Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 28 s 11 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 81 Breves Chanel: ante todo, un estilo Se edita en España El siglo de Chanel un libro escrito en 1979 por Edmonde Charles- Roux, antigua editora de la revista Vogue El libro (ilustrado con más de seiscientas fotografías y dibujos) repasa la vida de la mayor figura del estilo del siglo XX POR ROSA BELMONTE MADRID. El pelo corto, la ropa sport, la liberación (textil) de la mujer, el petite robe noir, el perfume de los perfumes, tomar el sol... Todo eso y mucho más salta a la vista en el haber de la mayor figura de la moda del siglo XX. O para ser más exactos, la mayor figura del estilo del siglo XX. Chanelismo: No me gusta que se hable de la moda Chanel. Chanel es ante todo un estilo. La moda pasa de moda; el estilo, nunca Siendo ya una sombrerera conocida (pero sólo una sombrerera) cuando le preguntaban: ¿Y a usted quien la viste? empezó a atreverse a contestar: Yo En 1974, dos años después de la muerte de Mademoiselle, Edmonde Charles- Roux publicó L irrégulière o mon itineraire Chanel La irregular o mi itinerario Chanel sobre la vida de Coco Chanel (las irregulares eran las amantes) Un paseo por la Francia de ayer y por el ayer de quien se crió en un orfanato y murió en el Ritz. En 1979, Charles- Roux publicó Le temps Chanel que volvió a reeditarse veinticinco años después (el texto es el mismo) Y ese es el libro- -casi 400 páginas y más de 600 fotografías e ilustraciones- -que ahora sale en España. En El siglo de Chanel (Herce Editores, traducción de Laura Freixas) Edmonde Charles- Roux, antigua editora jefe del Vogue francés, nos muestra la vida y obra de la mujer que hizo cambiar la moda de siglo. Su vida y la de los que la rodeaban, sus amantes, amigos y conocidos (Misia Sert, Colette, Jean Cocteau, Stravinski, Picasso... El libro, algo así como Chanel y su mundo, se puede leer y mirar. Tan interesante es el texto como los pies de fotos de una galería apabullante. Atención a una del Príncipe de Gales, futuro Eduardo VIII y futuro Duque de Windsor, vestido de mujer. Pese a lo completo del volumen, es verdad que la autora (ganadora del premio Goncourt en 1966 con Olvidar Palermo tercera esposa de Gaston Deferre y actual presidente de la Academia Goncourt) pasa de puntillas sobre algunos asuntos, sobre algunos hombres. No queda clara la relación con Boy Capel quizá su único amor el hombre que sucedió a Étienne Balsan. Y mucho menos la que mantuvo con Hans Gunther von Dincklage, oficial alemán y hombre de propaganda del Reich en París, con quien compartió la vida durante y después de la Ocupación. Al parecer fue él quien arregló que Coco Chanel siguiera viviendo en el Ritz durante la Ocupación. Y sus amigos ingleses (el duque de Westminster, Churchill) quienes evitaron que posteriormente la purgaran por colaboracionista. La Gran Guerra había sido la época de su ascenso. En Biarritz en 1916 montó su primera casa de costura. Le llovían los encargos de la corte española, de Madrid, de Bilbao, de San Sebastián. Tanto que en París uno de los talleres era sólo para los clientes españolas. Pero la Segunda Guerra Mundial no fue tan buena. Años antes, en 1936, las huelgas. Un grupo de delegadas fue al Ritz para ser recibido por la patrona. Ésta dijo que como no sabía qué Feria de Guadalajara Elmer Mendoza, premio Tusquets El mexicano Elmer Mendoza ganó ayer por unanimidad el III Premio Tusquets de Novela por Quién quiere vivir para siempre Mendoza se llevó una estatuilla y un premio económico de 20.000 euros. El libro ganador es un relato detectivesco que explora el territorio de la violencia y el delito dijo Mendoza en el discurso de agradecimiento por la distinción. Curiosidades Cuando debutó como cantante de cabaret sólo se sabía dos canciones: Ko- Ko- Ri- Ko y Qui qu a vu Coco de ahí el nombre que sustituyó a Gabrielle. A Proust le horrorizaron los primeros vestidos de punto de Chanel. Ni siquiera son de tela decía. Igual que Vionnet siempre había llamado a Chanel esa sombrerera ésta siempre se refirió a Elsa Schiaparelli como la italiana El poderoso y riquísimo duque de Westminster, uno de sus amores, exigía a su ayuda de cámara que los cordones de sus zapatos estuvieran impecablemente planchados. Coco Chanel y Visconti se adoraban. Fue ella quien pidió a Renoir que dejara al italiano asistir al rodaje de Los bajos fondos Tiempo después lo tomó como ayudante. Quizá el más famoso dos piezas de Chanel sea el rosa que Jackie Kennedy llevaba en Dallas el día del magnicidio. Si a Jeanne Moureau la llamaba La inimitable de Brigitte Bardot decía que era repulsiva Premio póstumo Norman Mailer, autor de la peor escena sexual El recientemente fallecido Norman Mailer, ganador en dos ocasiones del Pulitzer, fue galardonado ayer a título póstumo con el premio a la peor escena sexual en novela moderna que concede cada año la revista británica Literary Review El premio Bad Sex in Fiction destaca, pero por su mal gusto, la descripción de un acto sexual que el novelista y periodista estadounidense hace en The Castle in the Forest su última novela. Norman Mailer ABC Círculo de Bellas Artes Premio de ensayo para Didi- Huberman El pensador francés Georges Didi- Huberman obtuvo ayer el II Premio Internacional de Ensayo Círculo de Bellas Artes por su libro Cuando las imágenes toman posición una obra rompedora que ayuda a desentrañar las encrucijadas de la estética en el siglo XX. La célebre diseñadora Coco Chanel cosa era eso de delegadas no podía recibirlas, pero que vería a sus obreras en el lugar y hora habituales. La soberbia no le sirvió de mucho y acabó cediendo a las legítimas reivindicaciones para salvar la colección de otoño. Con la declaración de guerra cerró el negocio de la rue Cambon. Ya acabada la contienda, en 1947, apareció Christian Dior para que se la llevaran los demonios con las apreturas del new look. Pero, lo impensable, quince años de silencio y en 1954, vieja pero fea, volvió Mademoiselle. Las críticas fueron feroces. Pero sólo necesitó un año para recobrarse. Con su segunda colección, la revista Life reconocía que aportaba, más que una moda, una revolución. Y el traje Chanel, por supuesto. Venía para quedarse y volver a ser la reina del mercado de la alta costura. Moriría a los 87 años sin dejar el tajo. Era domingo, día de ABC descanso.