Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 CULTURAyESPECTÁCULOS Batalla en la milla de oro del arte JUEVES 29 s 11 s 2007 ABC En el Thyssen falta un interlocutor válido, que entienda lo que se le propone Juan Miguel Hernández León s Arquitecto, coautor del plan de reforma del Eje Prado- Recoletos da estudios que tardan meses en realizarse y que tendrán la última palabra. Si dicen que hay menos carga de tráfico y de contaminación por CO 2, porque aumenta la superficie peatonal y el arbolado y se amplían las aceras, espero que la política desaparezca. Es hora de dar paso a los datos científicos y a los criterios técnicos. ¿Cree que los ribetes políticos afectan a esta polémica? -No queremos entar en ninguna cuestión de este tipo. No nos corresponde, somos un equipo de arquitectos, urbanistas, arqueólogos, ingenieros de tráfico, forestales, paisajistas, que no está interesado en política. Además, en el equipo hay personas con preferencias en todas las ideologías del espectro. ¿Cuál es para usted el principal problema? -La mayor dificultal con el Museo ha sido fijar un interlocutor que pueda confirmar qué es lo que se quiere desde la institución. Primero llegamos a una solución con Carlos de Henestrosa, muy parecida a la presentada ahora, y que digan lo que digan aceptaban. Por eso decidimos presentar públicamente la primera solución y por eso, entiendo, el Patronato no presentó alegación alguna en el primer periodo público que se convocó. -Entonces, ¿por qué se envenenó esta crisis? -Pretendían, como han dicho en la rueda de prensa, que se les entregara la totalidad del proyecto. Decir que eso es una contestación al plan es injusto. A cada uno de los enmendantes se les informa de la parte que les afecta. El Ayuntamiento nos dio esa instrucción porque ninguno de los interlocutores personales debe arrogarse la representatividad en nombre de toda la ciudadanía de Madrid. Nosotros garantizábamos la afectación cero de arbolado en todo el plan y eso se les dijo, de modo que no tenían porqué dudar de nuestra palabra. Lo que nunca supimos fue si les interesaba la solución que les presentamos en septiembre de 2006, porque no ha habido propuesta en este sentido. -Tal vez pretendía el Museo aprovechar el tirón mediático de la baronesa... -No lo sé. No puedo entenderlo. Habrá que negociar, pero sobre cosas concretas, no en terrenos resbaladizos. ¿Tan resbaladizos fueron? -No sabemos a qué atenernos, EL CAMBIO SERÁ A MEJOR, EN TODO CASO En plena polémica, el arquitecto trata de que los criterios técnicos se sobrepongan a los órdagos y las opiniones infundadas. Le cuesta aceptar que el Museo desprecie las mejoras que su plan ofrece POR JESÚS GARCÍA CALERO FOTO IGNACIO GIL MADRID. Arde Madrid, por lo que al entorno del Thyssen se refiere. Ayer la baronesa arremetía contra los arquitectos y su proyecto. Juan Miguel Hernández León, coautor con Álvaro Siza del plan de reforma del Eje Prado- Recoletos, reiteraba la necesidad de conducir el debate con el Museo Thyssen a términos técnicos y racionales, para lo cual ve necesario que, de una vez por todas, la pinacoteca nombre un interlocutor válido. Entiendo que hay un proceso largo que se inicia ahora. La Comunidad de Madrid tiene que realizar los informes preceptivos y después está previsto un nuevo periodo de alegaciones, que se iniciará allá por marzo, para que las personas afectadas puedan pronunciarse sobre el plan una vez más. Si hay alegaciones serias y razonables por parte del Thyssen, espero que podamos volver a encontrarnos ¿Qué opina de las declaraciones de Carmen Thyssen? -Surgen de un conocimiento superficial del plan, a través de los medios. Si el argumento es la agresión del tráfico, la contaminación y las vibraciones hacia el museo, me gustaría aclara varias cosas fundamentales. En primer lugar, la carga de tráfico no aumenta sino que disminuye notablemente, entre 30 y 37 con respecto a lo actual, algo que ha sido calculado con precisión por expertos. Con opiniones o intuiciones no se pueden poner en du- Museo Thyssen: Las aceras de apenas 2,70 metros de ancho, pasan a tener 7 metros. El tráfico y la contaminación se verán notablemente reducidos. No se verá afectado ni uno solo de los árboles un miembro del patronato nos dice una cosa y otro una cosa distinta. Al día siguiente sale la vicepresidenta del patronato y dice una tercera. Así no puede trabajar un equipo de especialistas acreditado. Necesitamos un interlocutor serio, válido, autorizado, con capacidad de comprender lo que se le propone. A partir de ahí se llega a una solución. ¿Qué sintió cuando el Thyssen invitó a urbanistas críticos con el proyecto a una reunión sin avisarles? -El desconcierto fue total, por- Los compromisos con el museo no duran 24 horas. Los madrileños no se merecen estos vaivenes que ya no sabía con quién estaba negociando, si con el comité nombrado por el patronato, o un equipo de asesores externos, no sabíamos a quién dirigirnos. Ese cambio de argumentación y de interlocución hace imposible poner las bases de cualquier acuerdo. ¿Que le diría hoy a la baronesa? -Que si la argumentación es el tráfico esto es un diálogo de sordos. Negamos la mayor, habrá menos tráfico, menos contaminación. -Ella ha lamentado hoy que la sombra del arbolado será toda para los coches... -Eso dependerá, como poco, de la orientación solar y de la hora del día. Es que son una serie de argumentos tan desconcertantes... Mi esperanza, la del equipo, es que podamos tener una interlocución seria, en la que los compromisos no se conviertan en 24 horas en una opinión contraria. Los ciudadanos de Madrid no se merecen, desde luego, estos vaivenes. ¿Podrían eliminar carriles? -El acceso al Museo se produce por ese eje. La entrada de camiones a los almacenes- -y eso no es una decisión nuestra- -se produce justo por ese lugar. Ello exige mínimo dos carriles de ancho, porque si no un camión no gira, eso se lo hemos explicado hasta la saciedad. Además, una plataforma de transporte público habrá que poner. Sobre la contaminación, no dicen que el plan incluye un servicio al Museo para reducir las emisiones de sus bombas de calor y frío, que producen gran cantidad de CO 2. Y el transporte público que pasará por allí será eléctrico, no contaminante. Todas las condiciones son infinitamente mejores de las que hoy en día existen en una de las zonas más contaminadas de Madrid. Es notorio.