Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
76 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos MIÉRCOLES 28- -11- -2007 ABC Así quedará la acera de siete metros junto al Museo Thyssen según el proyecto del Plan Prado- Recoletos Un año sin noticias del museo Thyssen sobre la reforma del Eje Prado- Recoletos El Patronato dejó sin contestar la carta en la que les recordaban que se esperaba su opinión, fechada en noviembre de 2006 JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. No hay garantía de que le parezca bien ninguna solución, porque ella la baronesa Thyssen siempre ha querido el túnel Ésa es la impresión que se tiene después de tanta polémica por la oposición de Carmen Thyssen al diseño del Eje Prado- Recoletos proyectada por Álvaro Siza en todos los niveles de la reforma. Y por eso, se dice, el museo nunca llegó a responder oficialmente las sugerencias que el Ayuntamiento y el equipo redactor del proyecto le iban haciendo, llegando a sufrir alguna encerrona. Pero, más allá de las impresiones, están los datos, que suelen ser tozudos. Y los datos desembocan en septiembre de 2006, un mes muy movido para todo lo relacionado con este asunto. En la inauguración de la muestra de Picasso en el Museo Thyssen, la baronesa y el alcalde retormaron conversaciones, después de la primera manifestación de la baronesa y grupos ecologistas, nominalmente en defensa de los plátanos del Paseo del Prado, pero que centraba sus iras contra el alcalde. Aquel acercamiento entre el edil y la viuda del barón Thyssen tuvo rápida influencia y desatascó el proceso. Hernandez León les había ofrecido sobre los planos. Las declaraciones de todos los participantes, publicadas por ABC el día 9, revelan el ambiente positivo tras el encuentro. Y de ahí se desprendió el compromiso de aunar las distintas visiones en una nueva propuesta quince días después. Entonces aconteció, inesperadamente, la encerrona. Fue allá por el día 20, en la sala del Patronato del Museo. El equipo redactor del proyecto llevaba al comité del Thyssen la contrapropuesta que, de buena fe y en corcondancia con el nuevo ambiente, se había realizado, incluyendo varias de las alegaciones de la baronesa: los árboles, la acera, los carriles... No se tocaría uno sólo de los árboles, la acera se ensancharía notablemente y junto al museo bajarían dos carriles más el del autobús, alejando un poco más el tráfico de subida. Los carrilles ejercerían un efecto disuasorio y tranquilizarían la zona Pero, además del comité, y sin previo aviso, allí estaba media docena de urbanistas muy críticos- -algunos de ellos, como Jesús Gago Dávila, había publicado muy recientes artículos contra el proyecto en la prensa- Según afirman a ABC fuentes cercanas a aquella reunión, los urbanistas no estaban contratados por el museo, ni por el comité, ni estaban allí en calidad de asesores oficiales, sino invitados por la baronesa, directamente. Su presencia disuasoria no impidió que los arquitectos explicara el proyecto reformado al comité de la pinacoteca. Hay una pugna académica de fondo, puesto que el proyecto de Siza recupera el aspecto del Salon del Prado en el XVIII, mientras que los urbanistas citados prefieren consolidar el bulevar creado en la posguerra, en 1947. Aunque la encerrona fue interpretada como un acto hostil, días después, el 27 de septiembre, el nuevo plan era remitido al Museo Thyssen para su estudio en detalle y la redacción de las posibles alegaciones. Casi dos meses después, el 22 de noviembre, la concejala de Urbanismo de Madrid, Pilar Martínez López, remitía la carta que reproducimos en estas páginas a la presidenta del Patronato del Museo Thyssen- -la entonces ministra de Cultura Carmen Calvo- en la que se mostraba gran extrañeza porque la pinacoteca no hubiera hecho llegar ni un sólo comentario al Ayuntamiento ni al equipo redactor del proyecto en todo ese tiempo, ni se hubiese deslizado una impresión, a pesar de haberse celebrado un pleno del Patronato. Se instaba al órgano rector a hacer llegar La carta sin respuesta Primera reunión La mañana del jueves siguiente, día 8, en la sede del Círculo de Bellas Artes, tuvo lugar la primera reunión entre el comité designado por el Museo Thyssen- -la baronesa, Carlos Fernández de Henestrosa, Guillermo Solana, Tomás Llorens y Víctor Perez Escolano- -y los arquitectos responsables del proyecto, entonces aún abierto a modificaciones. El diálogo fue tan fructífero que decidieron desplazarse al propio Paseo de Recoletos para ver sobre el terreno las explicaciones que el arquitecto Juan Miguel La encerrona Hubo una encerrona: la baronesa invitó a urbanistas muy críticos sin avisar a los autores del proyecto