Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL www. abc. es internacional DOMINGO 2- -12- -2007 ABC Chávez redobla los ataques a España en un último intento por salvar su constitución El caudillo venezolano avisa en la jornada de reflexión que expulsará a las empresas españolas si gana el PP MANUEL M. CASCANTE ENVIADO ESPECIAL CARACAS. Político, mesías ahijado de Fidel, reencarnación de Bolívar, pero, por encima de todo, militar. Y militar poco afecto a las convenciones democráticas. De esta manera, más belicoso que nunca, Hugo Chávez cerró su campaña para el referéndum por la reforma constitucional, de cuyo resultado no termina de estar convencido. Más de 16 millones de venezolanos- -9.000 de ellos en España- -están llamados hoy a las urnas para aprobar o rechazar la polémica apuesta personalista del presidente venezolano. En un claro signo de que no las tiene todas consigo ante el resultado ajustado que apuntan la mayoría de las encuestas, Chávez utilizó la jornada de reflexión para, en una larga intervención televisiva, volver a la carga contra los intereses españoles. En particular, avisó de que si el Partido Popular llegara a ganar las elecciones generales de marzo de 2008 en España, las empresas españolas presentes en el país latinoamericano tendrían que dejar el país, con mención especial para el presidente del Banco de Venezuela Grupo Santander, Michel J. Goguikian, y a la petrolera Repsol. Ruégale Michel (J. Goguikian) a Dios que gane otra vez Zapatero; (porque) si gana la derecha otra vez, olvídense los españoles de operar sus empresas en Venezuela. Incluso Repsol, que está aquí, tendría que irse agregó. Hugo Chávez, ayer en televisión, con un ejemplar de la actual Constitución, en azul, y, debajo, el proyecto de reforma, en rojo REUTERS HORIZONTE Esta advertencia se produjo un día después de que el líder venezolano amenazara con nacionalizar los bancos españoles Santander y BBVA en caso de no recibir oportunamente una disculpa de Su Majestad el Rey tras el incidente que se produjo en la pasada Cumbre Iberoamericana. En un intento de meter el dedo en la llaga del enfrentamiento interno entre el PP y el PSOE en España, Chávez volvió a sacar la figura de Aznar y recordó que fue el propio ministro Moratinos quien en 2002 le pidió información sobre la actuación del La demanda de Moratinos Ramón Pérez- Maura CHÁVEZ TOCA A REBATO E l Rey de España, Colombia, la banca internacional... En el referendo de hoy en Venezuela están todos los elementos posibles. Desde luego que ninguno de los tres debiera tener nada que ver con una consulta popular sobre la reforma de una constitución. Y precisamente por el hecho de que en la última semana Hugo Chávez los haya agitado se demuestra que está preocupado por el resultado de esta votación. Quienes conocen Venezuela bien saben que en esa sociedad existe un cierto grado de obsesión con Colombia. En cualquier ámbito social de Caracas se escuchan conversaciones que generan la impresión de que los colombianos están permanentemente conspirando contra Venezuela. Luego va uno a Bogotá- -o Medellín, o Cartagena- -y allí nadie dedica un minuto de conversación al vecino. Si esa obsesión está ya inoculada en la sociedad, ¿cómo no aprovecharlo electo- ralmente retirando el embajador en Colombia? El truco es bastante zafio, pero no tanto como quien lo empleó. Y, ¿qué decir del Rey de España? Para las masas chavistas, los hechos que provocaron la reacción de Don Juan Carlos en Chile no existen. Todo empieza con la interrupción del Rey y ahí el gran manipulador bolivariano ha encontrado otra arma que está empleando con profusión. A ese ataque añadió el viernes un último y enésimo elemento: la banca internacional, que, además, es española en el caso que nos ocupa. Lo tiene todo. El daño que hacen declaraciones como la del viernes, en la que un jefe de Estado se atre- ve a decir que los españoles compraron unos bancos y no me cuesta nada nacionalizarlos y ponerlos al servicio del pueblo venezolano es enorme. He ahí la realidad que afronta Venezuela en el referendo de hoy. Se puede resumir en dos puntos: la seguridad jurídica es un concepto inexistente en Venezuela y el régimen chavista no cree que las inversiones extranjeras hagan ningún servicio a los venezolanos. Sólo con estos dos puntos queda dicho casi todo. La duda hoy es cuánta mella habrán causado en el electorado estos hechos. Y, sobre todo, si de verdad vamos a conocer lo que quiere el pueblo venezlano.