Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 s 11 s 2007 MADRID 51 Divorcio entre Ayuntamiento y Comunidad también sobre rehabilitación SARA MEDIALDEA MADRID. Las diferencias de criterios entre los gobiernos regional y local- -gobernados por el mismo partido- -son cada vez más numerosas. El divorcio ha llegado también a la rehabilitación de viviendas: el Ayuntamiento abrió su mesa dedicada al tema, en la que participan el Ministerio de la Vivienda, la propia Comunidad y los vecinos, el colegio de arquitectos, vecinos y empresarios del sector. Ahora, el Ejecutivo autonómico ha creado la suya propia. Precisamente hoy se reune la mesa por la rehabilitación del Ayuntamiento. Ésta se constituyó el pasado 22 de octubre, aunque en ausencia del representante regional, por problemas de agenda Su objetivo, según dijo entonces la concejal de Urbanismo, Pilar Martínez, es combinar las competencias legislativas del Ministerio de la Vivienda y de la Comunidad, la capacidad de planificación del Ayuntamiento, los recursos de todas las administraciones y el conocimiento técnico de los profesionales del sector: En la coordinación de todos esos elementos estará el éxito De hecho, la rehabilitación se vería muy beneficiada por cambios normativos que deben promover la administración central y la regional. Sin embargo, soplan aires difíciles para la cooperación: el pasado 21 de noviembre, la Consejería de Vivienda de la Comunidad creó su propia comisión de rehabilitación- -tal y como recoge el Boletín Oficial de la Comunidad del día 26- En esta comisión no participan ni Ayuntamiento ni Ministerio de la Vivienda, aunque se especifica que podrán acudir como invitados y con voz pero sin voto Para el concejal socialista de Madrid Pedro Sánchez, es negativo que existan dos comisiones paralelas. Afrontar todo lo que tiene que ver con la infravivienda y el hacinamiento, en relación con la rehabilitación es algo que o haces con la colaboración de todas las administraciones o no se puede sacar adelante Recordó además que la parte del león en cuanto a viviendas por rehabilitar está en Madrid capital, por lo que carece de sentido que la Comunidad cree su propia comisión donde no esté el Ayuntamiento. Un fuerte olor a gasoil obliga a desalojar un colegio en la calle Orense M. D. M. MADRID. Los 600 chavales del colegio público Ortega y Gasset, ubicado en la madrileña calle de Orense, se quedaron ayer sin clase después de que la dirección del centro optase por un desalojo general a causa del fuerte olor a gasoil que se respiraba en el centro y que provocó mareos, picores de ojos y vómitos al personal de cocina. Emergencias 112 recibió una llamada a las 6.00 horas por parte de las cocineras del colegio, que avisaron de que un desagradable olor impregnaba todas las instalaciones del colegio. Según su testimonio, salía de los sumideros. El Samur tomó el testigo y atendió a las dos cocineras, con leves intoxicaciones sin importancia, y el colegio fue desalojado preventivamente. Los bomberos allí desplazados, mientras, comprobaron el estado del cuarto de calderas, donde constataron que el colegio funciona con gas natural. El foco, por lo tanto, no era del propio colegio. Ante esta situación, la dirección del Ortega y Gasset decidió que se cerraran las puertas para que los que escolares que empezaban sus clases a las 9.00 no entrasen, además de mandar a casa a los chavales desalo- jados que habían empezado antes sus clases. Los padres han entendido la situación informó a Ep la directora del centro, Ana María Ortega. Ningún niño resultó intoxicado. Ortega afirma que no es la primera vez que sucede: la semana pasada el personal de cocina se quejó dos días del olor a gasoil y se avisó a los bomberos. Éstos, mientras, inspeccionaron ayer los alrededores para intentar dar con el foco del olor y, como medida preventiva, se echó agua en las alcantarillas para disolver el gasoil de una posible fuga. Hoy se prevé que se reanuden las clases. Dos comisiones Lucha política