Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28- -11- -2007 Expiran las condiciones que el Gobierno impuso en 2002 a la fusión digital 99 RUSIA Frecuente violencia contra la mujer La muerte de Svetlana ha conmocionado a Rusia, pese a que la violencia contra la mujer en el país es bastante frecuente. La Justicia rusa suele ser muy condescendiente. sobre todo cuando ellos beben, aunque no suelen ser agresiones mortales. En Rusia hay un espacio televisivo idéntico a El diario de Patricia que se llama Kliuchevói Moment Momento Clave PAÍSES NÓRDICOS La vida privada es sagrada En los países nórdicos, donde no existe el culto a los famosos o famosillos como en España, y nadie se entremete en la vida de nadie, un programa como El diario de Patricia es impensable. La libertad de Prensa o palabra (estrenada en Suecia en 1766) tiene que ver con el decoro que siempre se observa hacia el prójimo. La muerte de Svetlana asombró en todos los medios nórdicos, que están conmocio- nados porque se diera cabida en el plató a alguien que le estaba prohibido por ley acercarse a esa joven, y que el medio no la informara a lo que se arriesgaba. Así, en Suecia, donde el editor es siempre el responsable de los contenidos de los medios, el sentido común manda en las emisiones de televisión. En muchos programas se enfrentan corresponsales y demás periodistas con políticos, empresarios o artistas, pero nunca se traspasa la línea entre información y el cotilleo: la vida privada es del todo sagrada. El caso Svetlana ha conmocionado a la Prensa nórdica ABC PARRILLADA MIXTA Jesús Lillo LAS MARCAS DE LA TELEBASURA levan las emisoras comerciales tanto tiempo y esfuerzo invertidos, I+ D +i, en perfeccionar y desarrollar los componentes de lo que de puertas afuera y de forma abreviada y urgente se tiene por telebasura, que más de un directivo del sector se habrá llevado las manos a la cabeza al escuchar o leer estos días las críticas que se han vertido sobre un género desconocido y reducido a comodín en situaciones extremas. Lo sucedido en el rutinario plató de El diario de Patricia no es más que la expresión de un forma muy primaria y amoral de entretener a la gente, explotada por Lobatón en el siglo pasado y perpetuada hasta la actualidad a través de escaparates de gente sin complejos ni esperanzas. Desde los tiempos fundacionales de ¿Quién sabe dónde? hasta nuestros días, de Lo que necesitas es amor a Hay una L La presentadora Jenny Jones, en los noventa y en la actualidad Un juez culpó a un programa de EE. UU. de ser el desencadenante de una muerte En EE. UU. la telebasura se cuenta por toneladas. Hay muchísimas cadenas compitiendo entre sí y ofreciendo reality shows para todos los gustos. En los noventa arrasó The Jenny Jones Show que incluía pruebas de paternidad y comprobaciones de infidelidad en directo. El 6 de marzo de 1995 se grabó un episodio donde un homosexual, Scott Amedure, confesó que amaba en secreto a su mecánico, Jonathan quien no compartía para nada sus sentimientos ni sus inclinaciones. En el plató se rio, incapaz de ir contra la poderosa corriente televisiva. Pero una vez lejos de las cámaras reaccionó con furia amenizada por un historial de perturbaciones mentales, alcohol y drogas. Tres días después mató a Amedure. El asesino fue a la cárcel y el programa nunca se emitió. En 1999 se dictó una sentencia judicial multando fuertemente a The Jenny Jones Show por considerarles el desencadenante de aquel crimen. Esta sentencia llevó al programa de Jenny Jones al declive y a la desaparición en 2002. En 2005 los legisladores impulsaron una ley para garantizar la decencia en la televisión. Versión italiana del programa carta para ti pasando por Sorpresa, sorpresa o aquellas ediciones testimoniales de Sabor a ti que Ana Rosa desaprovechó para inspirarse y escribir un libro, la tele no ha dejado de utilizar a las víctimas de cualquier drama doméstico para distraer a un público previa y genéticamente viciado por el morbo. Frente a la infame comercialización de la angustia anónima, la profesionalización del entretenimiento tiene, como mal menor, sus ventajas: los famosos y las cuadrillas de traductores e intérpretes que los suplantan en la pantalla- -celebridades tertulianas de segundo nivel, por poderes- -han logrado normalizar unas perversas formas de ocio que reproducen in vitro y sin que llegue a correr la sangre todas esas tramas que, al natural, crudas, circulan por El diario de Patricia Los especialistas del escándalo han sacrificado su intimidad para distraer al público con sus adulterios, palizas, sobredosis, crisis y salidas de tono. Superada la primitiva fase de Lobatón y sus discípulos, hay profesionales del drama que, sin perder la sonrisa, se encargan de escenificar para un público adicto y formado historias ligeramente basadas en hechos reales. Puestos a consumir telebasura, mejor de marca que de la sección de oportunistas y oportunidades. desesperación. ¿Por qué me haces tanto daño? Veysel, un joven de 25 años quiso reconciliarse en directo con su novia, Yanine, de 20. Ella le rechazó, y dos días después Veysel le pegó una brutal paliza. En Portugal, hubo hace años un programa polémico importado de Brasil llamado Fiel o Portugal, pendiente de Brasil Francia opta por las rarezas infiel Consistía en filmar con cámara oculta la conducta de un hombre o una mujer cuando actores profesionales intentaban su seducción. Relaciones estables o inestables eran puestas de esta forma a prueba por los respectivos compañeros y las consecuencias de esta sorpresa se vivía en directo en el plató, sin que nunca se produjese ningún in- cidente que hubiera que lamentar. En este momento, lo más parecido que se halla en la programación de las televisiones lusas es el talk show Las tarde de Julia Francia, una excepción a parejas extrañas, un debate que se podría calificar de serio comparado con otros talk show europeos como los aquí expuestos. Información realizada por los corresponsales de ABC Ve- Por su parte, en Francia, destaca el programa titulado Ça se discute Esto hay que hablarlo que reúne principalmente rónica Becerril, Rafael Mañueco, Enrique Serbeto, Emili J. Blasco, Carmen Villar- Mir, Anna Grau, Begoña Castiella, Ramiro Villapadierna y Belén Rodrigo.