Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10- 11 S 6 LOS SÁBADOS DE LUGAR DE LA VIDA Gelman Mónica FernándezAceytuno Vista del espacio outlet de los tres decoradores. Las piezas están mezcladas formando ambientes que ha despertado nuestro interés hacia un interesante futuro. De los tres, quizás mi estilo sea el más atrevido por diseño y mezcla de materiales, y contrasta con el de ellos, más tranquilo. Pero la gran ventaja de comprar en este espacio- -continúa- -es acceder a nuestros diseños actuales a un precio mucho más ventajoso. Se puede adquirir desde una lámpara auxiliar a un sofá o un mueble, así como a elementos decorativos. De lo que veo aquí, yo elegiría para mi casa una cama con un diseño muy especial y dos sillones en madera vista, tapizados en terciopelo negro A Javier Muñoz le acaban de dar el premio Nacional de Arquitectura VIA 2007, concedido por primera vez a un interiorista por su trayectoria profesional. Galardonados con el mismo premio se han visto antes arquitectos y empresarios de la talla de Moneo, Rafael de la Hoz, Lamela, Tuñón y Mansilla, Aguirre Newman, J. I: Entecanales o Joaquín Rivero, entre otros. A este premio hay que añadir el Best Award European Interior Design 2007 que se otorgará a finales de año en Londres al mejor interiorismo mundial, por lo que no es extraño que esté feliz. Se puede decir que Javier Muñoz ha vivido desde niño el arte y la vanguardia. Arquitecto y diseñador de interiores, su formación se ha pulido, además de con su padre en Casa Jardín, en estudios tan famosos como el de David Hicks en Londres o el de Bannemberg, especializado en diseño de yates. Su trayectoria abarca todos los campos y su estilo, si es que se puede definir dentro de alguno, es ante todo sereno y culto. Esta idea nos la propuso Ana López de Letona, para que, con Elena Foguet (de Las Rozas Village) organizáramos junto el outlet Ni lo dudamos. Nos hemos combinado a la perfección. -dice Muñoz- -porque cuando hay talento, ganas de hacer cosas, calidad, buen diseño con criterio actual, el lenguaje creativo es asombroso. Y el mío, respecto al de los demás, podría, si se quiere, diferenciarse sólo en una trayectoria más larga en la mezcla de tendencias, que hace que mi lectura estética sea más ecléctica Es una magnífica estrategia la de hacer llegar hasta el consumidor con inquietudes diseño y de calidad que a lo mejor no puede permitirse cuando está empezando, pero que se informa, procura mirar y sigue con interés a el trabajo de los grandes creativos reflejados en revistas y medios especializados. También tiene la ventaja de llevar al público hasta el interiorista. El cliente comprueba cómo funcionan las mezclas, las piezas... y encima, si le interesa algo, puede optar a ello con un descuento muy importante. Yo elegiría para mi casa, sin duda, dos butacas de Javier Castilla, influencia años 40, impresionantes, así como dos muebles de farmacia chinos pintados a mano del siglo XIX, rarísimos y, cómo no, cualquier sofá de Diego con esas proporciones realmente únicas Tres Decoradores. Las Rozas Village, c Juan Ramón Jiménez, 3, 2 Fase, hasta final de Febrero de 2008. Serenidad y cultura l poeta es un ser sufriente del que la poesía se apiada. Eso he pensado esta noche, mientras apagaba la radio y escuchaba cómo decían que el flamante premio Cervantes, un tal Gelman del que yo no sé nada y del que tampoco he leído nada jamás porque si lo hubiera hecho lo recordaría, declaraba nada más recibir el premio que la poesía es algo que viene cuando ella quiere, o algo por el estilo, y entonces me puse a pensar medio soñando ya: es verdad, es verdad. Porque la poesía es algo que, si se va buscando, chirría. Es como si el mundo de pronto se parase e hiciese un ruido desagradable cuando alguien hace un poema que roza la cursilería porque, sencillamente, ni es cierto ni acierta. La mentira es la cosa más cursi del mundo. Y si se fuerzan las palabras, ya sea con la experiencia, el conocimiento o el manejo del lenguaje, las palabras se pueden dejar domar pero siempre hacen un ruido que nos advierte que aquello es cursi porque, sencillamente, no es verdad. Nos pasó hace unos días cuando el presidente del Gobierno decía que tenía un compromiso con la Tierra. Yo creo que la Tierra frenó en ese momento porque aunque nadie pueda probar si su amor es cierto o es una pose de estrategia electoral, las palabras le iban traicionando mientras las pronunciaba mirando al suelo como un niño que miente, y yo oí ese chirrido que suena al menos en mis oídos cuando alguien dice palabras que son cursis porque quieren ser hermosas y ni se sienten de verdad ni son ciertas. Pero yo no sé de poesía, ¿cómo voy a saber si la descubrí en la peluquería leyendo un libro para un trabajo y me encontré con el pelo y mi cabeza hundida en tu pelo o algo así decía? La poesía de Gelman, viene hoy en la prensa, y me parece maravillosa, el pato salvaje que levanta el vuelo mientras, el sol, no hace preguntas. Me lo imagino feliz con su premio y a la vez preocupado porque sus nuevas ocupaciones de galardonado le quiten ese favor de la poesía, la dicha de escuchar sus palabras cuando te dicta la poesía al oído, sigue vivo, sigue vivo y escribe, ese escribir de verdad que es mayor gloria que la gloria del más grande de los premios. E