Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 30 s 11 s 2007 La lucha antiterrorista s Las víctimas ESPAÑA 21 Batasuna sigue con la consulta contra el TAV en Elorrio pese a prohibirlo el juez ABC MADRID. Batasuna desautorizó ayer al alcalde de Elorrio, Niko Moreno, de ANV y arengó a la izquierda abertzale a participar en la consulta sobre el Tren de Alta Velocidad convocada por el Ayuntamiento en este municipio vizcaíno para el próximo domingo. Ello, pese a la decisión del Juzgado de lo Contencioso- Administrativo número 4 de Bilbao de decretar la suspensión cautelar. Según la resolución judicial, el pulso de la opinión vecinal mediante una consulta popular, no deja de plantear dudas, por lo menos, desde la perspectiva competencial Ello llevó al magistrado a suspender de forma provisional- -hasta que dicte sentencia- -la ejecución del acuerdo adoptado por el Consistorio, en el que se convocaba al referéndum. Días después de aquel acuerdo, el delegado del Gobierno, Paulino Luesma, pidió su suspensión cautelar, porque vulnera el ordenamiento jurídico y no ha contado con la autorización del Gobierno de la Nación Lo sucedido crea un precedente para la consulta, también ilegal, que pretende Ibarretxe. El alcalde de Elorrio, Niko Moreno, de ANV declaró al res, pecto que, probablemente, el Consistorio acatará la suspensión cautelar de la consulta, a pesar de que la consideró un atropello Inmediatamente después, sin embargo, irrumpió en escena Batasuna para desautorizar las dudas del alcalde de ANV y apresurarse a arengar a los simpatizantes de la izquierda abertzale a participar en la consulta. La coalición instó a la Consejería del Interior a no utilizar a la Ertzaintza para impedir su celebración ilegal. Alcaraz saluda a uno de sus partidarios, a la puerta de la Audiencia, en presencia de su esposa CHEMA BARROSO Alcaraz declara ante la Audiencia que sus ataques a Zapatero son metáforas Arropado por un centenar de personas congregadas junto a la Audiencia Nacional, dijo al juez Ismael Moreno que nunca ha pretendido injuriar al Gobierno BLANCA TORQUEMADA MADRID. Un centenar de personas alzó ayer su voz junto a la sede de la Audiencia Nacional en defensa del presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Francisco José Alcaraz, que compareció ante el juez Ismael Moreno para declarar como imputado por un presunto delito de injurias contra el Gobierno, tras la admisión a trámite de la querella presentada por la Asociación de Abogados Demócratas para Europa (Adade) Casi uniformados con la camiseta diseñada para la ocasión (la del ya conocido lema De la A a la Z, todos somos Alcaraz y vehementes en sus reivindicaciones, los congregados a primera hora de la mañana en la calle Génova lograron repeler los intentos de apropiación ultra de la convocatoria, un amago que no pasó a mayores. El férreo blindaje policial, que cortó el paso a los peatones por la acera de la Audiencia y evitó que se ocupase una de las calzadas, fue recibido con cierto malestar por algunos de los miembros de la directiva de la AVT, quienes lo consideraron un agravio añadido a la humillación infligida a su presidente: Cuando vienen los autocares de los familiares de etarras- -comentaban- ni la mitad de la mitad Los gritos de apoyo arreciaron cuando, hacia las diez menos cuarto, Alcaraz llegó a las dependencias judiciales acompañado por su esposa Mamen y por un nutrido grupo de víctimas y simpatizantes, entre quienes se vio a María Jesús González, la madre de Irene Villa, al diputado autonómico del PP en el País Vasco Santiago Abascal y al ex párroco de Maruri Jaime Larrínaga. La ajetreada jornada había arrancado minutos antes en una cafetería de Colón donde, antes de presentarse para la declaración, Alcaraz y los suyos se toparon (no de bruces, pero sí de refilón) con el ex Alto Comisionado para la Atención a las Víctimas, Gregorio Peces- Barba, una personaje anatemizado por la AVT Tras este encontronazo incómodo para las dos partes, Alcaraz fue calurosamente aclamado, calle arriba, hasta que entró en las dependencias judiciales. Después, confesó que se había sentido confortado, en presencia del juez, al comprobar que también dentro del despacho del magistrado se escuchaba el fragor de la calle. Pocos en esta ocasión pero sobradamente entusiastas, algunos de los fieles a la causa de la AVT lamentaban que bien podrían haber estado aquí más jubilados o esos jóvenes que sólo tienen clase por la tarde. A la hora de la verdad somos unos cómodos Ante Ismael Moreno y con una semana de retraso sobre la fecha inicialmente prevista (la declaración estaba fijada para el día 21 y se retrasó después) Alcaraz sólo contestó a las preguntas del juez y a las del abogado de la AVT. Admitió ser el autor de las declaraciones sobre el Gobierno que han dado lugar a su imputación (entre las que se recoge la de que Zapatero es el embajador de ETA y explicó que hay que entenderlas en el contexto del proceso de negociación con los terroristas. Además, estimó que algunas de ellas son metáforas que no pretendieron injuriar ni al Ejecutivo ni a su presidente. A la salida, y ante los micrófonos, sin embargo, fue menos mesurado: El Gobierno compartirá hoy alegría con los terroristas y con el brazo político de ETA, al ver al presidente de la AVT entrando por la puerta de la Audiencia Nacional. No sé qué será lo siguiente que me tienen preparado De momento, con lo que se encontró fue con los abrazos y parabienes de la gente, mientras sus colegas de la AVT digerían el trámite judicial con recobrado optimismo: Tienen que archivar la querella. Sería aberrante que después de absolver a los de Soziedad Alkoholika lo inculpasen a él Pero la sesión matinal del presidente de la AVT en la Audiencia Nacional no terminó con su declaración: volvió para asistir al juicio contra el etarra Kantauri Apenas se marchó, hacia las doce, llegó Pilar Manjón, que tenía cita en la Fiscalía. Sus caminos no se cruzaron. Lo de siempre. Se encontró con Peces- Barba Huyen a Francia Al salir, reiteró sus ataques: Hoy comparten alegría el Gobierno y los terroristas Mientras, los autores del atentado con el que ETA intentó una matanza de ertzainas el pasado 11 de noviembre en Guecho, Arkaitz Goikoetxea Basabe y Jurdan Martitegi Lizaso, han huido a Francia, probablemente tras saber que habían sido identificados. El pasado domingo robaron una furgoneta en la localidad guipuzcoana de Elgoibar, que, posteriormente, ha sido encontrada en el vecino país, con sus huellas. Unas huellas que también aparecieron en otra furgoneta alquilada por Goikoetxea con nombre falso, en un comercio de vehículos de Ermua, en la que huyeron tras el atentado de Guecho.