Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 2 s 12 s 2007 ABC CIENCIA Y CULTURA DE LA ALTA COCINA Se podría escribir una historia de la literatura a través del vino Bernard Pivot Periodista, crítico literario y miembro de la Academia Goncourt El amor por el mundo del vino y sus conexiones con el arte, la cultura y la literatura han impulsado a Pivot a publicar el Diccionario del amante del vino un libro escrito por un amateur para desacomplejar a otros amateurs DAVID MORÁN BARCELONA. Su nombre no está asociado ni a la escritura ni a la enología y, sin embargo, ha conseguido firmar uno de los libros más apasionantes y apasionados sobre el mundo del vino. Sin tecnicismos ni oscuras explicaciones. Sin exhaustivas relaciones de denominaciones de origen ni estrictas guías de degustación. Sólo con un puñado de recuerdos y un profundo amor a todo lo que rodea a la cepa y la viña. A menudo los libros especializados intentan impresionar al lector y acaban aterrorizándolo, por lo que éste es un libro escrito por un amateur para desacomplejar a otros amateurs explica Bernard Pivot (Lyon, 1935) quien durante unas horas aparca su condición de entrevistador estelar para desmenuzar el contenido de Diccionario del amante del vino (Paidós) Aupado a la condición de mito literario por obra y gracia de Apostrophes programa cultural de la televisión francesa que dirigió y presentó durante casi dos décadas, Pivot experimenta en Diccionario del amante del vino el placer de ejercitar la memoria, recrearse en recuerdos de juventud y buscar las conexiones del vino con la cultura, la historia, la literatura y, sobre todo, la vida. El vino es un vínculo de amistad y amor que forma parte de nuestra vida. Yo no puedo entender la vida sin vino. Son dos cosas que están estrechamente ligadas explica. Tanto es así que el periodista y crítico literario reconoce que el libro es, además de un elogio de los caldos y un sentido homenaje a los años que pasó trabajando en los viñedos familiares, un toque de atención para recordar a los gobernantes que el vino no se puede considerar un alcohol más, ya que forma parte de nuestra memoria y nuestra cultura Más que un libro de memorias, podría decirse que Diccionario del amante del vino es un libro de recuerdos de infancia y juventud. Si fuese un cuadro, sería un bodegón titulado Autorretrato con vaso de vino ilustra Pivot, para quien la relación entre su vida y el vino es tan natural e inevitable como la que se da entre libros y botellas. Es más: desde Abu Nuwas y Omar Khayyam, poetas persas que, a pesar de la prohibición, le cantaron al vino e incluso a la borrachera a Baudelaire, el vínculo entre vino y literatura es para Pivot algo inquebrantable. Se podría escribir una historia de la literatura francesa a través del vino. Y lo mismo sucedería con la española, la italiana y alemana explica. Mucho más lejos viaja el periodista francés para poner como ejemplo la Biblia, una gran epopeya literaria en la que el vino es algo omnipresente En el principio, pues, fue el vino. Será por eso que a Pivot le disgustan tanto aquellas obras literarias en las que el vino aparece como algo genérico, sin nombres ni apellidos. No diría que es un falta de respeto, pero sí que es una tontería. Te explican lo que comen los personajes pero no lo que beben, cuando puede ser algo determinante para conocer mejor su psicología. Es como aplicar el dime lo que bebes y te diré quién eres razona. La puesta en práctica de esta máxima le ha llevado a entusiasmarse con la figura literaria del Don Juan y con los diferentes tipos de vino que le hicieron beber autores como Tirso de Molina o Molière. Me parece extraordinario que, antes de morir, el último deseo de Don Juan deseo fuese beber vino asegura Pivot. No faltan en Diccionario del amante del vino las anécdotas extraídas de su andadura como presentador de Apostrophes programa en el que Charles Bukowski protagonizó uno de sus más célebres episodios de metódica y provocadora embriaguez No bebía, sino que tragaba, vaciaba el contenido de las botellas en su cuerpo escribe Pivot, quien no puede evitar sonreír al recordar cómo el poeta norteamericano abandonó el plató flaqueándole las piernas durante la emisión del programa. Era evidente que había venido al plató a provocar escándalo, y la prueba de que se salió con la suya es que después de treinta años seguimos hablando del tema relativiza Pivot. Susana Fortes: El historiador no es sino un detective del pasado MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Aunque sea la disciplina en la que se ha formado académicamente, Susana Fortes ha tardado en hacer historia, novela más o menos histórica, concretamente. Pero la acaba de hacer. O mejor, la acaba de escribir y publicar, y de forma ambiciosa, por cierto, pues ha viajado nada más y nada menos que a una de las épocas más apasionantes del pasado, el Quattrocento florentino, título, precisamente, de su nueva novela (Planeta) Licenciada en Historia como es, a Susana Fortes no le podía pasar inadvertida esta época y esta ciudad que adora, aunque el origen de su novela no es tan académico. Todo empezó cuando leí una noticia sobre un profesor de Connecticut, Marcelo Simonetta, que había descubierto un archivo privado en el que se encontraba cierta correspondencia, a través de la cual se desvelaba la personalidad de un asesino que había pasado oculto quinientos años. Simonetta se refería a la llamada Conjura de los Pazzi, ocurrida el 26 de abril de 1478 en la catedral de Florencia, donde estaba reunida toda la nobleza local, presidida por Lorenzo de Médicis al que se intentó asesinar cuando el sacerdote levantaba el cáliz en la Eucaristía, momento en el que los conjurados sacaron sus dagas florentinas y se abalanzaron sobre Lorenzo y su familia, lo que acabó en una carnicería Aquella conjura que ahora novela la autora pontevedresa (además de otra parte narrativa centrada en la actualidad) fue, según ella misma explica, mucho más que una conjura, fue un intento de golpe de Estado en toda regla, un hecho que estuvo a punto de cambiar no sólo la historia del Renacimiento italiano, sino la de toda Europa Resumiendo, que Fortes mató dos pájaros de un tiro, porque, primero, me pareció fascinante el tema, y también porque me permitía unir mis dos pasiones: la novela negra, porque en realidad ésta es una novela negra ambientada en el Renacimiento, y la investigación histórica. De hecho, creo que el thriller es el mejor hilo conductor para organizar el material de una novela histórica porque posibilita organizar la investigación en una línea que debe más a Sherlock Holmes que a la metodología historiográfica que puede ser un poco pesada. En realidad, creo que los historiadores no son sino detectives del pasado Autorretrato con vaso y librería Pivot recuerda a los gobernantes que no se puede tratar el vino como un alcohol más, ya que forma parte de la historia y la cultura No puedo entender la vida sin vino; para mí son dos cosas que están íntimamente ligadas De copas con Bukowski Bernard Pivot, el viernes en Barcelona JOB VERMEULEN