Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 3- -12- -2007 MADRID 51 trucción porque soy albañil. Tengo nueve hijos y todos muy buenos, con sus cosas, pero buenos y respetuosos explica el patriarca. Antonia, su mujer, asiente con la cabeza. A sus 55 años y después de haber parido esos nueve hijos, sigue mostrando un respeto absoluto por lo que dice su marido. Tarda en meter baza pero, al final, se anima: ¿Qué pasa, que los payos no discuten en su casa o en la calle? Pues yo les he visto, en los dos años que llevo aquí y en los cuarenta que me tiré en Virgen del Cortijo. Nos sienta muy mal que nos achaquen todos los robos y todo lo malo José, uno de los vecinos, también gitano, interviene en la charla. Yo creo que a los que quejan de nosotros les da envidia vernos en la calle, tan animados, y asando un cacho de carne que nos vamos a comer Lo dice y se queda tan ancho. ¡Anda si a todos nos diera por armar fogatas y hacer barbacoas en plena calle! exclama otra vecina- -esta es paya- -que viene de hacer la compra. Ella también es de la opinión de que las once familias gitanas que tienen como vecinos son problemáticos, aunque lo nieguen. A lo mejor es que no son conscientes de que están al Queremos policía o patrullas que vigilen el barrio Todavía no sabemos con exactitud cuántos vecinos somos pero son ya 14.000 las tarjetas sanitarias que se atienden en el ambulatorio. Y, con ello, reivindicamos más seguridad. Queremos una comisaría de Policía o, cuando menos, patrullas que vigilen el barrio han indicado fuentes de la Asociación de Vecinos de Sanchinarro, una entidad que, ahora mismo, está dando sus primeros pasos aunque ya están margen de la normalidad y la convivencia pero es que hacen lo que les da la gana Volvemos a hablar con Juan José, el patriarca. Mira, mira. No ves que hay mucha tranquilidad. Las mujeres están al sol, hablando. Los chicos van y vienen y las madres esperan que salgan sus hijos del colegio para ir a buscarlos. Ya tienen hecha su casa y su comida. ¿Qué hay de raro en todo eso? ¿Tú ves que aquí haya ja- constituidos como tales desde el pasado mes de mayo. Según las mismas fuentes, hay claros indicios de inseguridad. Robos en garajes y en algunos establecimientos como, por ejemplo, las farmacias. La comisaría más cercana está en Mar de Cristal La nueva asociación de vecinos de Sanchinarro también pide la ampliación de las líneas de la EMT hasta la calle de Arturo Soria para poder conectar con otros autobuses y con el Metro porque, ahora mismo, estamos prácticamente incomunicados que, con el tiempo, podremos comprar el piso. Aquí nadie mete al burro en casa, como se ha dicho de nosotros. Eso pasaba, si pasaba, hace treinta o cuarenta años. Soy gitano, pero honrado. Y se que hay algún payo de mi bloque que lleva años sin pagar la comunidad. Yo no. Los míos, tampoco Mientras hablamos con esta familia observamos que los camiones municipales de recogida de basuras pasan por la ca- lle Pintor Lucio Muñoz a gran velocidad. Ya están. ¿Lo veis? Es que no respetan nada. Un día vamos a tener un disgusto. Llevamos tiempo pidiendo que pongan badenes porque, además, el parque infantil está junto a la carretera. Nada, ni caso. Un día nos hartamos y cortamos la autopista se queja Juan José. No sabemos si lo dice por cortar la M- 30 o la M- 40, que las dos les quedan cerca. A estas alturas, queda claro que ellos, los gitanos, no son los culpables de los problemas que hay en Sanchinarro. Los vecinos se quejan pero ellos no se dan por aludidos. No reconocen que los taxis no quieran recoger a nadie de esta zona y que los servicios de reparto sean mínimos. Tampoco admiten que toda la jauría de perros galgos que tienen sean porque les gusta la caza furtiva. Eso es otra mentira. Tenemos un coto privado en la provincia de Ciudad Real que nos cuesta 1.500 euros dice el patriarca. Ahí dejamos a unos y a otros. A los que no soportan tan difícil convivencia y a los que dicen que esto es una balsa de aceite. Payos y gitanos, por ese orden. Sanchinarro es un polvorín. Lo malo es que alguien encienda, cualquier día, la mecha. El coto en Ciudad Real Barbacoas en la calle leo y trapicheo de droga? ¿Lo ves? Aquí no dejamos vender droga. Lo que haga uno dentro de su casa, es para él. Pero que hagan cosas malas a la vista de todos, eso no; eso no lo consiento añade Juan José. El hombre también tiene lo suyo para los payos. Vamos a ver. Estoy pagando 90 euros al mes por el alquiler de la vivienda más otros 50 de comunidad. A ninguno nos interesa armar jaleo para que nos echen por- Los problemas de comunicación en Sanchinarro son otro capítulo de quejas de los vecinos del PAU Aquí nadie mete al burro en casa, como se ha dicho de nosotros protesta uno de los gitanos Denuncian que existe una jauría de perros y galgos que son destinados a la caza furtiva