Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 CULTURAyESPECTÁCULOS LUNES 3 s 12 s 2007 ABC Los dos finales de Tancredi El Teatro Real presenta esta semana las dos versiones que Rossini realizó de esta ópera (una con final feliz y otra con desenlace trágico) con dos elencos, encabezados por Ewa Podles y Daniela Barcellona SUSANA GAVIÑA MADRID. Yo me quedo con la de Ferrara. Me gustan más los finales dramáticos, los que acaban con la muerte Así de tajante se muestra la mezzosoprano Ewa Podles, que a partir del próximo 7 de diciembre se vestirá de hombre para protagonizar en el Teatro Real una de las dos versiones de Tancredi la primera ópera seria de Rossini. Su contrincante, en la otra versión claro está y sobre el escenario, será Daniela Barcellona, que tras haber abordado en numerosas ocasiones la versión de Ferrara, ahora debuta, el día 5, en la de Venecia, la más complaciente. Me gusta porque el final es como una sorpresa. Es más brillante y recuerda a El barbero de Sevilla El público va a salir más contento reconoce la mezzo italiana. Podles contraataca y vuelve a defender su elección, que tuvo muy clara desde el comienzo del proyecto: Yo creo que en el final feliz de Venecia hay algo que no funciona Confrontar estas dos partituras es el próximo reto del Real, que continúa con su filosofía de comparar distintas lecturas sobre un mismo tema. En esta ocasión ha ido un poco más allá y se ha atrevido con la puesta en escena completa- -con escenografía, vestuario y repartos diferentes- -de las dos versiones que Gioachino Rossini compuso sobre el texto de Voltaire, Tancrède adaptado por Gaetano Rossi. En días sucesivos, se podrá escuchar el primer Tancredi conocida como la versión de Venecia por estrenarse allí el 6 de febrero de 1813; seguida por la versión de Ferrara- -más fiel al texto de Voltaire- que vio la luz a finales de marzo de ese mismo año. Hay que matizar que tampoco son las únicas. Al parecer también rondan por ahí una versión milanesa y otras variantes, adaptadas por Una historia de amor y malentendidos La acción de Tancredi sucede en Siracusa (Sicilia) en el año 1005. Argirio y Orbazzano olvidan viejos rencores para unirse en la lucha contra el sarraceno Solamir. Como gesto de buena voluntad Argirio le ofrece la mano de su hija Amenaide, que sueña con el regreso de su amado Tancredi, acusado de colaboracionista con el enemigo. Cuando regresa Tancredi éste piensa que Amenaide le ha sido infiel y marcha a la guerra de los sarracenos. En la versión veneciana: cae herido pero descubre el malentendido y vuelve con su amada; en la de Ferrara, también el mal herido Tancredi es informado de la fidelidad de Amenaide por Argirio pero muere en el campo de batalla. los teatros a los gustos de cada época. Sin embargo, la presentación ahora en Madrid se puede calificar de excepcional pues, según explica el director artístico del Real, Antonio Moral, la mayoría de los teatros siempre han optado por realizar un híbrido de ambas versiones, y no sé si alguien hasta ahora había realizado las dos según fueron concebidas Algo difícil si se tiene en cuenta que la segunda partitura autógrafa de Rossini permaneció perdida durante mucho tiempo, casi a raíz de su fracasado estreno en Ferrara. Realmente la segunda versión se la llevó la cantante protagonista que mantenía una relación con el conde Lechi, que fue quien le hizo el encargo a Rossini y, en consecuencia, se quedó con ella Uno de sus descendientes es el que hace unos años la dio a conocer a uno de los grandes estudiosos de la obra del Cisne de Pesaro, el director y musicólogo Alberto Zedda, lo que supuso su definitiva recuperación. Así recuerda el joven director de orquesta, Riccardo Frizza, gran conocedor de la obra y encargado de ponerse al frente de la Orquesta titular del Real durante doce funciones, las peripecias de esta segunda ver- Una partitura estuvo perdida Mariola Cantarero y José Manuel Zapata, en la versión de Ferrara de la ópera Tancredi sión, considerada más moderna, intensa y emotiva que su predecesora, que claudicó ante los convencionalismos musicales del momento. La de Ferrara es más madura, está más cercana a Verdi y a Donizetti, y al público de ahora le gusta más asgura Frizza. Los cambios en ambas óperas no afectan tan sólo al final, sino también a algunos duetos y recitativos que aparecen o desaparecen, o cambian de lugar a lo largo de los diferentes actos. Lo más interesante, y lo que hace genial a Rossini, es como cambia varias piezas sin cambiar la dramaturgia de la obra. Con 21 años ya tenía un gran sentido del teatro reconoce el director musical. El encargado de poner en pie, por partida doble, este Tancredi realizado en coproducción con el Liceo, el Maestranza y el Teatro Regio de Turín, es Yannis Kokkos, que debuta con este trabajo en España. El director griego reconoce que asumió el proyecto como un camino que se bifurca. En algunos casos tienes que elegir entre uno y JAVIER DEL REAL La convencional y la moderna Un gran sentido del teatro Podles: Yo me quedo con la de Ferrara. Me gustan más los finales dramáticos, los que acaban con la muerte otro, pero aquí podía hacer los dos Kokkos, también escenógrafo y figurinista, ha querido evocar un sueño medieval del siglo XVIII, con el fin de imprimir de melancolía una obra donde se combinan la inocencia con la violencia. En escena hay varios niveles- -matiza- las marionetas, el coro, los figurantes- -que son mimos- y los cantantes, que son los personajes de verdad El reparto lo completan, en los principales papeles, Bruce Sledge y Patricia Ciofi, en la versión de Venecia; y José Manuel Zapata y Mariola Cantarero, en la de Ferrara. Más información sobre las óperas: http: www. teatro- real. com