Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 1 s 12 s 2007 ABC Un visitante admira el espectacular tríptico del retablo de Doña María de Aragón, de El Greco FRANCISCO SECO Todo sobre El Greco en el Prado La publicación del catálogo razonado de las obras del pintor cretense que atesora el museo, obra de Leticia Ruiz, se completa con una exposición de las 37 obras autógrafas del artista que tiene la pinacoteca, así como 10 cuadros de sus seguidores y su entorno NATIVIDAD PULIDO MADRID. Si lo habitual es que se edite un catálogo con motivo de una exposición, en este caso ha ocurrido todo lo contrario: se ha organizado una exposición que completa la publicación de un catálogo razonado, el de las obras de El Greco que atesora el Museo del Prado. Los Grecos del Prado reúne en cinco salas del edificio Villanueva 47 obras: 37 autógrafas del cretense y otras diez de sus seguidores o su entorno. Leticia Ruiz, jefe del Departamento de Pintura Española del Renacimiento del Prado, ha llevado a cabo un ambicioso catálogo razonado, el primero de una serie que el Prado irá dedicando a sus artistas y las distintas escuelas. Se prevé que aparezca uno por año. En 2008 verá la luz el dedicado a la pintura holandesa. Y Miguel Falomir se irá dos años a Washington para preparar el de Tiziano. La exposición arranca con una obra maestra: San Bernardino propiedad del Prado pero depositada desde hace años en la Casa- Museo de El Greco en Toledo. No se exhibía en el Prado desde 1902. Ahora se quedará un tiempo allí, aprovechando las obras de rehabilitación del centro toledano. A continuación, cuelgan en una sala las obras de El Greco procedentes de la colección real. Destaca una excepcional galería de retratos de caballeros, la mayoría anónimos. Entre ellos, el Retrato de caballero anciano -el preferido y más copiado por los pintores- el Retrato de Jerónimo de Ceballos -técnicamente el mejor, un prodigio de sabiduría, según Leticia Ruiz- y el celebérrimo Caballero de la mano en el pecho cuya restauración en 1996, a cargo de Rafael Alonso, levantó una gran polémica. Al levantar los repintes del fondo y la vestimenta, cambió por completo la visión que siempre hemos tenido del cuadro: se había esfumado su espíritu fantasmagórico. No fue una mala restauración dice Leticia Ruiz. Se le ha cambiado al cuadro el marco que tenía, demasiado barroco, por uno negro mucho más austero. Las dos siguientes salas están centradas en los fondos del Museo de la Trinidad, que, tras su cierre en 1872, pasaron al Prado. De El Greco y su círculo recibió 20 obras. Sobresalen, muy especialmente, las cinco grandes telas del retablo de Doña María de Aragón. Las dos últimas agrupan las donaciones y compras de obras del pintor. Entre las primeras, Epimeteo y Pandora -dos pequeños desnudos escultóricos, que evidencian el conocimiento clásico de El Greco (bebe en especial del David de Miguel Ángel) -y un San Sebastián donado en 1959 por la condesa viuda de Mora. Este cuadro tiene una particularidad: fue recortado no se sabe con qué motivo. En 1962 apareció la parte baja, con las piernas del santo y una vista de Toledo al fondo. El Prado la adquirió en 1987 y hoy se exhibe completo. Respecto a las compras, el Prado adquirió en 1954 La Adoración de los pastores al convento de Santo Domingo el Antiguo de Toledo, donde estuvo enterrado El Greco- -se cree que su hijo lo sacó de allí por un pleito con los monjes- Hizo esta pintura para su propia tumba. En 1993 el Prado se hizo con La fábula gracias al Legado Villaescusa. Su última compra de El Greco fue en 2001: el Estado adquirió en subasta La huida a Egipto Aunque hoy nadie duda de que El Greco es una de las grandes atracciones del Prado, no siempre ha sido así. Es cierto que en 1902 se le dedicó la primera exposición temporal del Prado, comisariada por José Villegas, entonces director del museo. Pero hasta 1910 no se le situó entre los pintores de la Escuela Española- -estaba adscrito a la Italiana- -y hasta 1920 no tuvo sala propia en el Prado. Decisión aplaudida por Eugenio d Ors: Felicitémonos de que, por fin, gracias a Aureliano de Beruete, El Greco pueda ser desde hoy estudiado en nuestro museo de pinturas con aislamiento y dignidad Desde 1960 cuenta con tres salas propias en el Prado. Artista bisagra entre la pintura veneciana y la Escuela Española, El Greco fue reivindicado por la generación del 98, que veía en su pintura la esencia del alma española. Azorín afirmaba: El Greco es un insigne artista, inaugurador de la serena y firme escuela castellana Advierte Leticia Ruiz que no hay novedades espectaculares en el estudio- -se ha descatalogado algunas obras, como Julián Romero y el Retrato de trinitario pero sí nuevos conocimientos puntuales La Coronación de la Virgen se creía que era más del taller que de El Greco; ahora lo contrario) Y, sobre todo, esta puesta al día de los grecos del Prado arroja nueva luz a la obra de este inmenso pintor. Más información en: http: www. museodelprado. es Barceló danzará en el antiguo Salón de Baile del Casón Se salió con la suya Miguel Zugaza. Miquel Barceló estará en el Prado. De momento, no con una exposición, como estaba previsto (pero todo se andará) sino con la representación de Paso Doble obra creada por Barceló y el bailarín húngaro Josef Nadj, que ya se ha visto en Aviñón y en Palma de Mallorca. La performance, en la que ambos la emprenden a golpes con la arcilla, tendrá lugar en el Casón del Retiro, bajo la bóveda de Lucas Jordán los días 4 y 5 de diciembre. Las entradas están agotadas.