Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL DOMINGO 2 s 12 s 2007 ABC Fotografías difundidas de algunos de los secuestrados por la guerrilla de las FARC. La primera por la izquierda, Ingrid Betancourt AFP Aquí vivimos muertos La ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, desde hace casi seis años en poder de las FARC, describe en una dramática carta a su madre cómo sobrevive en la selva, donde la vida aquí no es vida, es un desperdicio lúgubre de tiempo ALEJANDRA DE VENGOECHEA CORRESPONSAL BOGOTÁ. Cada día me queda menos de mí misma Ésa es quizás la frase que mejor resume a Ingrid Betancourt en una carta de 12 páginas dirigida a su madre y que esta semana fue revelada junto a un vídeo de 55 segundos en la que la ex candidata presidencial colombiana aparece muerta en vida, por decir lo mínimo, entre unos brazos flacos, el pelo hasta la cintura y un suspiro eterno. Pese a que en Colombia hay más de 3.000 personas secuestradas, Ingrid, que el próximo día 25 cumple 46 años, es para muchos la joya de la corona, el símbolo de lucha de los llamados 45 canjeables como se conoce el grupo de secuestrados que las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) quieren intercambiar por un centenar de rebeldes presos. Y ella lo sabe. Mamita, son tantas las personas a las cuales quiero darles las gracias por acordarse de nosotros, por no habernos abandonado. Durante mucho tiempo hemos sido como los leprosos que afean el baile, los secuestrados no somos un tema políticamente correcto dice en la carta que apareció junto a pruebas de supervivencia de otros 16 secuestrados. Por su carta, que será publicada en su totalidad la próxima semana, puede deducirse que iba por buen camino la mediación del presidente venezolano Hugo Chávez en la liberación de los secuestrados. Vinieron por las cartas. No voy a alcanzar a escribir todo lo que quisiera. A Piedad (Córdoba, la senadora que hizo en el puente entre Caracas y Bogotá) y a Chávez todo, todo mi afecto y mi admiración. Nuestras vidas están ahí, en el corazón de ellos, que sé que es grande y valeroso Pero esta semana el presidente Álvaro Uribe rompió la mediación y Chávez dijo que no volverá a hablar con Uribe. De este episodio queda por ahora el testimonio claro de la vida de Betancourt en la selva. La vida aquí no es vida, es un desperdicio lúgubre de tiempo. Vivo o sobrevivo en una hamaca tendida entre dos palos, cubierta con un mosquitero y con una carpa encima, que oficia de techo, con lo cual puedo pensar que tengo una casa. Tengo una repisa donde pongo mi equipo, es decir, el morral con la ropa y la Biblia que es mi único lujo. Todo listo para salir corriendo. Aquí nada es propio, nada dura, la incertidumbre y la precariedad son la única constante. En cualquier momento dan la orden de empacar y duerme uno en cualquier hueco, tendido en cualquier sitio, como cualquier animal Me mundo de hoy, hasta para respirar se necesitan credenciales. Por eso, con la experiencia que he acumulado en mi vida y en la perspectiva que da del mundo mirarlo desde la distancia, te pido mi vida que te prepares para llegar a la cumbre De su hijo Lorenzo, de 18 años, la anécdota muestra hasta qué punto le han quitado todo. Los dibujos las fotos el escapulario de mi papá, un programa de gobierno con 190 puntos, todo me lo quitaron. Cada día me queda menos de mí misma El otro día recorté una foto en la prensa, que llegó de casualidad. Es una propaganda de un perfume de Carolina Herrera 212 sexy men Sale un muchacho joven y pensé: así debe estar mi Lorenzo. Y la guardé Antes disfrutaba cada baño en el río. Como soy la única mujer del grupo, me toca prácticamente vestida: shorts, brasier, camiseta, botas. Antes me gustaba nadar en el río, hoy ni siquiera tengo alientos para eso. Estoy débil, friolera, parezco un gato acercándose al agua. Pero desde que separaron los grupos no he tenido ni el interés ni la energía para hacer nada. Hago algo de estiramiento porque el estrés me bloquea el cuello y duele mucho Estoy mal físicamente. No he vuelto a comer, el apetito se me bloqueó, el pelo se me cae en grandes cantidades En la carta le pide a su madre que les diga a sus hijos que le envíen tres mensajes semanales para que le cuenten lo que se les ocurra y necesiten escribir. No necesito nada más, pero necesito estar en contacto con ellos, es la única información vital, trascendental, e indispensable, el resto ya no me importa De qué sufre Un hombre lee un diario en el que Betancourt aparece en portada AFP quiénes estaban, si me dejó un mensaje, una carta, una bendición Es importante que le dedique estas líneas a aquellos seres que son mi oxígeno, mi vida (cita a su madre, sus hijos, sus dos maridos, su hermana y una tía) Tengo en mi memoria cada una de las edades (de mis hijos) En cada cumpleaños les canto el happy bEirthday Solicito que me permitan hacer una torta. Pero desde hace tres años siempre que pido, la respuesta es no. Igual, si traen una galleta o una sopa cualquiera de arroz y frijol, que es lo usual, con eso hago de cuenta que es una torta y les celebro en mi corazón su cumpleaños Tras confesarle un orgullo profundo por su hija- -Melanie, de 22 años- -le pide que se prepare. Es muy importante que haga su doctorado. En el Cómo vive En cada cumpleaños les canto a mis hijos el happy birthday y pido que me dejen hacer una torta Estoy mal físicamente: el apetito se me bloquea y el pelo se me cae sudan las manos y se me nubla la mente y termino haciendo las cosas dos veces más despacio que lo normal. Las marchas son un calvario porque mi equipo es muy pesado y no puedo con él Casi me enloquezco con la muerte de mi papá (murió dos meses después de su secuestro) Nunca supe cómo fue, ABC. es Vídeo Ingrid Betancourt sigue viva en abc. es internacional