Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 3 s 12 s 2007 ABC Cae un falso techo del teatro Monumental al patio de butacas SUSANA GAVIÑA MADRID. Ocho metros cuadrados de un falso techo de escayola se desplomaron ayer sobre las siete la tarde en el patio de butacas del Teatro Monumental. El accidente ocurrió cuando estaba teniendo lugar un ensayo y, aparte del susto, no hubo que lamentar daños personales. Una dotación de bomberos, acompañada de policía municipal, acudió al teatro (Atocha, 65) y procedió a limpiar los escombros y a sanear la zona afectada. Está previsto que un técnico de la Concejalía de Urbanismo analice hoy el alcance de los desperfectos y determine si el teatro puede mantener su actividad en las actuales circunstancias. Si bien el teatro permanecía cerrado al público a la hora del accidente, ayer mismo por la mañana se había celebrado la II Gala de la Música de Cantabria, que concitó a una importante representación de la sociedad y la cultura de esa comunidad autónoma. Unos 150 artistas fueron los protagonistas del evento apenas seis horas antes de que el falso techo se desplomara. El pasado sábado por la tarde también hubo concierto. Además, el edificio alberga la sede de la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española y mantiene una notable actividad, especialmente desde que el Auditorio de Madrid está cerrado y ha asumido parte de su programación. La Banda Sinfónica Municipal tiene varios conciertos este mes. El Teatro Calderón tiene un aforo de 1.200 butacas y fue construido en los años 20 del siglo pasado. Ha recibido críticas en los últimos tiempos por su estado vetusto y necesitado de reformas. Es uno de los pocos espacios musicales que permanece abierto en la capital. AL DÍA Luis Prados de la Plaza EJE NORTE- SUR uque no dispongo del curso completo ni llevo la cuenta del número de veces que ha sido presentado oficialmente un proyecto para reformar el eje Prado- Recoletos, supongo que para pulsar lo que dice la opinión pública o la panda de intereses creados (tal vez, porque hay semanas, meses y años que más conviene barrer con estas controversias que dejar discurrir los ríos informativos por sus cauces legales) debo decir y digo que no salgo de mi asombro por las impertinencias repetidas de la señora baronesa que no sabe como llamar la atención, lo mismo da que sea familiar o urbana. Eso, sí: se lo están poniendo a huevo con lo del eje nortesur, después de superada una amenaza terrible. Lo que nos faltaba, después de encadenarse (que ya no se encadena) a uno de los árboles que se iban a arrancar (y que acabarán arrancando, seguramente) es la declaración ridícula de doña Tita sobre la posible mudanza de su museo. ¡Qué morro! que diría un castizo. Lo suyo es estar en la pomada y que nadie crea que hago alusión a los potingues que se gasta en la cara, porque, hasta para discrepar con la copla, aunque parezca mentira, no se pone colorada cuando la miran De modo que eso es lo que hay, y no conviene darle más cuartelillo a la señora baronesa, más comprometida con su estética que con su ética. El curso o discurso del eje Prado- Recoletos (donde, al parecer, las cuotas de opinión se concentran mayormente alrededor de los bordes museísticos) no acaba de centrarse en las verdaderas y completas explicaciones de los cambios que se proyectan. Porque no es lo mismo el paseo de Recoletos (bastante diferente, aunque esté en la continuación de la recta) que el paseo del Prado. Conviene, en estos momentos, recordar que el largo camino que se propone para modificar los decorados estaba considerado, hace cuarenta años, como la primera carretera de España en intensidad de los desfiles diarios de ruedas. Y que sobre un túnel, nada de nada, que ya se pensó y era imposible. Conviene recomendar, también, que el monumento a Cristóbal Colón está para pocos trotes: un nuevo desmontaje y los toqueteos de las piedras puede ser nocivo para su salud. Por eso, me permito el oportuno aviso a los barcos pesqueros y navegación de cabotaje. A