Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA Precampaña electoral s La deriva radical nacionalista LUNES 3 s 12 s 2007 ABC Edurne Uriarte Montilla calla mientras sus socios sacan pecho por el éxito de la marcha confían en que la manifestación sirva para que se enteren en el resto de España de que el malestar generado por la crisis del AVE es real, a pesar de que las encuestas preelectorales que maneja el PSOE no lo reflejan. En cuanto a la relación con ERC, que ayer advertía del crecimiento en Cataluña de una mayoría social favorable al derecho a decidir el vicesecretario del PSC, Miquel Iceta, advertía en su diario en internet contra la tentación de actuar como oposición desde el gobierno. Cómo queremos prestigiar la política si nadie se hace responsable de nada y quienes tienen que responsabilidades de gobierno convocan manifestaciones como si el problema no fuera con ellos advirtió, evitando, eso sí, mencionar a sus socios de ERC e ICV El ecosocialista Joan Herrera, por su parte, se refirió a la presencia del ex presidente del PSC Pasqual Maragall para asegurar que su presencia refleja el sentir de muchos socialistas que no entienden cómo el presidente Zapatero mantiene a la ministra Magdalena Álvarez al frente de Fomento. Tanto ICV como ERC y CiU compitieron por apropiarse el éxito de la convocatoria, que según el democristiano Josep Duran Lleida demostró que la gente va por un lado y el presidente Montilla por otro Desde el PP Daniel Sirera la, mentó que Montilla guarda silencio para ahorrarse problemas con sus socios de gobierno lo que a su jucio demuestra que sólo le interesa mantenerse en el poder al precio que sea En este contexto, acusó al presidente de poner la Generalitat al servicio de la independencia de Cataluña cionalismos se han hecho definitivamente independentistas. La distinción entre nacionalismo moderado y radical ya sólo reposa en el grado de legitimación del terrorismo. La otra pata de esa vieja distinción, la diferencia entre autonomistas e independentistas dejó de existir. La masiva manifestación independentista de Barcelona con CIU a la cabeza y el discurso plenamente independentista de Iñigo Urkullu en su proclamación como nuevo presidente del PNV son los ejes del nuevo escenario en el que juega el Estado de las autonomías. El de la tensión independentista. Desde el nacionalismo por todos sus flancos. Si no se entiende este escenario, no hay forma de gestionar la pervivencia del modelo autonómico. Y seguir con las ironías sobre la España rota tan queridas a los socialistas es tan sólo una muestra de ceguera política. De incapacidad para entender que ni un Estatuto inconstitucional como el catalán ha servido para aplacar el conflicto nacionalista. O que el Plan Ibarretxe se reproduce, ahora de la mano de Urkullu. Que el órdago ha subido de nuevo. Independentismo o nada. Derecho de autodeterminación o conflicto infinito. También es imprescindible entender que el chantaje nacionalista se produce en una doble dirección. Hacia España y hacia dentro. Hacia España, el nacionalismo rupturista que forman ahora vascos y catalanes- -adiós a la diferencia catalana- -ha roto cualquier atisbo de respeto a las reglas constitucionales. Tampoco el catalán entiende más del derecho del resto de españoles a decidir sobre cualquier parte de su territorio y aún menos de su capacidad para exigir incluso un recorte de la autonomía. Pero es más preocupante el chantaje hacia dentro, hacia los propios ciudadanos no nacionalistas o nacionalistas no independentistas. Se nos olvida que la posición independentista ni siquiera llega al 30 allí donde es más elevada, el País Vasco. Es decir, el independentismo de CIU o de Urkullu se plantea también contra la propia mayoría de sus comunidades. Una mayoría callada, atemorizada, atrapada en la enajenación independentista. EL AUTONOMISMO CiU, ERC e ICV compiten por hacer suyo el éxito de la manifestación s El PP acusa a HA MUERTO Montilla de poner la Generalitat al l nacionalismo autonomisEta ha muerto. Todos los na- servicio de la independencia de Cataluña IVA ANGUERA DE SOJO BARCELONA. El presidente de la Generalitat, José Montilla, volvió a ser ayer el gran ausente junto a su partido, el PSC, mientras el resto de las formaciones catalanas valoraban el éxito de convocatoria en la manifestación por el derecho a decidir sobre las infraestructuras celebrada el sábado en Barcelona, que convocó a más de 200.000 personas. No hubo comentarios socialistas sobre la marcha en la que participaron activamente sus socios, y en la que las proclamas a favor de la independencia se combinaron con críticas al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y peticiones de dimisión de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Esta mañana, la Ejecutiva del PSC se reunirá sin Montilla- -quien participa en Congreso de la Euroregión 2007, celebrado en Tolouse- -para analizar las consecuencias de la marcha. Especialmente en su relación con ERC e ICV, envalentonados tras la respuesta obtenida el sábado. Sin embargo, miembros de la dirección socialista reconocen que esperaban ese éxito y Que se entere el PSOE La portavoz de la plataforma, Mónica Sabata, lee el manifiesto al final de la manifestación del sábado en Barcelona EFE Llamazares se marca, el día de su proclamación como candidato, ser más determinante en el futuro Gobierno ABC MADRID. El Consejo Políticode IU proclamó ayer sin ningún voto en contra a Gaspar Llamazares como candidato de la coalición a la Presidencia del Gobierno, ratificando así el resultado de las elecciones primarias que celebró esta formación, según informa Efe. Los miembros del Consejo dieron su visto bueno- -con 84 votos a favor y dos abstenciones- -a Llamazares como número uno de IU para los comicios, después de que venciese el pasado 14 de noviembre en la consulta interna, que no tenía carácter vinculante, con un respaldo del 62,5 por ciento. En su intervención en el Consejo Político señaló que la coalición concurre a las elecciones como la fuerza de la participación e invitó a todos los afiliados, a la ciudadanía y a otras fuerzas políticas alternativas y nacionalistas de izquierda, a participar en la elaboración del programa. También llamó a la unidad de la coalición para afrontar las elecciones y se ha marcado como reto conseguir el doble de escaños en el Parlamento y redoblar la influencia de su formación en el futuro Gobierno. En este sentido, el coordinador general de IU dijo que lo que se dirime en las legislativas del 9 de marzo del año que viene, tras dar por descartado el triunfo del PP, es si el PSOE va a girar a la derecha o si va a haber una fuerza de izquierda que imprima un impulso de cambio en referencia a Izquierda Unida.