Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 2 s 12 s 2007 ABC AD LIBITUM CONVICCIÓN CONTRA VILEZA, PROVERBIOS MORALES CAPBRETON decisión de llevarlo a cabo las cuarenta y seis detencioERÍA muy de agradecer que ni el Gobierno ni la nes del viernes, pero, dejando a un lado las especulaciooposición utilizaran el atentado de Capbreton cones, es evidente que ETA no busca, por ahora, otra como motivo de agitación electoral. Ya nos dimos sa que dañar lo más posible al Gobierno del PSOE, y estodos por enterados, antes de que lo reiterase el minista situación exige de la oposición- -es decir, de la única tro del Interior, de que se persigue activamente a los teoposición vigente, el PP- -un ejercicio responsable de rroristas en suelo francés, y a los mandos policiales codiscernimiento durante todo el período preelectoral. rresponderá ahora analizar qué errores tácticos de seUn reciente artículo de Florencio Domínguez aborguridad facilitaron la acción criminal de los terrorisdaba, la pasada semana, con envidiable precitas. El hecho de que ETA nunca haya atacado sión y valentía, lo que, también a mi entender, antes a las fuerzas de seguridad españolas en constituye el fondo de la cuestión. El PP necesiFrancia no significa que los agentes operativos ta despejar toda ambigüedad acerca de su acen el país vascofrancés o en las Landas puedan tual apoyo al Gobierno en la lucha antiterrorelajar las precauciones que tomarían en el Goirista, deslindándolo con nitidez de las críticas herri guipuzcoano. ETA ha secuestrado y asesiretrospectivas y legítimas al proceso de paz nado en el departamento de los Bajos Pirineos e incluso- -aunque resulte difícil- -de las crítidesde fechas lejanas, y el atentado de ayer decas a las calculadas y cínicas reticencias de muestra que puede hacerlo todavía con relativa JON los socialistas respecto al mantenimiento en comodidad si se baja la guardia. Hay mucha JUARISTI el futuro de la actual posición de firmeza frengente- -entre la que me cuento- -para la que alte a ETA y, desde luego, a su innegable rechazo a engo tan trivial como tomarse un café en un bar de Bayofrentar el problema de las organizaciones ancilares na u Hossegor resulta desaconsejable. Me figuro que de los terroristas que continúan apalancadas en las más lo será para aquéllos cuya función consiste en deinstituciones vascas y se aprestan a presentarse a las tener etarras. elecciones legislativas. Es cierto que el Gobierno de Aunque desconocemos todavía algunas circunstanRodríguez Zapatero sigue siendo el peor para dirigir cias del caso (no sabemos si los guardias civiles fueron políticamente la lucha contra ETA, pero es el único seguidos por los terroristas hasta el centro comercial que tenemos, por lo menos hasta marzo. No confío en o si éstos detectaron su presencia allí por puro azar) que ni siquiera ahora les entre en la cabeza que el Estaparece claro que ETA tiene la intención de matar. Indo debe aprovechar las fases de debilidad de las bancluso si el encuentro entre unos y otros hubiera sido cadas terroristas para acorralarlas y no para negociar sual, los etarras no habrían asesinado de no tener la con ellas. Sin embargo, la oposición no puede hacer coconsigna de hacerlo en cuanto se presentase la ocamo que no se entera de unos resultados policiales brisión. Previsiblemente, la banda multiplicará los intenllantes y que, sin duda, podrían serlo aún más si hubietos a medida que se acerquen las elecciones, porque, cora en el gobierno alguien convencido de que se puede mo ya he comentado alguna vez desde esta columna, le vencer a ETA sin recurrir a cambalaches. Unos resulurge vengarse del Gobierno. Necesita humillar a los tados que deben mucho a la colaboración francesa y, socialistas, no sólo por la interrupción del proceso de desde luego, mucho más al esfuerzo y al espíritu de sapaz sino, sobre todo, por la intensa y eficaz actividad crificio de unas fuerzas de seguridad españolas que policial de los últimos meses. En principio, me inclino se han dejado ayer otra vida en la lucha por una demoa suponer que el atentado no ha sido improvisado socracia libre de chantajes. bre la marcha, y que algo habrán tenido que ver en la O habían pasado muchas horas desde que la Audiencia Nacional ordenara la detención de 46 de los 52 procesados en el caso Ekin la red de empresas dedicada a la financiación de ETA, cuando los asesinos de la banda- -a traición, como acostumbran- -dispararon contra dos agentes de la Guardia Civil que en Capbreton, a un paso de Bayona, trabajaban en acción conjunta con la Gendarmería francesa en una operación habitual según ha informado el ministro español del Interior. Se trata de la novena de las intentonas criminales de ETA desde que sus dirigentes anunciaran la ruptura M. MARTÍN del alto el fuego y, en esta FERRAND ocasión, consiguieron su sanguinario propósito. La reacción instantánea, tanto del Gobierno como de la Oposición, ha sido impecable; pero ahí está, de nuevo y en evidencia, la verdadera naturaleza de ETA y sus inspiradores: el asesinato. Ese es el contenido fundamental de una banda que encuentra escondite en el ánimo separatista, muchas veces provocador y pendenciero, de los partidos formalmente democráticos que, sacando los pies del plato constitucional y estatutario, deshonran los símbolos del Estado y exigen un confuso derecho a decidir. A todos aquellos que defienden a ultranza que el País Vasco es una nación conviene recordarles en ocasiones dolorosas como la que hoy presiden la muerte de Raúl Centeno y la agonía de Fernando Trapero, lo que dijo Antonio Maura en 1908, en el acto inaugural de un monumento sufragado por los madrileños en memoria de los héroes del Dos de Mayo: Las naciones no mueren por débiles, sino por viles Esa vileza en la que ETA resulta magistral, algunos vascos protegen, otros consienten, bastantes disimulan y los más padecen sin la rebeldía suficiente es la gran enfermedad que hoy padecen los residentes en las tres provincias vascongadas y, dado el ánimo expansionista de todos los nacionalismos centrífugos, amenaza a sus vecinos en el norte y el sur de los Pirineos. Lo que no merece sorpresa es que ETA haya vuelto a cometer un acto criminal. Dados sus orígenes, vistos sus integrantes, conocidos sus cómplices y encubridores y analizados sus inconsistentes mensajes, ¿qué otra cosa podrían hacer? ETA es, en su mejor y más favorable interpretación, un disimulo para el asesinato y la extorsión. No cabe esperar su evolución y, mucho menos, su arrepentimiento cívi- co. De ahí el error que José Luis Rodríguez Zapatero mantuvo durante toda la legislatura que ya toca a su fin. El proceso de paz dándolo por bien intencionado, no podía tener otro fruto que el que ahora contemplamos, la muerte de un guardia civil. Todas las plagas que no se extinguen vuelven con más fuerza y brío, más inmunes ante la posible reacción de sus víctimas. Así que, como siempre: contra vileza, convicción y gallardía. N S