Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL LUNES 3 s 12 s 2007 ABC Italia no camina hacia el bipartidismo sino hacia un bipolarismo virtuoso Walter Veltroni s Alcalde de Roma y líder de la alianza de centroizquierda en el poder El centroizquierda de Prodi tiene un nuevo líder, elegido en unas primarias inéditas. Mientras el primer ministro ejerza, seguirá la bicefalia, pero Veltroni está llamado a ser el aglutinador de la socialdemocracia TEXTO FRANCISCO DE ANDRÉS FOTO SIGEFREDO MADRID. Quedan aún tres años para que concluya la legislatura y ya se sabe que el sucesor del actual primer ministro italiano, Romano Prodi, será Walter Veltroni, de 52 años y actual alcalde de Roma. En un hecho insólito en el invertebrado y con frecuencia autista sistema político italiano, Veltroni fue elegido en unas primarias como nuevo líder del Partido Democrático, la formación que intenta aglutinar a la galaxia de partidos de centroizquierda. Más de tres millones de italianos participaron en esos comicios, previo pago de un euro. Veltroni obtuvo el 76 por ciento de los votos. El camino no ha sido sencillo. En 1976 Veltroni fue elegido concejal de Roma por las listas del Partido Comunista. En 1987 diputado nacional. Un año después vemos a Veltroni refundando el PCI en el Partido Democrático de la Izquierda, que ahora se denomina Demócratas de Izquierda. Las primarias le han convertido en líder del nuevo Partido Democrático, a secas, algo así como el Demócrata norteamericano (Walter Veltroni, cinéfilo impenitente, es un admirador de John F. Kennedy) En el otro extremo, Silvio Berlusconi pretende crear el gran contrapeso Republicano. Veltroni, que pasó por Madrid para mantener un encuentro amistoso con Rodríguez Zapatero, hizo un hueco para conversar con ABC. tabilidad política con la existencia de dos grandes partidos? -Ante todo, las elecciones primarias han sido un gran evento de la democracia italiana porque tres millones y medio de personas han ido a votar, libremente, sin ninguna obligación institucional. El nuevo partido de centroizquierda nace con la intención de promover una gran reforma institucional, pero yo no la llamaría de bipartidismo sino de bipolarismo virtuoso, de convergencia de programas electorales. MULTIPARTIDISMO La existencia de sólo dos partidos políticos no es posible en Italia por razones históricas REFORMA INSTITUCIONAL -Lo que está ocurriendo en Italia es mérito del Partido Demócrata. A los 24 días de su nacimiento fue capaz de poner fin a la alianza de centroderecha que se mantuvo en el poder durante 14 años, y esto es de suyo es un hecho positivo. No obstante, desde hace dos semanas observamos en las fuerzas de centroderecha un deseo que antes no existía de propiciar el diálogo para la reforma electoral y de las instituciones. ¿Qué opina de la estrategia de Berlusconi? ¿Cree que persigue también la creación de un gran partido de centroderecha? El cambio tiene dos nombres: menos parlamentarios y una sola Cámara legislativa RELEVO DE PRODI Ganó las elecciones con una coalición y creo que ésta debe continuar hasta el fin de la legislatura Veltroni será en breve el sucesor de Prodi con plenos poderes el pueblo pide un bipolarismo con reformas institucionales profundas como las que ahora discute el Parlamento, y que se pueden sintetizar en dos: menos parlamentarios y una sola Cámara legislativa. coalición que gana los comicios es la que gobierna hasta el término de la legislatura. nos datos de descenso del fenómeno. Sobre la deuda pública hemos empezado un camino hacia la reducción que nos llevará en cuatro años a bajar el 100 -Mire, el bipartidismo al que se refiere y el bipolarismo son dos cosas diferentes. El bipartidismo significa reducir a dos las fuerzas de la vida política, y eso en Italia no es posible por razones históricas. En cambio, -Pero, ¿no considera que los electores italianos desean un panorama político más claro que deje atrás décadas de debilidad de Gobiernos multicolor? -Romano Prodi afronta serios problemas en su política económica y no tiene el respaldo electoral que le beneficia a usted. ¿Cree que sería oportuno un relevo al frente del Gobierno antes de que termine la actual legislatura? -No. Prodi ganó las elecciones con una coalición, y para mí la -Italia tiene dos características que hacen el camino más difícil. Una es la deuda pública muy alta. La segunda, un fraude fiscal muy elevado. Tengo que decir que este gobierno ha logrado unos resultados positivos en ambos contextos. Sobre la evasión fiscal tenemos algu- -Pero, ¿qué pasa en Italia? El país mantiene un crecimiento cercano al 0 por ciento desde hace años... -La crisis del Estado en Italia es casi un lugar común: los servicios públicos funcionan mal, las infraestructuras están obsoletas, y ustedes discuten sobre la ley electoral. ¿No cree que hace falta una reforma radical del Estado italiano, quizás en la línea profunda que está llevando a cabo Sarkozy en Francia? Berlusconi lanza el proceso para reinventar también el centroderecha VERÓNICA BECERRIL SERVICIO ESPECIAL ROMA. El salto al terreno de juego político del nuevo partido fomentado por Silvio Berlusconi, Pueblo de la Libertad o Partido de la Libertad- -el proceso de elección del nombre se ha abierto este fin de semana- que pretende ser una coalición de fuerzas de centroderecha, provocó en Italia una avalancha de críticas que no hicieron pestañear ni por un instante al líder de Forza Italia. Berlusconi apareció en programas televisivos defendiendo la necesidad del nuevo partido. Nuestros electores nos quieren unidos Los ciudadanos serán los que elijan el programa, sus representantes y el líder del movimiento; es una verdadera revolución afirmó Il Cavaliere, que instó ayer a los demás partidos de centro- derecha a unirse a él y presentar la candidatura: Yo soy el primero a ponerme en juego- -señaló- no soy yo el líder del nuevo partido, sino que será aquella persona que venga elegida libremente por quienes formen parte de este partido que tiene que unir a todos, moderados y liberales Uno de los más críticos ha sido Gianfranco Fini, líder de Alianza Nacional y ex mano derecha de Berlusconi. ¿Cree que el masivo respaldo popular a su liderazgo al frente de la alianza de centroizquierda expresa, de algún modo, el deseo de los italianos de poner fin a la ines- -He hablado en estos meses, antes y después de las primarias, de la necesidad de tener en Italia una democracia que decida, una democracia que sea capaz de asumir responsabilidades y de romper con un esquema que paraliza el país. Pero Italia es un país muy vital, hay una continua trasformación de los grupos bancarios, hay una capacidad industrial muy desarrollada y fuerte. De todas formas no hay dudas de que la máquina institucional es antigua, y eso lastra la innovación del país. Tenemos muy claro que si una ley tiene que ser aprobaba por las dos Cámaras del Parlamento, hay un esfuerzo mayor y todo va más lento. Hay que facilitar una mayor velocidad en las decisiones, eso sí, siempre con transparencia.