Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA SÁBADO 1 s 12 s 2007 ABC Otro pesquero español rescata a 48 sin papeles y halla dos cadáveres ERENA CALVO LAS PALMAS. Estaban muy alejados de la costa, perdidos, y posiblemente sin combustible explica a este periódico el capitán de Salvamento Marítimo en Santa Cruz de Tenerife, Antonio Padrón. Los últimos protagonistas de la tragedia en aguas del Atlántico viajaban a bordo de un cayuco con dos cadáveres. En la embarcación luchaban aún por su supervivencia 48 personas. Fueron avistados este jueves por uno de los veleros que participa en la regata transoceánica ARC. De inmediato, Salvamento Marítimo activaba el dispositivo de rescate. El Pinillos Primero estaba en la zona, y fue el encargado de dirigirse al punto donde localizaron la piragua. El pesquero pontevedrés, con base en La Guardia como el Tiburón III -que encontró hace unas semanas un superviviente y siete cadáveres a la deriva- se dirigió al rescate del cayuco, que navegaba en aguas próximas a El Hierro, a 370 millas mar adentro dirección suroeste, en el límite de nuestra zona SAR A su llegada, recogieron a los supervivientes- -dos de ellos en uno de los veleros- -y los cadáveres. El remolcador Luz de Mar partió ayer al encuentro del Pinillos Primero Estaba previsto que lo alcanzase sobre las diez de la noche Una vez hecho el trasbordo, esperamos que se dirija hacia Tenerife explica Padrón. A la misma isla llegaba otro cayuco con unas 56 personas a bordo. Horas después del hallazgo del Pinillos Primero España e Italia reclamaban en la Comisión Europea que se adopten medidas para clarificar cómo deben actuar los barcos europeos en estos casos. Un hombre separado mata a su hijo de 7 años en Sabadell y después se suicida El niño había ido a pasar la tarde con su padre, que tenía buena relación con su ex mujer M. J. F. BARCELONA. La ciudad de Sabadell se siente conmovida por el drama que viven dos de sus familias desde anteayer, cuando un vecino supuestamente mató a su hijo de tan sólo siete años y, a continuación, se quitó la vida en su vivienda. Aunque el presunto infanticida, Francisco Javier A. C. de 44 años de edad, y su mujer se habían separado, compartían la custodia del hijo. La relación entre la pareja era, al parecer, buena, y habían acordado que el niño pasara algunas tardes a la semana con su progenitor, que trabajaba en el Servicio de Atención Ciudadana del Ayuntamiento de Sabadell. Igual que otros días, el pequeño fue el jueves a casa de su padre después de salir del colegio. Sin embargo, esa tarde las cosas no transcurrieron del modo habitual: el chico no estaba de vuelta con su madre a la hora acostumbrada, lo que puso en guardia a la mujer. Ante la extrañeza por la ausencia del niño, familiares de Francisco Javier A. C. fueron a su casa. Lo que les aguardaba dentro no podía ser más trágico: en la cocina yacía el cuerpo sin vida del pequeño y en una habitación, el de su padre. Los Mossos d Esquadra, alertados a las 23.40 del hallazgo de los cadáveres, no han facilitado datos que permitan saber cómo se desarrollaron los hechos, en qué momento se produjeron las muertes y cuál fue el arma o el modo utilizado para consumarlas. Sin embargo, los agentes encontraron en la escena del crimen indicios suficientes pa- La entrada al domicilio en el que se produjo la tragedia aparece precintada EFE No regresó a su hora Los familiares hallaron los dos cadáveres, con signos de violencia, en la cocina y en una habitación de la casa El presunto infanticida trabajaba en el Servicio de Atención Ciudadana del Ayuntamiento de la ciudad barcelonesa ra determinar que Francisco Javier A. C. mató a su hijo y, luego, se suicidó. Tampoco fue posible confirmar si la madre del pequeño, que se encuentra totalmente destrozada, lo mismo que las familias de la pareja, acompañó a los parientes de su ex marido a la casa. Mientras algunas fuentes afirmaban que fue ella misma la que avisó a los Mossos, fuentes de este cuerpo se limitaron a informar de que cuando los agentes llegaron a la vivienda, la familia ya había descubierto los cadáveres Los vecinos de Francisco Javier A. C. no pueden dar crédito a lo ocurrido. El conserje del edificio en el que el presunto parricida residía desde hacía alrededor de un año, aseguraba ayer a los periodistas que en ese tiempo había visto muchas veces al hombre con su hijo. Añadió que nunca observó en él ningún comportamiento violento ni protagonizó incidentes vecinales. Portavoces del Ayuntamiento eludieron también informar sobre Francisco Javier A. C. y dijeron desconocer si el trabajador sufría depresión u otros problemas psicológicos. El pequeño muerto jugaba al fútbol en el CE Olímpic Can Fatjó de la cercana población de Rubí. Todos los partidos que las diferentes secciones del club tenían que jugar este fin de semana se han suspendido en señal de duelo.