Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2- 3 S 6 LOS SÁBADOS DE rechos de instalar sus asientos en sus mayores proyectos, más tarde Sirva como ejemplo Frank Lloyd Wright, el arquitecto norteamericano más famoso de todos los tiempos, quien en 1904 terminó los planos de su silla Barrel, con la que amueblaría el comedor de la casa Darwin, en Buffalo. O el del francés Le Corbusier quien, junto a su primo Pierre Jeanneret y la diseñadora Charlotte Perriand, introdujo el lujo de la mano de los materiales- -pieles y tapizados- -en la estética industrial. Luego vendría el contrachapado, la fibra de papel, el propileno, el aluminio, el plástico, el poliéster... la cultura pop, el estilo italiano, entre lo irreal y la utopía; la revisión del pasado, la nostalgia del clasicismo, la durabilidad, el reciclaje poético, la indagación sobre la levedad- -las sillas de acrílico transparente del mítico Shiro Kuratama- los noventa de Philippe Stark y su reinvento y burla de la silla; la estela de Gaudí y sus homenajes... El rey del diseño industrial, Ross Lovegrove, ha llegado a la conclusión de que con las sillas ocurre como con los rostros: hay muchas, pero pocas son memorables Y así es, se rubrica en Chairs una silla memorable es a un tiempo una magnífica herencia del pasado y un inquietante reto para el futuro Por eso el valenciano Francisco Andreu es el alma de Chairs el fundador de Andreu World, la primera firma española exportadora de asientos de diseño contemporáneo, no ha encontrado mejor manera de celebrar su primer medio siglo que atesorando el pasado y el presente de su razón de ser, la silla y su sillez- -como lo define el diseñador Alberto Lievore- para proseguir con más fuerza su búsqueda del mito. La suya es la epopeya de una continua superación frente a la adversidad que le ha llevado de la lucha por la supervivencia en un taller de ebanistería heredado de su pa- Andreu World ha celebrado su medio siglo de fabricación de sillas con Chairs un libro que reúne la historia y el futuro del objeto que es su razón de ser y también su reto Recuerda a S 6 Francisco Andreu que la primera silla que salió de su taller fue el Modelo 1 de madera de estilo clásico con asiento tapizado y el respaldo elaborado en madera curvada y motivos ornamentales tallados. Evidentemente fue un modelo con un diseño marcado por el estilo clásico imperante en ese momento, ya que estamos hablando del año 1955 Entonces, Andreu llevaba ya siete años como aprendiz de ebanistería y pensaba que nunca dejaría de cortar madera, y en cierta manera así ha sido, aunque tampoco hubiera imaginado que cincuenta años más tarde estaría escribiendo el epílogo- -como así ha sido- -de un libro que pretende resumir todo lo que hemos aprendido y realizado durante medio siglo, desde los inicios de una pequeña fábrica que tenía más de empeño que de empresa, y en la que tirábamos literalmente de un carro para trasladar los tablones, hasta ahora, cuando exportamos a todo el mundo El germen de Andrew World: un taller de ebanistería heredado en los 50 El reto memorable Con carácter propio Nancy Robbins, la elegancia del diseño, sobre una Savoy 2001 dre a los 17 años a una empresa donde ya tiene un lugar entre los mejores fabricantes y para la que han aportado sus ideas los grandes maestros del diseño como Vicente Soto, Ximo Roca, Ángel Martí, Pedro Miralles, Juan Montesa, Carlos Tíscar, Francis Montesinos, Javier Mariscal, Josep Lluscà, Nancy Robbins, Jorge Pensi, Gabriel Teixidó, Pete Sans, Margarita Viarnés, Mario Bellini, Jaime Bouzaglo, KingMiranda, Alberto Lievore... Bajo el diseño artístico late el alma industrial de las sillas Entre la comodidad y la revolución La fórmula de la silla según el fundador de Andreu World: ¿La más cómoda? -Hay muchos modelos muy cómodos en la historia de la silla pero cabría destacar el Lounge chair de Charles- Ray Eames, combina el máximo confort con la más alta calidad de materiales y acabados haciendo de la butaca una pieza excepcional. ¿La más rompedora? -Tal vez el modelo número 31 de Alvar Aalto, teniendo en cuenta que es de principios de los años 30: una pieza visionaria, revolucionaria e innovadora en la concepción de entender el asiento mediante materiales, formas y sobre todo estructura. ¿La más elegante? -Por su sencillez y por su carácter arquitectónico probablemente el modelo Radical (RDL) sea uno de los modelos más elegantes que hemos hecho, ya que tiene la capacidad de adaptarse a casi cualquier entorno de una manera neutra y distinguida, ofreciendo la perfecta combinación entre sencillez formal y sofisticación en su elaboración. ¿Ante qué diseño se ha rendido? -Hay muchas sillas que son auténticos referentes y piezas ante las que uno se rinde, pero el modelo Supperleggera de Gio Ponti es una de las sillas que más admiración me ha provocado por su sencillez, inteligencia y elegancia. ¿Qué no puede ser jamás una silla? -Débil o frágil. En Chairs ya lo hemos dicho, se habla del lenguaje de las sillas. ¿Y qué le han dicho y le dicen a Francisco Andreu? Lo cierto es que son muchos años los que llevo con un diálogo continuo con las sillas y he llegado a establecer una relación sincera y emotiva con ellas. Son muchas las esperanzas e ilusiones que se ponen en cada silla que se desarrolla, y cada silla tiene un carácter propio, por lo que con cada una se establece un propio lenguaje, que en nuestro caso es muy profundo Luego, vuelve la vista a ese medio siglo que celebra para subrayar que buena parte lo hemos recorrido de la mano del diseño, y en eso podemos considerarnos pioneros, pero ha sido sin duda aquella obstinación y nuestra pasión por los asientos la que ha rubricado y sustentado cada paso, sueño y logro de lo que es hoy Andreu World. La sillas- -insiste- -son nuestra razón de ser. Por lo que nuestro trabajo seguirá encaminado a buscar la esencia de todas ellas ¿Con qué silla sueña Francisco Andreu? Con aquella que provoque placenteras sensaciones en la persona que se sienta, esa silla de la que su dueño se siente encantado y con la que llega a establecer un fuerte vínculo emotivo. Creo que no hay mejor sensación que cuando alguien está satisfecho, cómodo y orgulloso de la silla que tiene