Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 1 s 12 s 2007 ABC AD LIBITUM DIGNIDAD DE CATALUÑA OY está convocada en Barcelona una manifestación popular y callejera para defender la dignidad de Cataluña Es todo un síntoma de la evolución folclórica en el nordeste español. Antes- -antes de ahora e, incluso, antes de antes- los catalanes solían expresar su sentimiento colectivo, su amor a la tierra y la esencia de su emoción territorial reuniéndose para bailar sardanas. En círculo, dándose la mano los unos a los otros, administrando la difícil conjunción de los compases cortos y de los largos, los buenos catalanes afianzaban su personalidad de tan hermosa y singular manera. El cambio de los M. MARTÍN tiempos y la búsqueda de FERRAND un alimento suficiente para el catalanismo separatista ha conducido al victimismo y nada como una manifestación doliente para expresarlo. A diferencia con el anterior, el nuevo folclore arrastra perniciosos efectos secundarios. Lo más notable en la manifestación que hoy encabeza la muy monótona cartelera de espectáculos políticos en España es que Jordi Pujol tiene anunciada su asistencia. Nadie se resigna a irse difuminando en el recuerdo sin brillar en el horizonte y el veterano president dice querer que los catalanes reaccionen para evitar una decadencia irrecuperable Si no le faltara al veterano líder de CiU una mínima capacidad autocrítica sería capaz de entender que esa decadencia que tanto le inquieta es, en parte, la que él mismo sembró al encerrar a su Cataluña en una cápsula en la que, en perniciosa inversión de valores, un idioma y una identidad pasaron a tener mucho más valor que el talento y el cosmopolitismo. Algo explicable en muchos de los badulaques que solían acompañarle en la Generalitat, pero impropio en un líder de sus hechuras y méritos, que los tiene. Salvo el PSC, en donde cada día resulta más difícil discernir si van o vienen, todos los partidos catalanes, la llamada Plataforma pel Dret de Decidir, acudirán a la manifestación. Mejor que para defender su dignidad, a la que nadie amenaza, lo harían con la demanda de un mejor uso por el Govern de las competencias que tienen transferidas. La decadencia catalana, que se palpa, no nace en Madrid; sino que germina con la narcisista contemplación del propio ombligo que, a falta de mejores proyectos, obsesiona a los partidos separatistas que tanto ha engordado José Luis Rodríguez Zapatero, otro iluminado con manías de grandeza. Pujol es la guinda en la tarta de la manifestación de hoy en Barcelona. Antes, cuando el ejercicio del poder atemperaba sus impulsos, el líder convergente no solía participar en estos enredos; pero el irrefrenable afán de estar presentes que suele afectar a quienes fueron y ya no son y su instinto paternal le empuja al esperpento. La decadencia de Cataluña es el fruto de una política de porrón, butifarra y monchetas y lo único que atenta contra su dignidad es la conducta de muchos de sus líderes. Una pena. EN FIN CAMBIE DE GOBIERNO, NO DE BOMBILLA España. El cupo de emisiones de CO 2 asignado a nuesAPATERO juega a las casitas solares en los jarditro país no tenía en cuenta de manera suficiente el henes de La Moncloa con unos sabios reclutados pacho de que, por nuestro menor desarrollo relativo, la ra la ocasión (y para los fotógrafos) y todos a codeuda que habíamos contraído con la contaminación ro nos ponen los pelos de punta con previsiones apocadel planeta era bastante menor que la de otros países lípticas sobre el cambio climático en España, mientras de la UE. Se aceptó entonces una carga demasiado peen Bruselas nos cuelgan, sin mayores aspavientos pesada, o no se tuvo más que remedio que aceptarla. Esa ro con toda rotundidad, el sambenito de país supercones la responsabilidad del gobierno de la época. Como taminador de Europa. Eso si aceptamos- -y ya todos lo también la de haber avanzado muy poco entre hacemos- -que por contaminador se entiende 1997 y 2004, aunque el tratado no entró en vigor aquel país que incumple, por goleada en nuesfinalmente hasta 2005, porque ya se sabía que tro caso, los límites de emisiones de carbono a era imposible que llegáramos a la fecha previsla atmósfera establecidos en el catecismo de ta con el objetivo cumplido si no nos poníamos Kioto; o que, y es también el caso de España, ha a la tarea de forma inmediata. convertido en imposible el objetivo de no supeLa Comisión Europea calcula que para rar en más de un 15 por ciento, para 2012, lo que 2010 nuestras emisiones a la atmósfera habrán se emitía en 1990 O sea que, en nuestro país, a aumentado un 42,3 por ciento desde 1990, 27 Al Gore rezando y con las chimeneas contamiEDUARDO puntos por encima del objetivo aceptado. Las nando. Es lo que da la mata. Se nos va la fuerza SAN MARTÍN medidas emprendidas por el Gobierno actual por la boca y los humos por los tubos de escape. sólo podrán reducir esos 27 puntos a unos 13 ó 14, y de Si hay que tomarse en serio la amenaza de un calenello deberá responder la nueva administración. La tamiento global de la atmósfera y sus efectos sobre el broma le va a costar al contribuyente español unos clima, vamos a tomárnosla en serio todos. Por no 3.000 millones de euros, medio billón de pesetas para aguar la fiesta, quienes seguimos albergando dudas raque se entienda mejor. ¿Ha provisionado ya Solbes zonables, no sobre la naturaleza del riesgo, sino sobre esa cantidad junto a las demás cargas presupuestala fatalidad de algunos pronósticos y sobre las dimenrias generadas por la carrera preelectoral del PSOE? siones y plazos de este nuevo Armagedón; con más raDe manera que, si toda esta murga del cambio climátizón, y por una coherencia elemental, aquellos que se co se va a convertir en un tópico electoral, y todo indihan entregado como catecúmenos entusiastas a la ortoca que así lo pretenden los dos grandes partidos, medoxia de la nueva religión. Lo que no cuela es calzarse jor es que hablen de las cosas de comer y no de profela casulla verde para largarnos esa prédica tenebrosa, cías improbables. conminándonos a cambiar de coche o de bombillas, y Hace unas semanas, el infatigable columnista ameluego incumplir los deberes que nos impone el único ricano Thomas L. Friedman volvía una vez más sobre instrumento acordado a escala mundial para combauna materia que le preocupa de forma especial. Si tir la basura atmosférica del planeta. quiero ser más verde, ¿qué debo hacer? ¿Nuevas bombiEn este asunto, ninguno de los dos grandes partillas? ¿Un coche híbrido? ¿Un tejado solar? Bien, todo dos españoles puede sacar pecho. No todas las culpas ayuda. Pero, realmente, la cosa más verde que puede cabe achacarlas a este Gobierno, aunque a él corresuno hacer es elegir a los gobernantes adecuados. Es ponda la responsabilidad última de llegar a la línea de más importante escogerlos bien que cambiar de bombimeta en el pelotón de los torpes. El acuerdo de Kioto, firlla Pues eso. mado en 1997 con un gobierno del PP, no fue justo con H Z