Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es DOMINGO 2- -12- -2007 ABC Un agente francés inspecciona el vehículo utilizado por los dos guardias civiles, que era del Ministerio de Interior del país vecino AP ETA da un salto cualitativo al asesinar a tiros a un guardia civil en territorio francés Otro agente, en coma irreversible s El atentado se produce tras el encarcelamiento de los jefes de la trama civil de la banda D. MARTÍNEZ J. PAGOLA MADRID. ETA asesinó ayer en la ciudad de Capbreton al guardia civil Raúl Centeno, de 24 años, e hirió de extrema gravedad- -está clínicamente muerto- -a su compañero Fernando Trapero, de 23, cuando se disponían a participar en un dispositivo de seguimiento a terroristas próximos a Txeroki en lo que supone el primer atentado como tal perpetrado por la organización criminal en Francia. La acción, aunque decidida sobre la marcha, constituye objetivamente un ataque frontal de la banda de Ternera a la colaboración hispano francesa, que en los últimos años le ha llevado al peor momento de su sanguinaria historia. Se produce además en un contexto crítico: la encarcelación de los jefes terroristas de la trama civil y la asamblea del PNV que ha avalado la deriva independentista; es decir, la convergencia política de PNV y ETA. Y muestra, también, la saña de una banda cada vez más enrabietada que nunca, que acusa los continuos golpes antiterroristas y los fallos en cadena de sus nuevos pistoleros de saldo. La fatalidad hizo que los dos agentes, pertenecientes al Grupo de Apoyo Operativo (GAO) encuadrado en los Servicios de Información, dedicados al seguimiento de criminales, se encontraran con la inesperada presencia de tres etarras. Sucedió cuando los jóvenes guardias desayunaban en la cafetería Le Écureuilles a unos 200 metros del centro comercial Leclerc, donde se iba a desplegar la vigilancia y, por tanto, alejados del resto de agentes que formaban el operativo. Y la fatalidad hizo, también, que los terroristas, que rayan en la paranoia a la hora de adoptar mayores medidas de seguridad, detectaran algo en Raúl Centeno y Fernando Trapero que les llevara a sospechar sobre su condición de policías españoles. Pero, por lo sucedido, los etarras no necesitaban haber tiroteado a los agentes de la Benemérita para huir, a diferencia de lo que ha ocurrido en ocasiones anteriores, cuando pistoleros de ETA han disparado contra agentes de la Gendarmería francesa que les iban a identificar, en un intento desesperado de eludir un control de carretera. Ayer, en Capbreton, los etarras, tras detectar a Raúl Centeno y Fernando Trapero como posibles policías españoles, podrían haberse dado a la fuga. Pero no. Sobre la marcha decidieron acribillarlos por la espalda y a bocajarro, a sabiendas, además, de que, al estar en país extranjero, no iban armados. No parece probada una relación causa- efecto entre el ingreso en prisión de 35 de los 46 condenados en el caso Ekin y la salvajada de ayer. Pero es más que probable que la saña con la que uno de los etarras vació su cargador contra el joven Fernando Trapero, desarmado, refleje la forma en la que ETA ha acusado el desmantelamiento de sus tramas, claves para persistir en el terror. La reacción inesperada de ETA en territorio galo abre