que llegó a tiempo para ocupar Reaparecen cerca de Burdeos Tres disparos La cúpula, satisfecha con el atentado aunque no lo ordenó MADRID. Expertos antiterroristas creen que la cúpula de ETA habrá recibido con euforia el atentado de Capbreton, y no como un acto de desobediencia cometido por tres de sus pistoleros por haber actuado en Francia. Las fuentes consultadas por ABC consideran que, efectivamente, para la banda supone un riesgo cometer atentados en Francia, ya que las autoridades de París se lo podrían tomar como un ataque directo a su seguridad interna. Pero sopesando este riesgo, también es cierto que para una banda terrorista, asesinar a quien te está vigilando en un servicio secreto constituye una victoria que da moral a los etarras, en un momento en el que casi todo les ha salido mal Y, por el contrario, los agentes antiterroristas acusan este tipo de golpes de los que, evidentemente, deben reponerse de inmediato. Estas fuentes están convencidas de que en el comunicado en el que ETA reivindique este atentado, aclarará que fue contra agentes españoles. Con motivo de la tregua en Cataluña, ya advirtió de que no incluía a las Fuerzas de Seguridad allí destinadas.