Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 29 de Noviembre de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.587. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. La huella de un asesino en serie Dieciocho crímenes en 20 años en territorio franco- alemán. Tras una ardua investigación, la Policía cree haber hallado un nexo que culparía a un artista travestí de la noche cabaretera y a su ex pareja, ahora en prisión POR JUAN PEDRO QUIÑONERO troces sospechas. ¿Fue Nicolas Panard, 68 años, artista travestí en cabarets gays de Alsacia y Alemania, el autor o cómplice del asesinato de hasta 18 muertes de homosexuales, a los que habría destruido el cráneo tras apuñalarlos salvajemente? La fiscalía considera que todavía es prematuro hablar de un asesino en serie Pero la Policía de Mulhouse (Alto Rhin) no ha dudado en filtrar a la prensa alsaciana las fundadas sospechas sobre Panard y su antiguo amante, un tunecino de 43 años, Slim Fezzani, condenado en 1999 por el asesinato de un joven homosexual, agente de seguros, cuya cabeza fue destrozada con una estatuilla de piedra, después de que hubiera sufrido una veintena de puñaladas. La informática ha reconstruido una película macabra que data de 1980 a 2002: dieciocho crímenes con el mismo escenario. El 13 de abril de 1991, un joven fue descubierto en Colmar con la cabeza machacada y 27 puñaladas en el cuerpo. En Lure, en el invierno de 1988, un pastelero de 58 años fue asesinado con una treintena de ellas. El 5 de julio de 1994 se descubrió en un bosque de Essert el cuerpo de un joven de 24 años, degollado y con veinte puñaladas. Esas y otras víctimas fueron asesinadas del mismo modo: el cuerpo semidesnudo, el rostro disimulado con una sábana sucia, la boca tapada con un guante, el cuerpo arrodillado. Recopiladas, ordenadas y analizadas al ordenador las informaciones materiales sobre 18 casos no resueltos judicialmente, la policía de Mulhouse terminó por encontrar la pista de Nicolas Panard y su amante en todos esos casos. Hasta llegar al convencimiento íntimo de la posible culpabilidad del sexa- Irene Lozano SOLBES SÍ QUE SABE omo todos los ministros de Economía, ha adquirido ese aire particular que no es de gobernante, ni de hombre de partido, ni siquiera de político. Es un halo especial que despiden los que juegan con las cosas de comer. O sea, los que no juegan. Solbes nunca le encargaría una reforma fiscal a Santiago Calatrava, porque en lo suyo no se permiten resbalones o tropiezos: los puentes se tienden para cruzar ríos y hay mucho dinero mirando. Con esta verdad única, aunque parezca mentira, se puede construir un discurso propio. Hace falta una voz de oráculo cavernosa, monocorde, como la del presidente de mi comunidad de vecinos cuando termina de recontar el quórum. Empieza a hablar y mi atención sufre el reflejo informático: sale y vuelve a entrar. Cuando regresa ya está hablando otro vecino. Ver a Solbes en televisión es igual: apenas le dan unos segundos a la vista de cómo deprime los audímetros. Esto podría interpretarse como una crítica, pero es sólo una perplejidad. Acaba una legislatura tormentosa y él sigue pareciendo Salomón. Ha pactado numerosas leyes económicas con la oposición, que ante él baja el tono porque sabe que para cruzar ríos es necesario tender puentes y el dinero está mirando. En medio del griterío, el sabio, sin querencias ni desvíos, reprende igual a un ministro deseoso de pagarnos la factura del dentista que al líder de la oposición con su propuesta de bajar impuestos. Medio país está empeñado hasta las cejas, pero él custodia la billetera del superávit sin que ningún vecino le pida que se estire. Bien mirado, no es el presidente de la comunidad, hipotecado y mortal al fin y al cabo. Es, como todos los ministros de Economía, un eficaz administrador de fincas. C A El francés Nicolas Panard, detenido ayer, es sospechoso de asesinar a 18 personas genario y amante de un condenado culpable de un asesinato muy semejante. Prudente, la fiscalía matiza que todavía es prematura la acusación formal de asesino en serie. Pero el juez instructor consideró oportuno trasladar a una prisión de Mulhouse al amante asesino, desde una cárcel en las afueras de París, para proceder a un careo que ayer se prolongó durante muchas horas. La detención del travestí sexagenario estuvo acompañada de una redada más amplia. Una veintena de personas, EFE en Francia y Alemania, han sido interrogadas como posibles testigos. No todas las víctimas eran homosexuales. Si lo son la gran mayoría de los detenidos e interrogados. A través de la informática y el cruce de datos, de ficheros y archivos, franceses y alemanes, la Policía ha podido reconstruir con diez a veinte años de retraso una oscura trama de crímenes odiosos, descubriendo la pista de un sexagenario que todavía frecuentaba con relativa asiduidad los clubs y prostíbulos de la vida nocturna alsaciana.