Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 29- -11- -2007 El PNV liquida la era Imaz con la autodeterminación como eje político 11 cógnita sobre el futuro de algunas de las mujeres- -muchas de ellas extranjeras- que se prestaron a abortar ilegalmente y que podrían acabar siendo, cuando menos, imputadas. Precisamente, una de las macabras pistas que podrían conducir a su detención son las dos máquinas trituradoras de fetos conectadas a un desagüe que se hallaron en los lavabos de dos de las clínicas durante el registro policial efectuado el pasado lunes. Concretamente, se encontró una trituradora en la clínica Ginemedex y la instalación de otra ya desmontada en la clínica TCB. Los agentes de la Guardia Civil tomaron fotos y muestras de las tuberías de los baños donde estaban para tratar de buscar restos de ADN humano. Dichos restos, según fuentes del caso, se cotejarían con el ADN de 15 clientas que podrían haber sido ya identificadas por los responsables de la investigación. Al parecer, las trituradoras sólo eran utilizadas a primera hora de la mañana por el intenso ruido que producen. Por otra parte, además del citado vocal del COMB, otros futuros detenidos podrían ser dos psiquiatras que habrían falseado los informes psicológicos que se hacen a las mujeres que quieren abortar en base al supuesto legal que permite hacerlo, sin límite de plazo, si hay peligro para la salud psíquica (o física) de la mujer. Uno de estos psiquiatras trabaja en la cárcel catalana de Can Brians. Cataluña triplica a Madrid en número de clínicas abortivas privadas En los últimos diez años, las interrupciones de embarazo han conocido en España un incremento del 75 el país europeo donde más han aumentado DOMINGO PÉREZ MADRID. El mapa abortista en España encuentra en Cataluña una referencia constante. Ocupa lugares punteros en todas las estadísticas que se manejan, datos que la convierten en la principal meca abortista de nuestro país, seguida de cerca, y en algunas cuestiones superada, por Madrid. Es en la comunidad catalana donde se localiza la mayor oferta de centros privados cuya actividad se centra en las interrupciones voluntarias de embarazos. En el año 2005, con los últimos datos oficiales que maneja el Ministerio de Sanidad y Consumo, las cifras de centros abortistas triplicaba en Cataluña a las de Madrid y eso para un número total de abortos practicados muy similares en ambas zonas, en torno a los 17.000 cada una. Exactamente, en Cataluña fueron 21 los centros privados que comunicaron haber realizado abortos, por sólo siete en Madrid. El segundo puesto en este ránking de clínicas especializadas se lo adjudica Andalucía, con quince (cuatro de ellas en Málaga) seguida de la Comunidad Valenciana (catorce) y Madrid y País Vasco, con siete cada uno, aunque la actividad abortiva en la capital de España multiplica por ocho la que se completa en la región vasca: 17.356 por 2.383. Si Madrid se lleva la palma en el número total, Cataluña no se queda a la zaga con 16.905 (12.732 de ellos en Barcelona) En esta clasificación, la tercera plaza se la adjudica Andalucía, con 17.683. Málaga, con su aeropuerto internacional que facilita la llegada de clientes extranjeras, es el centro neurálgico del aborto en esta comunidad, con 4.505 interrupciones, seguida por Sevilla (3.218) y Cádiz (2.291) La tercera posición en términos absolutos recae en la Comunidad Valenciana, con 9.257 intervenciones (5.000 en Valencia) Al hablar de abortos, los especialistas valoran mucho la denominada tasa de interrupciones voluntarias es decir, el número de mujeres que han abortado por cada 1.000 de ellas en edad fértil (de 15 a 44 años) En general, este valor se situaba en 2005 en España en un 9,60 (8,94 en 2004) pero en algunos puntos geográficos la media se disparaba. La tasa mayor se localiza en Madrid (12,81) seguida de Baleares (12,57) donde turismo e inmigración disparan las cifras. Les siguen Cataluña (11,46) y, gracias a la inmigración, Murcia (11,70) Pero ese 9,60, ¿qué valor tiene en términos europeos? Desde el Ministerio aseguran que es una tasa bastante baja, aunque en el último informe sobre la Evolución de la familia en Europa elaborado por el Instituto de Política familiar, se ofrecía una versión bien distinta: España es el sexto país de la Unión Europea en el número global de abortos, superada por Francia, Reino Unido, Rumanía, Italia y Alemania, pero es también la nación en la que en los últimos diez años más han crecido las interrupciones, por encima de un 75 La pista del ADN Sexta en número de abortos Las navarras, subvencionadas para abortar en otras regiones A. LARDIÉS PAMPLONA. Navarra (639) es, junto a La Rioja (513) una de las comunidades donde menos abortos se practican en España. Los médicos de los hospitales públicos navarros abogan en su abrumadora mayoría por la objeción de conciencia, y ello hace que cualquier ciudadana navarra que quiera abortar tenga que viajar a otra comunidad autónoma, para lo que incluso el Gobierno foral ofrece ayudas. Este ha sido el panorama en Navarra desde que se puede abortar en España, pero las cosas pueden cambiar en breve. Los partidos de la oposición, PSN, IU y Nafarroa Bai, consiguieron sacar ABC. es Más información sobre la red de abortos ilegales desarticulada en Barcelona en abc. es adelante el pasado mes de octubre una moción por la que se instaba al Gobierno de Navarra a facilitar que las ciudadanas navarras puedan abortar en los centros públicos, aunque no se especificaba cómo debía hacerlo. En esa misma línea, los tres partidos preparan una iniciativa conjunta para que haya una ley al respecto que obligue a que el aborto sea una realidad en la comunidad. El Gobierno foral defiende que la legalidad se cumple estrictamente y que se respeta, al amparo de lo establecido en diferentes sentencias del TC, la objeción de conciencia de los facultativos. La consejera de Salud, María Kurtz, en aquel pleno del Parlamento, comparaba lo que sucede en Navarra con lo que ocurre en otros muchos lugares de España, como en Andalucía, donde el 0,16 por ciento de los abortos se hacen en la sanidad pública