Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Precampaña electoral s Bono regresa a la primera línea política VIERNES 30 s 11 s 2007 ABC Zapatero usa la presidencia del Congreso como reclamo electoral y recoloca a Bono En un inédito anuncio desde Ferraz, dice que el ex ministro que le plantó en Madrid presidirá la Cámara si el PSOE gana el 9- M GABRIEL SANZ MADRID. En una decisión sin precedentes en treinta años de democracia, el secretario general del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, hizo público ayer su candidato a presidir el Congreso en la próxima legislatura, José Bono, sin esperar siquiera a firmar en enero el Real Decreto de convocatoria de elecciones generales el 9 de marzo. La decisión era un secreto a voces en ámbitos políticos y periodísticos desde que el pasado mes de julio un alto cargo del partido desvelara que Manuel Marín no seguiría al frente de la institución. Pero, por respeto a las formas, incluso en círculos del propio Grupo Socialista se daba por hecho que en la convocatoria ayer, por sorpresa, de una rueda de prensa de Bono para dar cuenta de una entrevista previa con Zapatero, el ex ministro anunciaría sólo que encabeza la lista por Toledo. No se atreverán comentó un diputado, ajeno a lo que cocía en ese momento la sede de Ferraz. Bono dejó el Ministerio de Defensa a mitad de legislatura, prometió no volver a la política, se convirtió en un outsider molestísimo para Moncloa y, finalmente, dejó tirado a Zapatero cuando le pidió que compitiera con Gallardón en Madrid en las municipales. Por eso, José Blanco, que hizo de maestro de ceremonias en la presentación de Bono, se puso la venda antes de la herida cuando señaló a los informadores que desvelar el candidato a presidir el Congreso es un ejercicio de transparencia, no de prepotencia Blanco no quiso decir si se va a dar a conocer también el nombre del candidato a presidir el Senado. Bono, consciente de que los nacionalistas, a los que tantas veces ha criticado, pondrán difícil su elección si el PSOE no logra mayoría absoluta, comentó: Voy a trabajar para que mi partido tenga una amplia mayoría, y si es absoluta no crean que voy a lamentarlo Y desveló lo que quiere hacer con el Congreso. Convertirlo en la casa del respeto que ahora, según él, es la de los gritos. Quien le había propuesto el cargo, Zapatero, volvió poco después al Congreso y allí dijo que es importante contar con los mejores en la vida política. Poco tardaron en llegar las reacciones al anuncio. Duran Lleida, portavoz de CiU, lanzó a Zapatero un aviso a navegantes cuando dijo que la coalición tendrá mucho que decir no sólo respecto a quién será el presidente del Congreso, sino también del Gobierno Duran advirtió que después de las elecciones ya veremos quién es el presidente de la Cámara en función de los resultados El portavoz de ERC, Agustí Cerdá, declaró que el cargo tiene muchos novios y recordó que hay perfiles más dialogantes que el de Bono. Gaspar Llamazares resaltó que su formación no renuncia a ese puesto y avanzó que aspira a situar una mujer al frente. El PNV también hizo público su recelo. Josu Erkoreka dijo que será mejor tenerle como sucesor de Marín que como ministro de Administraciones Públicas La reacción más esperada era la del PP. Mariano Rajoy no se dio por enterado del anuncio de Zapatero. Comentó que es igual porque el PP va a ganar las elecciones. Lo considera anecdótico y advirtió de que el PSOE trata de desviar la atención de los temas importantes. Lo importante es que los precios han subido concluyó. El banquillo del PSOE debe ser pequeño y su imaginación corta cuando todas las semanas nos cuentan lo mismo ironizó Eduardo Zaplana. José Bono, ayer, en la sala de prensa de la sede del PSOE poco antes de iniciar la rueda de prensa CHEMA BARROSO PP Promete trabajo Rajoy lo considera anecdótico porque su partido va a ganar y el presidente será suyo CIU SOY DE ESTE MUNDO MANUEL MARÍN: YA NO El todavía presidente del Congreso recurre a una cita evangélica- -Juan 8, 21- 30- -para evitar dar explicaciones sobre su estado de ánimo J. L. L. MADRID. Dijo que no iba a competir con José Bono, y eso hace. Pese a ello, el todavía presidente del Congreso, Manuel Marín, recurrió ayer a una cita evángelica- -Juan 8, 21- 30- -para evitar dar explicaciones sobre su estado de ánimo. Yo ya no soy de este mundo dijo Marín ante las insistentes preguntas de los periodistas que le requerían una opinión sobre la decisión de Zapatero de dar a conocer su candidato a presidir la Cámara antes de convocar elecciones. La cita de Manuel Marín no es baladí. Sabe que su sucesor- -en el hipotético caso de que Duran: Tendremos mucho que decir no sólo en la presidencia del Congreso ERC Cerdá recuerda que hay otros perfiles más dialogantes el PSOE gane las elecciones y tenga las manos libres ante los nacionalistas para designar ese cargo- -se mueve bien en ese mundo de sotanas, casullas y mitras. Lo que quedó claro ayer en la Cámara Baja es que los grupos minoritarios no acogen de buen grado la decisión de Zapatero. Los nacionalistas nunca se han llevado bien con Bono y eso se nota. Prepotente Ése fue el calificativo más suave que se pudo escuchar en el Congreso sobre la estrategia de los socialistas. Todos los grupos pequeños están convencidos de que sólo después de las elecciones se verá quién accede a la Presidencia de la Cámara Baja y, sobre todo, a la del Gobierno. Parece de perogrullo, ¿no?