Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Crisis en el Tribunal Constitucional JUEVES 29 s 11 s 2007 ABC PLENO QUE ESTUDIARÁ LAS DOS RECUSACIONES DEL GOBIERNO Ramón Rodríguez Arribas Madrid, 1934. Magistrado del Tribunal Supremo Nombrado a propuesta del CGPJ Pablo Pérez Tremps Madrid, 1956. Catedrático de Derecho Constitucional Nombrado a propuesta del Gobierno Eugeni Gay Montalvo Barcelona, 1946. Abogado Nombrado a propuesta del Congreso Manuel Aragón Reyes Benamejí (Córdoba) 1944. Catedrático de Derecho Constitucional Nombrado a propuesta del Gobierno Javier Delgado Barrio Barbastro (Huesca) 1932. Magistrado del Tribunal Supremo Nombrado a propuesta del Congreso Elisa Pérez Vera Granada, 1940. Catedrática de Derecho Internacional Privado Nombrada a propuesta del Congreso Pascual Sala Sánchez Valencia, 1935. Magistrado del Tribunal Supremo Nombrado a propuesta del CGPJ Vicente Conde Martín de Hijas Toledo, 1940. Magistrado del Tribunal Supremo Nombrado a propuesta del Senado Ocho magistrados del TC estudiarán las recusaciones promovidas por el Gobierno Garantizado ya el quórum mínimo con el rechazo de las impugnaciones del PP, Rodríguez Zapata y García- Calvo no estarán en el Pleno, que cuenta ahora con mayoría progresista NATI VILLANUEVA MADRID. Tras el rechazo de las impugnaciones promovidas por el Grupo Parlamentario Popular contra tres magistrados del Tribunal Constitucional, la guerra de recusaciones entre Gobierno y populares afronta un nuevo capítulo el próximo lunes a las nueve y media de la mañana, cuando el presidente en funciones de este órgano, Vicente Conde, ha convocado el Pleno que deberá resolver sobre la admisión o no a trámite de las recusaciones, interpuestas por el Gobierno a través de la Abogacía del Estado, de los magistrados Jorge Rodríguez Zapata y Roberto García- Calvo. La mera convocatoria de este Pleno pone un granito de arena más a la crisis de las recusaciones pues, garantizado ya el quórum mínimo exigible para la toma de decisiones- -fijado en ocho magistrados- ya no es necesario que en ese debate estén presentes los dos afectados por las impugnaciones que faltan por resolver, lo que sí se permitió en el caso de los tres magistrados recusados por el PP: Pascual Sala, Manuel Aragón y Pablo Pérez Tremps. Sus impugnaciones fueron rechazadas de plano el martes con ocho votos a favor (entre los que se encontraban los de tres magistrados próximos al sector conservador) y dos en contra (los de los recusados por el Gobierno) La división del bloque conservador en esa votación es cuando menos significativa de la falta de base jurídica para la impugnación, por parte del PP, de los tres magistrados afines al sector progresista, máxime cuando existe una carta, firmada por seis magistrados, que desmiente los motivos que sirvieron de base a los populares para recusar a esos tres vocales. Ninguno de ellos, se aseguraba en esa misiva, anticipó su opinión sobre la admisión del recurso del Partido Popular contra la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, que, entre otras cuestiones, prevé la prórroga del mandato de la presidenta, María Emilia Casas. Vicente Conde había convocado el Pleno de diez magistrados para debatir las recusaciones del PP, las tres que ya han sido rechazadas, como única solución para sacar al TC del bloqueo en el que se hallaba inmerso. En un escrito remitido a los magistrados el pasado 31 de octubre, Conde ya asumía que esta solución (consistente en que los recusados participaran en el debate de sus propias recusaciones) era absolutamente innovadora sin base legal precisa y contraria al criterio seguido en otros casos La otra alternativa era aplazar las recusaciones hasta la próxima renovación del TC, de forma que con la entrada de cuatro nuevos magistrados se lograse el quórum mínimo para adoptar acuerdos. Esa solución, argumentaba Conde, no sólo paralizaría el recurso de los populares contra la ley reformadora del Tribunal, sino que tendría el gravísimo inconveniente de admitir que las partes de un proceso podrían bloquear la institución poniendo en cuestión la imparcialidad de varios de sus magistrados. Esto crearía, a su juicio, un precedente de indudable gravedad Si bien es cierto que Conde podría haber optado por dejar participar a Rodríguez Zapata y a García- Calvo en el debate del Pleno del lunes, lo que hubiera supuesto el mismo tratamiento para los cinco recusados, fuentes del TC aseguran que esa posibilidad ya no tiene cabida una vez garantizado el quórum suficiente para adoptar acuerdos. Esto ha creado cierto malestar en los dos vocales de tendencia conservadora, que habían apostado por la acumulación de las recusaciones, es decir, que todas ellas se vieran a la vez. Sin embargo, fuentes jurídicas sostienen que tampoco era posible llevar a cabo esta opción, pues la acumulación sería, en su caso, un trámite posterior a la propia admisión o inadmisión de un incidente de recusación. Tampoco prevaleció el orden cronológico en el estudio de las mismas, lo que habría supuesto que se vieran primero las presentadas por el Gobierno, las de Rodríguez Zapata y García- Calvo. Esta opción suponía que, en caso de ser rechazadas, quedaría un Pleno de siete magistrados (insuficiente) para abordar las tres impugnaciones del Grupo Popular. Lo que es innegable es que la decisión de Conde rompe el equilibrio de fuerzas en el seno del TC, que abordará las dos recusaciones del Gobierno en un Pleno compuesto por ocho magistrados, de los que, además de Conde, son próximos al sector conservador Javier Delgado y Ramón Rodríguez Arribas. La carta de posibilidades está abierta, de forma que pueden suceder dos cosas: que las recusaciones de Rodríguez Zapata y García Calvo sean también rechazadas, con lo cual se volvería a un Pleno de diez ma- Equilibrio de fuerzas Carente de base jurídica Si las dos recusaciones son admitidas, será este mismo Pleno el que vea el recurso del PP contra la reforma de la LOTC ABC Fernando Rubio